343 LA LEY NO ES PARA TODOS

            “La ley es un precepto establecido en que se manda o prohíbe algo en consonancia con la justicia, cuyo incumplimiento conlleva una sanción. En general, las leyes son normas que regulan la convivencia social de una nación”.

            Fuente: Wikipedia La enciclopedia libre.

            Si nos ponemos a pensar, únicamente los ciudadanos de a pie cumplimos la ley y pagamos nuestros impuestos que se utilizan para pagar los sueldos de todos los demás.

            Basta que tengas un uniforme, militar o policía, para que la ley te importe un pepino, sea cual sea el rango que tengas.

            También las autoridades, municipales, regionales o nacionales “tienen” los mismos privilegios, al igual que los miembros del Poder Judicial y el Ministerio público, quienes también se arrogan de estos “privilegios·.

            Cualquiera de ellos puede manejar en sentido contrario o torcer por donde no está permitido o estacionarse en zonas prohibidas.

            Todo el tiempo los periodistas dan cuenta de estos actos que ponen en peligro la vida y la salud de las personas pero que no reciben sanción alguna. Solamente a nosotros nos ponen papeletas por la cosa más mínima.

            En la época en que muchos viajaban a Tacna para traer contrabando, me contaron que vieron a una señora que mostraba al policía del control, el carnet de su esposo teniente del ejército y la dejaban pasar tranquilamente con su mercancía. Los demás tenían que pagar las “cuotas obligatorias” (coimas).

            En la época del toque de queda impuesto por el gobierno militar, si ibas a una fiesta tenías que quedarte hasta las seis de la mañana para poder salir. En una fiesta familiar en San Juan de Miraflores, mi prima Isabel me dijo que ellos ya se retiraban, era las dos de la mañana. Le dije que no podían salir porque estamos con toque de queda. Su esposo se adelantó para decirme “Sí podemos, soy de la PIP (Policía de Investigaciones del Perú)”.

            Es decir, si eres policía la ley te importa un pepino.

            Llevaba en mi carro a unos policías de investigación por la avenida Brasil y el policía me dijo para voltear por Javier Prado. Le dije que estaba prohibido. “Voltea nomás, yo me encargo”. Hizo la señal de voltear hacia la izquierda y le hizo adiós al policía de tránsito.

            Se cuenta que el General Odría, Presidente golpista y luego Presidente Constitucional, solía decir: “Para mis amigos, todo: para mis enemigos, la ley”.

            Frente a la antigua escuela de la PIP en la avenida Aramburú hay un restaurante posiblemente regentado por algún miembro de la policía. Nos cupo el horror de acudir a ese lugar una vez cuando mi nieta Andrea era pequeña y estaba delicada de salud. Al regresar de la Clínica Ricardo Palma ella manifestó tener hambre y quería algo simple: arroz con huevo frito. Me acordé de ese lugar que está ubicado en el camino a su casa. El plato que nos sirvieron era una porquería. Le reclamé a la dueña y se mostró muy amargada, parecía estar “protegida” por los policías. Vi que su sartén era un recipiente abollado y por lo mismo imposible de ser lavado y el aceite utilizado estaba sucio. Más asustado que molesto pagué y nos retiramos cuando en vez de eso debí lanzarle su comida a su cara.

            Recordamos que durante la dictadura militar se prohibió por decreto utilizar ollas y sartenes abolladas, platos quiñados y vasos rajados en los restaurantes.

            Nuestra nieta siempre fue para nosotros una persona sagrada y la cuidamos con esmero. La llevé a su casa, preparé arroz y le freí su huevo como le gusta, con la yema suavecita. Pero arroz recién hecho y el huevo frito a la inglesa, una delicia. Andreíta repitió.

            La ley debemos cumplirla todos así tangamos uniforme o un cargo público, y tenemos que cumplir todas las leyes no solamente las que nos conviene o nos parece fácil de cumplir.

            Por eso concluimos que la ley no es para todos.

Antigua Escuela de la PIP
Palacio de Justicia – Lima
Ministerio Público – Lima

338 EL HOMBRE Y LA MUJER

            Como todos sabemos, el hombre es un ser humano de sexo masculino y la mujer lo es de sexo femenino. Ambos forman el conjunto de la humanidad, pero cuando decimos el hombre, nos estamos refiriendo al total de la humanidad.

            Existen entre ambos diferencias de índole física, biológica, psicológica, social y cultural.

            Principalmente el hombre produce la hormona testosterona y la mujer estrógenos. Por esta razón cada uno desarrolla características diferentes.

            Genéticamente los hombres poseen el par de cromosomas sexuales XY y las mujeres el par de cromosomas sexuales XX, y en la fecundación el hombre aporta un espermatozoide que puede ser X o Y, lo cual determina el sexo del bebé. La mujer aporta un óvulo con un cromosoma sexual X.

            La producción de testosterona hace que el hombre presente más vello corporal y facial, tórax y hombros más anchos, un mayor tamaño de la nuez de Adán, así como una capacidad para desarrollar músculos con más facilidad.

            La mujer, debido a la producción de estrógenos, posee una cintura estrecha, mamas desarrolladas, menor cantidad de vello corporal y facial, caderas anchas, pelvis más amplia y generalmente una voz más aguda que los hombres.

            Los símbolos del hombre y la mujer toman su forma y significado de los relatos de la mitología grecorromana y están relacionados, a través de la historia con la astronomía, la astrología y la alquimia.

            El símbolo de la mujer es un círculo con una cruz invertida en su base que simboliza lo femenino y la fertilidad. Antiguamente representaba a la diosa Venus, alegoría de la belleza y el amor. Se dice que Venus portaba consigo un espejo hecho de cobre. Es decir, por un lado es el símbolo de lo femenino, asociado a la belleza y por otro lado símbolo del cobre, muy popular entre los alquimistas de la edad media.

            En la astronomía y la astrología representa al planeta Venus.

            El símbolo del hombre es, también, un círculo y una flecha ascendente dispuesta para lanzar. Es representación gráfica de Marte, dios de la guerra. De acuerdo con la tradición Marte llevaba consigo un escudo y una lanza. Se asocia con los hombres pues ellos eran quienes salían a cazar con arcos y flechas.

            Este símbolo representa al planeta Marte, en la astronomía y la astrología, y en la alquimia al hierro pues se supone que de ese metal estaba forjado su escudo.

            Pero no se queda en el mundo antiguo, las implicancias de género cobran fuerza en la actualidad, lo que incluye a la informática, en la que resulta totalmente fácil escribir con el teclado de una PC, como si fuera un carácter, estos símbolos. Así tenemos:

Hombre = Alt + 11 = ♂

Mujer    = Alt + 12 = ♀

            En cuanto a las conexiones neuronales es evidente que los hombres poseen más conexiones neuronales en el cerebro, siendo éste de mayor tamaño y con mayor cantidad de sustancia blanca.

            Hay una mayor predominancia del hemisferio cerebral izquierdo.

            En cuanto a las mujeres, poseen mayor cantidad de conexiones entre el hemisferio derecho y el izquierdo del cerebro. Éste suele ser más denso y posee más materia gris.

            El uso de los hemisferios derecho e izquierdo es balanceado.

            Con respecto a los sentidos los varones poseen mayor agudeza visual, pero paradójicamente tienen menor percepción del color, y las mujeres poseen mayor agudeza auditiva y olfativa. Distinguen más colores que los hombres.

            Entre las curiosidades que se refieren a los sexos podemos establecer que los hombres:

  • Se concentran mejor en una sola actividad a la vez.
  • Se centran más en el logro de las metas.
  • Tradicionalmente prefieren la acción.
  • Tienen un impulso sexual mayor, porque las relaciones sexuales son percibidas como otra función fisiológica.
  • Tendencia a la calvicie por una mayor producción de andrógenos.

            Y, en lo que respecta a las mujeres, diremos que:

  • Tienen la capacidad de realizar múltiples actividades simultáneamente.
  • Tienen más disposición a involucrarse socialmente.
  • Generalmente, prefieren conversar y comunicar tanto sus sentimientos como sus opiniones.
  • Necesitan más afecto y emotividad en sus relaciones sexuales.
  • Menos tendencia a la calvicie debido a una menor producción de andrógenos.

            Sin embargo, el predominio del varón en la sociedad ha originado el machismo. Hay muchos oficios, profesiones o actividades que tradicionalmente se habían considerado típicamente masculinas en ámbitos como la religión, la política, las ciencias o algunos deportes, pero, con el paso del tiempo, la mujer ha ido conquistando casi todos los espacios. Bien por ellas.

336 LOS VIAJES DE PROMOCIÓN

            Todos los años anteriores, los alumnos de la Promoción del Quinto Año de Secundaria de la Gran Unidad Escolar Mariscal Oscar R. Benavides, de Iquitos, realizaban Viajes de Excursión a la ciudad de Lima, Cusco y Puno. Y a fin de año tenían el Baile de Promoción en el Club Internacional, el elegante Salón de fiestas que estaba de moda. Este local estaba situado en los altos de la casa Borges ubicada en la primera cuadra del jirón Lima (hoy Próspero).

            El testimonio fotográfico del viaje lo publicaba el profesor y Jefe del Departamento de Educación Física Ramiro Vázquez Ruiz, en una vitrina a propósito en el Departamento de Educación Física, habida cuenta que él viajaba todos los años como tutor. Toda nuestra vida en el colegio ansiábamos llegar a Quinto de Media en 1961 para realizar este viaje que nos permitiría conocer otros lugares del Perú, además de viajar en avión y otros medios de locomoción diferentes de las canoas y las lanchas de nuestra Amazonía.

            Era nuestro sueño totalmente realizable porque todas las promociones lo habían logrado antes y la nuestra no tenía que ser diferente.

            Pero no contábamos con la fatalidad: En 1960 un bus con toda una promoción de escolares se precipitó al abismo falleciendo todos los ocupantes. Una tragedia terrible que produjo un efecto desastroso sobre nosotros.

            El Presidente Manuel Prado Ugarteche promulgó un Decreto prohibiendo los viajes de Promoción Escolar y todas las actividades tendientes a recaudar fondos para este propósito. Un exceso por donde se le mire.

