48 HISTORIAS CORTAS

ALBERTO LUIS CHEVARRIA KERSCHBAUMER

            Mi buen amigo publicó este post en Facebook

La queja y el agradecimiento no pueden vivir juntos, hay tanto que agradecer y muchas veces perdemos nuestro tiempo quejándonos.

A lo que yo comenté

Muchas veces vemos que algunas chicas pretendiendo saludar a su madre en su cuenta de Facebook, sobre todo en su día, se refieren a la grandeza de su alma, a la felicidad y a su apoyo, que agradecen, y de inmediato insertan “pero eres una renegona ¡Ah!”

Deberían ver este post tuyo que es muy acertado. Saludos.

CLAUDIA SUÁREZ

Cuando era joven mi hija Claudia dijo que en ese verano se iba a poner bikini, y se lo puso. Había comenzado a realizar los ejercicios de Jane Fonda “Workout” en VHS. Cuando se tiene temple y tenacidad sí se puede.

MI MADRE

Mi madre nos educó de una manera diferente: Ella nos preguntaba «¿Con qué hace la mujer?» Respuesta: «Con las manos» «¿Y el hombre no tiene manos?» En consecuencia, en casa todos hacíamos todo, sin ningún complejo. De manera que en mi casa también todos hacemos todo.

De hecho nuestra obligación, con mi hermano Raúl, era tostar y moler el café pues en la Proveeduría del Ejército nos daban el grano crudo. La sal se compraba en trozos y teníamos que moler para poder utilizar en la cocina.

He escuchado a mis hijas hacer la misma pregunta ¿Con qué hace la mujer? Cuando se dirige a su esposo o ¿Con qué hace el hombre? Si se dirige a su hija, porque las tradiciones se trasmiten de padres a hijos y así se perpetúa.

Me contaban mis hijas que en casa de sus compañeras del colegio los varones sacan la basura, nunca las niñas.

En mi casa, la basura la saco yo cada noche.

MI NIETA ANDREA

Andreíta me estaba ayudando a poner el Nacimiento y me di cuenta que mientras colocaba los animalitos en el Pesebre cantaba una canción infantil “Mery tenía un corderito, corderito, corderito, blanco su color”

Pasadas las fiestas caminábamos rumbo a la Panadería cuando le pregunté

¿Cómo era Andreíta?, Mary tenía un corderito…

  • ¡Abuelo! – me interrumpió Andrea – Mery, no, Mewrry
  • Ah, disculpa – es todo lo que atiné a decir.

ROCÍO SUÁREZ

  • Papá, ¿qué es inmersión? – Yo me preparaba para darle una docta explicación, pero mi hija me interrumpió
  • En dos palabras – Haciendo una señal de tajante con la mano
  • Buuf – Respondí, haciendo la típica seña con las dos manos juntas y los dedos apuntando hacia abajo mientras decía «Buuff». Parece que no le gustó tan pocas palabras pues me dijo
  • Payaso

RAÚL SUÁREZ

Un día fuimos con mi hermano Raúl, su esposa Cristina y su pequeña María Luisa, a cenar en el Chifa y cuando hablé de pedir Chancho con Tamarindo (dulce) me dijo que no le gustaba la comida dulce.

  • Entonces ¿Qué harías si te invitan a un Banquete y sirven Chancho con Tamarindo?
  • No como – me respondió

En otra oportunidad su esposa me sirvió un plato de Olluco Guisado con Carne y yo le dije que no me gustaba el olluco. Su esposa, Cristina, es del Cusco y Raúl vivió 10 años allí y estaba más que acostumbrado. En realidad en el Cuartel nos daban olluco todos los días y tenía que comerlo. Pero Raúl aprovecho para devolverme la broma.

  • Entonces ¿Qué harías si te invitan a un banquete en la Sierra?

MI AMADA ESPOSA

Volviendo de sus negocios en Jesús María, zapatos para damas, me dijo

  • Me han invitado una Huevada

Como ella no es proclive a decir groserías, pero sí peca muchas veces de ingenua, le pregunté tratando de desentrañar este misterio

  • ¿Qué es una Huevada?

Ayudándose con las manos para significar un platito y un corte encima de ese platito imaginario, me dijo

  • Un huevo duro partido en dos bañado con salsa huancaína
  • Ah, claro – le dije – entiendo

Recordé haber visto a una vivandera venderlo por La 50 en Comas, pero no creo que lo ofrecía con ese nombre. Le hubiera resultado difícil llamarlo así puesto que todos sus clientes eran varones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *