54 NOSOTROS COMEMOS DIFERENTE

            No se trata en este caso de nuestra preferencia por los potajes propios de nuestra Amazonía, sino que las personas que vienen a la casa y almuerzan o cenan con nosotros se sorprenden de nuestro modo de servir los manjares.

            Debo indicar que, en mi caso, yo fui el primer sorprendido cuando mi enamorada, la Profesora Maria Judith Alva Rivera, me invitó por primera vez a almorzar en su casa. Este episodio lo cuento en el libro En nuestra Selva.

            El hecho es que en mi casa, mi mamá o mi papá, nos servían en nuestro plato,  pero en la casa de mi amada, los potajes lo servían en fuentes y cada uno se servía según su propio deseo y cuánto fuera su gusto.

            Al casarnos seguimos con las costumbres de la casa de mis suegros, servimos las viandas en fuentes y cada quien se sirve a sí mismo. Así criamos a nuestras hijas y, por cierto, los cinco primeros años de su vida fueron con su mamá y su abuelita doña Natividad Rivera Pérez, en la casa de ellos porque yo trabajaba fuera de Iquitos y es el tiempo que nos tomó lograr el traslado de mi esposa para que siguiera trabajando en su profesión de Profesora.

            Hubiera significado un cambio tremendo para las mellicitas Lisa y Cisa, además es más fácil que cambie yo que hacer cambiar a mi esposa.

            A todas las personas que comen con nosotros les sorprende nuestra manera de comer. Charito nos dijo que sus compañeras le han dicho “ustedes comen diferente” y es verdad, nosotros comemos diferente – nos dijo.

            A todos en su casa les sirven en su plato a cada uno, en cambio en nuestra casa cada uno se sirve. Esto puede parecer intimidante a quien no está acostumbrado servirse a sí mismo  porque  puede pensar que se ha servido mucho o que se ha servido poco.

            Nuestros yernos se adaptaron rápidamente a nuestro modo de ser, al igual que yo en mi caso y posiblemente por las mismas razones. Solamente la sopa mi esposa nos sirve en nuestro plato debido a que nuestras hijas tienen el “síndrome Mafalda”, no toman sopa.

            Pedro que no toma sopa le cae a pelo que la mamá ya no presida nuestra mesa.

            En la casa de mi hermano mayor Raúl siguen el modo general de comer, a cada uno le sirven en su plato. Sin embargo esta manera alguna vez fue causa de tensión en su casa. Me contó Raúl, que como Cristina había salido, él sirvió su almuerzo a sus cuatro hijos (María Luisa, Raúl, Mónica y Judith Kristina). Las chicas almorzaron tranquilas, pero Raúl hijo se opuso pues le pareció muy poca la comida que le sirvió su papá y le dijo:

  • Voy a esperar a que regrese mi mamá. Ella me va a servir mi almuerzo.
  • Bueno, cómo quieras. Nosotros almorzamos ahora.

            Juan Chaparro Camacho, mi Asistente en el Laboratorio de la Cervecería, me contó que estaba construyendo su casa y el domingo harían el vaciado del techo. Que los albañiles le han dicho que es tradición hacer fiesta y servir comida y trago para los trabajadores.

            Mencionó que hará preparar una olla de arroz, una olla de frejol y seco de cabrito. Que va a poner platos para que cada uno se sirva lo que va a comer y así no se desperdicia nada. Si les sirves en platos a cada uno, a alguno no le gusta alguna cosa o le has servido demás, y lo que queda tienes que botarlo; y la comida cuesta.

            Como pueden darse cuenta, no es que comemos diferente sino que comemos de manera inteligente y cada uno es responsable de lo que se ha servido y de esta manera aprovechamos mejor nuestros alimentos: no se desperdicia nada y lo queda en las fuentes regresa a la olla correspondiente.

53 LAS TRAMPAS DE LA VIDA

            La vida algunas veces nos juega malas pasadas o nos pone trampas que nos afectan y alteran nuestro tranquilo devenir.

            Un compañero del colegio en Iquitos, me contó que un vecino de su barrio debía viajar en avión Faucett a la ciudad de Lima. Aunque llegó al aeropuerto, en la Carretera Circular, le dijeron que ya habían cerrado la puerta del avión y que ya no se abre por ningún motivo. El alumno Carranza pone énfasis al contar esta historia. El avión se estrelló y el vecino andaba por la ciudad borracho y llorando de alegría. A todo el que encontraba le decía:

  • Hermanito estoy vivo.

            El 2 de mayo de 1977 el grupo musical Juaneco y su combo debía regresar a Pucallpa, su ciudad de origen, desde la ciudad de San Ramón, Chanchamayo, donde habían amenizado una fiesta por el Día del Trabajo.

            Dijeron que Juaneco regresó por tierra con los instrumentos musicales que cuestan una fortuna, mientras que cinco integrantes viajaron en una avioneta que se estrelló y murieron todos sus ocupantes. Habían preferido la comodidad.

            La fatalidad intervino llevándose también a Noé Fachín, arreglista y primera guitarra, es decir el “cerebro” de la banda.

            El vecino Humud que en su día libre salió a jugar en un patio cercano con su hijita y al hacer el “avión con la niña de 9 años, un auto pasó a toda velocidad y le arrebató a su pequeña. Muerte instantánea. Esta historia la he narrado en mi libro Cuentos de mi Blog Volumen II. Ocurrió en Balconcillo, un barrio tranquilo donde nunca pasa nada y ocasionalmente pasan carros solamente a baja velocidad porque es una calle de vecindad. Pero la fatalidad se cernió en esta familia y nos afectó a todos. Mi hija Luisa quien entonces tenía 5 años de edad aun lo recuerda.

            Varios escritores cuentan  este relato:

            Cuentan los que saben (pero Alá es más sabio) que cierto día, en Bagdad, un criado acudió al Califa de los creyentes. «Señor, acabo de encontrarme con la Muerte en la plaza del mercado y me ha hecho un gesto amenazador. Creo que viene a buscarme. Permíteme huir a Samarra, donde tengo familia, para esconderme y que no me encuentre.

            El Califa concedió el permiso y su criado partió de inmediato hacia Samarra. Poco más tarde, paseando por su jardín, el Califa se encontró con la Muerte y le preguntó: «¿Por qué has amenazado a mi criado?».

             La Muerte repuso: «Mi gesto no fue de amenaza, sino de sorpresa. Me extrañó encontrar por la mañana a tu criado en Bagdad porque tengo cita con él esta noche en Samarra».

            Una historia similar nos cuenta el escritor estadounidense John O’Hara, el inglés Waldo Somerset Maugham y el francés Jean Cocteau. Pero también aparece en el Libro de las Mil y una noches contado por Sheherezada.

            En todos los casos se hace referencia a la inevitabilidad de la muerte, haga lo que se haga. Por eso en mi tierra, Iquitos, dicen sabiamente: “Cuando te toca, te toca”. Es decir que cuando te llega la hora no hay manera de evitarlo y vale más estar en paz y con la conciencia limpia para no tener que arrepentirse después, cuando ya nada puedes hacer porque estás muerto.

La muerte

51 AHORA TE VAN A DECIR CHARITO

            Cuando nació mi pequeña  hija Rocío del Pilar ocurrió que las mayores (9 años) protestaron.

  • ¿Por qué? ¿Cómo la vamos a llamar?
  • Charito.

            Este episodio de nuestra vida lo cuento en mi libro Nuestro amor.

            Todos saben que a las personas que se llaman Rocío no les dicen Charito sino Rocío o Chío. Pero en la casa todos la llamamos Charito, al igual que todas nuestras amistades.

            Pero Charito dejó bien claro que en todas partes le dicen Rocío o Chío y solamente en nuestro medio le decimos de esta manera.

            Cuando fue a un Retiro Espiritual de la Parroquia Santa María Magdalena, en su etapa de Catequista, la costumbre es que los familiares le enviemos cartas que resalten el amor y ayuden a avivar su fe.

            Pero en esta oportunidad quisieron aprovechar la tecnología y decidieron enviarles mensajes en video que sería visto por todas las asistentes.

            Para este fin nos convocaron a los padres para decirles en vivo y en directo nuestro mensaje de amor.

            Antes del Retiro Charito nos había machacado que Charito es solamente en nuestra casa y para todos los demás es Rocío. Nunca me gustó decirle Chío ni lo diré jamás. De esta manera, mientras acudíamos a la Parroquia, conversamos los esposos e hicimos hincapié en que no le diríamos Charito sino solamente Rocío, aunque en la casa jamás le dijimos Rocío.

            Como todas las asistentes al Retiro sabían que les llegarían los mensajes en video grabados, le resaltaban a nuestra hija:

  • Ahora tus padres te van a decir Charito.

            Tal y como habíamos acordado, al comenzar nuestro mensaje personal ambos dijimos como se lo habíamos prometido:

  • Amada hijita Rocío…

            Al regreso nos reclamó: todas me decían que ustedes me dirían Charito y ustedes dijeron Rocío. Me hicieron quedar mal.

            Tú nos dijiste que no te dijéramos Charito sino Rocío, cómo todos te lo dicen. Lo único que hicimos fue darte gusto y cumplir tus deseos. No nos reclames por haberte hecho caso aún en contra de nuestra manera de ser.

49 LOS PADRINOS

            Los padrinos, padrino y madrina, son las personas que en una ceremonia religiosa reciben un sacramento. Es por eso que hay padrinos de bautismo y padrinos de matrimonio.

            Son, generalmente, aquellas personas que tienen un significado enorme para los padres del menor, en el caso del bautismo, y para las personas mismas en el caso del matrimonio.

            La historia suele indicar que, como a los padrinos de bautismo los escogen los padres, la mayor parte de las veces solamente resulta en un evento intrascendente.

            No sé quienes fueron mis padrinos de bautismo, nunca supe de ellos, jamás los vi. Mi mamá me explicó que por la emoción que despiertan esas personas en los padres, les piden que sean tus padrinos. Pero al poco tiempo los dejas de ver y ellos nunca se acuerdan de su ahijado.

            Mi amigo el “Flaco Sicard”, compañero de trabajo en el Politécnico, me contó que su vecino le parecía una persona educada y amable y le había pedido que fuera el padrino de su pequeño. Pero un día, cuando iba a salir de su casa vio a su hijo en la vereda y el tal vecino le estaba riñendo:

  • Fuera de aquí muchacho asqueroso y cochino, vete a tu casa.

            Sicard agregó, “Ese individuo jamás va a ser el padrino de mi hijo. Yo me equivoqué”.

            Busqué para mis hijas padrinos con quienes nosotros estábamos compenetrados y sentíamos una gran amistad.

            Los padrinos de Luisa fueron mi colega y jefe en el Instituto de Salud Ocupacional, Jorge Humberto y su esposa. Más una situación irregular en el colegio cooperativo donde estudiaban nuestros hijos y él era directivo me puso en el grupo contrario y, en consecuencia, nunca más nos hablamos. Puede ser una manía mía defender siempre la honestidad.

            Con mis compadres, padrinos de Claudia, ocurrió una situación excepcional: Lily Linares era Profesora y vivía en la misma casa que yo (también vivía solo porque mi esposa y mis hijas vivían en Iquitos) y éramos muy amigos. Su novio Samuel Adrianzén venía a la casa a visitarla y también nos hicimos muy amigos. Cuando mi familia venía de Iquitos para visitarme, nos llevaba a pasear en su carro Peugeot.

            Samuel nos contaba que en su lejana Piura cuando era muchacho, un vecino molesto porque jugaban pelota en la calle, frente a su casa, le gritó: “Tú, cabeza de techo de paja”. Se reía cuando nos contaba y decidieron que nosotros seríamos los padrinos de los “cabecitas de techo de paja” que ellos pensaban tener cuando se casen. Y nos llamábamos desde entonces compadres, fuimos compadres antes del bautismo de mis hijas y antes de que ellos se casaran y tuvieran sus retoños.

            Pero nosotros ya teníamos hijas y las bautizamos: Lily y Samuel fueron pues los padrinos de Claudia y nos hemos mantenido en constante comunicación y continuamos nuestra relación con sus hijos a través del Facebook.

            Los padrinos de Charito son mi colega y compañero de trabajo en Backus, Ronald y su esposa. Fuimos bastante unidos. Pero mi esposa me dijo que no debo verlo más porque no me defendió cuando fui despedido de la cervecería donde él tenía una posición alta. Ya no sabemos más de ellos.

            Cuando nos casamos decidimos que mi profesor de la Universidad fuera nuestro padrino junto con su esposa. Víctor H. Montenegro Vilches y Luz Marina Otiniano Soto son nuestros padrinos de matrimonio y nos hemos mantenido en constante relación amistosa hasta el final, inclusive con la participación de nuestras hijas; y nos hemos sentido siempre orgullosos de ellos. Personas entrañables, amables y cariñosas. Él era una lumbrera y siempre acudía a su casa para saludarlos y conversar sobre temas de la profesión. Fue el profesor que más textos académicos publicó en la universidad, incluyendo los 200 Problemas de Química Analítica Cuantitativa, en el Manual de Prácticas de Química Analítica Cuantitativa, que motivaron la decisión de publicar un libro con las soluciones puesto que lo consideré de interés general por lo bien organizado que estaba.

            El texto original fue publicado en 1968 en mimeógrafo, y en el año de 2019 lo publiqué nuevamente en edición digital, a manera de homenaje  a nuestros padrinos de matrimonio. Nuestro padrino fue también Decano de la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (UNAP).

            Existen también los “padrinos de moda”, quiero decir un padrino al que todo pariente o paisano le solicita para ser el padrino de su matrimonio. Es el caso de mi tío Delfín Paz Suárez, entonces Comandante de la Policía Nacional. A cuánto matrimonio de parientes que nos invitaban, el tío Delfín era invariablemente el padrino junto con su esposa, de manera que siempre teníamos ocasión de conversar. Él fue siempre amable y sencillo y de fácil conversación.

            La primera vez que me pidieron que fuera padrino de bautismo fue un caso de emergencia: los destinados a ser los padrinos fueron mi vecina Fidelia Pezo y su novio. A última hora, el día del bautismo, se dieron cuenta de que existía una superstición y no habían pensado en ello pero ahora era de vital importancia: “Si los novios son padrinos de bautismo no se van a casar nunca”. El papá de la niña a bautizar era mi amigo y siempre nos apoyaba en nuestra lucha en la universidad. Acepté de inmediato pero no hubo tiempo para mandar a hacer los capillos ni nada. “Así nomás” me dijeron, y así nomás fue. Fui padrino de mi vecinita aunque fui elegido a última hora y por una emergencia.

            Un día se apareció en mi casa una señora desconocida para pedirme que sea padrino de matrimonio de su hijo. Se casaban en matrimonio comunitario. Ellos residían en Santa María de Nanay y yo estaba sorprendido: ¿Cómo sabían de mí? ¿Cómo llegaron a mi casa? Mi mamá despejó la incógnita. “saben que eres músico y tienes orquesta, quieren que lleves tu orquesta a la fiesta”. No deja de ser curioso ¿verdad?

Amados Padrinos de Matrimonio

48 LAS AUTOCLAVES

            La Cooperativa de Empleados de la Cervecería Backus tomaba muy en serio su papel. Al ingresar a trabajar en esta empresa me aconsejaron inscribirme en la cooperativa porque nos da muchas ventajas.

            Y era cierto, además que te podía prestar dinero, continuamente nos sorprendía con ofertas fabulosas. Muchas empresas se contactaban con la cooperativa y los beneficiados éramos nosotros y la cuenta se descontaba de tu sueldo. Esto simplemente quiere decir que nunca había moras.

            Muchas de las cosas que tenemos en la casa fueron adquiridas en la cooperativa: copas de acero para helado, juego de fuentes redondas de acero, ollas autoclave que se podían montar una sobre la otra y cocinar en un solo quemador de la cocina, una olla autoclave gigante que decían que poniéndola invertida funcionaba como horno para asar una torta o un pavo, amén de panetones, tortas, etc. La torta más especial era una que lo fabricaba un compañero de oficinas, Donald Batanero, y el producto se llamaba Torta Dubat.

            Esta torta solamente lo sacaba para el Día de la Madre y para Navidad. Era una torta superespecial de masa bien nutrida y un sabor muy agradable que todos alababan y a mi esposa y a mis hijas les encantaba.

            La olla autoclave gigante lo usaba mi amada esposa para hacer juanes, mi hija Claudia para teñir sus llines (jeanes) de negro, su color favorito, y yo para preparar la Pachamanca a la olla, cuya receta está en mi libro “La cocina de la Abue”.

            Pero de todas estas ofertas la que más me impresionó fue el juego de ollas autoclave: tres ollas con tapa que también podía funcionar como sartén. La tapa sella completamente impidiendo la salida del vapor por lo que se podía cocinar con poco fuego (menor consumo de gas). El juego que compré para mi casa lo seguimos usando hoy en día.

            Es por esta razón, como tenemos tres hijas, decidí adquirir tres juegos para regalárselas a cada una cuando se casen y vayan a vivir en su respectiva casa.

            Pero cuando se casaron Claudia y Luisa, les pareció muy anticuado su modelo y no lo quisieron recibir. Eran tiempos del acero quirúrgico y el teflón.

            Por esta razón lo regalé a la Parroquia Santa María Magdalena para que los rifen en la fiesta de la Santa Patrona. Los tres juegos de olla fueron a beneficiar a otras familias que los estarán disfrutando porque son eternas.

            Esto me hizo recordar una anécdota. Durante el almuerzo, dos Supervisores de Planta de Fuerza comentaban que su compañero Mariluz (cuñado de Cachito Ramírez) había adquirido una caja de borradores lápiz/tinta para que su hijo que acababa de nacer lo pudiera usar cuando le toque ir al colegio. Como colofón decían “Cuando su hijo vaya al colegio esos borradores ya se habrán malogrado”.

            Bueno, las ollas estaban en perfecto estado y son muy durables pero mis hijas no las aceptaron. Qué pena.

Autoclave apilable
Autoclave gigante

47 LA LECHE EL MEJOR ALIMENTO

            La leche es el alimento más completo que existe, lo sabemos todos y estar repitiéndolo resulta una verdad de Perogrullo.

            Que es la principal fuente de calcio, necesario para el desarrollo y crecimiento de los huesos es de conocimiento general y en ello todos estamos de acuerdo. Pero aun así lo siguen repitiendo los médicos, los nutricionistas, los cocineros y hasta los panaderos.

            Pero lo que resulta intolerable es que lleves a la Ginecóloga a tu hija que recién ha  dado a luz y en vez de dar alguna recomendación inteligente o útil le salga diciendo que lo mejor es la leche materna. Lo sabemos desde que tenemos uso de razón y no era necesario pagar a una profesional de la salud para que nos lo diga.

            En la actualidad se menciona que hay leche de vaca, oveja, de cabra y hasta de búfala, pero en el Perú solamente encuentras la leche de vaca bajo diversas formas: fresca, evaporada, en polvo, condensada, crema de leche, etc.

            Pero muchas personas están experimentando un rechazo a la leche entera por lo que recurren a la leche deslactosada. Si aún a esta leche no la pueden soportar entonces se recurre a las leches vegetales.

            La menos recomendada es la leche de soya porque estriñe a los niños y personas mayores. Pero hay siempre una solución para todas las necesidades.

            En Requena una vecina de la familia Alva Rivera decía oronda que su hijita de un año de edad no quiere tomar leche de vaca, que ella prefiere tomar masato en vez de leche.

            Es sabido que la leche de pueblo es muy completa porque no está pasteurizada por lo cual produce una nata muy espesa con sabor a mantequilla en la superficie de la taza.

            La vecina lo decía muy orgullosa que su hijita no necesita de ninguna leche de vaca puesto que con el masato tiene “suficiente” alimento.

            El masato es una bebida hecha con yuca cocida, machacada y ligeramente fermentada que al desleír en agua toma una apariencia blanca lechosa que parece leche. Es natural que la bebita  haya preferido tomar masato en vez de su leche, pero es la mamá quien debió pensar por ella. El masato parece leche pero no es leche ni tiene las sustancias nutritivas que tiene la leche de vaca, fuera de carbohidratos. A la pequeña le dio pelagra.

            La pelagra es una enfermedad producida por una avitaminosis por deficiencia de la vitamina B3 y se presenta con diarreas y dermatitis.

            La vecina aprendió amargamente que con la salud y el bienestar de nuestros hijos no se juega y deben siempre consumir leche, verdadera leche, para desarrollar su crecimiento físico e intelectual.

Lactancia materna