            Pese a que estábamos unidos con las alumnas del Colegio Sagrado Corazón de Jesús desde el Cuarto Año  de Secundaria, pues a partir de ese año fuimos divididos a elección, en Ciencias y Letras. Nosotros pertenecíamos a Cuarto Año de Ciencias y nos unimos al Cuarto año de Letras del Colegio de las Monjas. A pesar de este refuerzo muy poco pudimos lograr. Debíamos enmascarar el propósito para realizar alguna actividad económica. Con las justas nos alcanzó para viajar a Nauta, a un día y medio en lancha. No existía en ese tiempo la carretera Iquitos – Nauta.

            Y del baile de Promoción mejor no hablar. Ese año de 1961 se realizó la primera huelga general de los maestros en todo el Perú. No había clases. Cuando se reintegraron, habían logrado su propósito, solamente pudimos dar exámenes finales y a correr a sacar nuestros documentos para postular a las escuelas militares o las universidades en Lima. Nunca hubo clausura del año escolar, ni baile de promoción y ni siquiera promoción. No recuerdo haberme encontrado con nadie de la promoción 1961 de la GUE Mariscal Oscar R. Benavides. Fueron los sueños perdidos.

            Felizmente el año anterior nuestro antiguo vecino Ulises García Meléndez me invitó a su Baile de Promoción y pude bailar toda la noche con la Orquesta de Orlando Cetraro. A propósito, debo mencionar que el baile de Promoción era una fiesta elegante y debíamos asistir con terno y corbata.

            Mis hijas tuvieron mejor suerte y me encargué de que pudieran realizar su viaje de Promoción.

            Luisa y Claudia, quienes estudiaban en el CEGECOOP “San Norberto”, hicieron el periplo Lima –  Cusco – Arequipa –Tacna – Arica – Tacna – Lima, alojadas en buenos hoteles y viajes confortables. Durante la selección de la Agencia de Viajes en la reunión de padres de familia, un profesor insistía en que se incluya a Puno en esta excursión, pero un agente nos explicó que el tren de Cusco llega a Juliaca a las 11de la noche y el siguiente tren Juliaca – Puno sale a las 2 de la mañana. Serán tres horas de espera en la estación sin calefacción. No vale la pena exponer a los alumnos. Puno No va.

            Además, me explicó Luisa, los alumnos lo hicieron todo y no se les ocurrió pensar en el Baile de Promoción. Cuando se dieron cuenta, ya era tarde. No tuvieron baile.

            En el caso de Charito, del Colegio Canonesas de La Cruz, se produjo un hecho bochornoso durante la elección de la Agencia de Viajes. En la reunión de padres de familia, todos los agentes expusieron su plan y costo de la gira. Una vez decidido por votación la agencia ganadora, una madre de familia dijo que ella también tiene una agencia y quería exponer. Se le dijo que ya habíamos votado y decidido la agencia ganadora, que por qué no postuló con todas las demás agencias, pero otro padre de familia, probablemente su cómplice, la apoyó y pidió que la escucháramos: “también es madre de familia como nosotros y debemos apoyarla”. Ganaron ellos.

            El viaje Lima – Cusco – Lima, no fue de lo más auspicioso. Las alojaron en un hotel de tercera, el baño alejado de las habitaciones y mi hija regresó con hongos en los pies.

            Un viaje soñado lleno de alegría  transformado en un viaje patético por personas irresponsables y porque nos faltó carácter para hacernos respetar. Había sido una votación con todas las de la ley pero fallamos.

            Felizmente tuvieron su Baile de Promoción en el Country Club de Monterrico y ello nos animó y nos hizo sentir que habíamos cumplido.

            Nuestra nieta Andrea Canaval Suárez viajó con su Promoción del colegio San José de Cluny a la Riviera Maya y su Fiesta de Promoción fue en el Westin. Al parecer, la promoción se organizó desde el Primer Año de Secundaria. Felizmente mis hijas y mi nieta pudieron cumplir nuestro sueño y por eso no lo considero totalmente perdido.

¡Al mal tiempo buena cara!

Luisa y Claudia en el Cusco
Luisa y Claudia en el Cusco

334 LOS SHUCUYES

            En quechua significa mozo de los yayas (padres, personas mayores). En quechua de Huánuco significa sandalias de pellejo de animal, pero también indio, habitante de las partes altas.

            En loretano simplemente significa serrano sucio y asqueroso.

            En mi niñez en Iquitos, el cuartel BI 47 quedaba a la vuelta de mi casa y cuando atracaba la lancha en el Puerto Maldonado, todos los chicos del barrio corríamos a ver lo que “llegaban los shucuyes”.

            Eran los tiempos en que la División de Selva del Ejército Peruano cubría un territorio más extenso y traían jóvenes de la zona de Huancayo. Eran, también, tiempos del Servicio Militar Obligatorio (SMO). Decían que a los shucuyes los traían como ganado en la lancha.

            Lo cierto es que llegaban con la ropa rota, la cintura amarrada con soguilla y ojotas en los pies. Completamente sucios, hediondos y con la cara roja como una manzana de California y semejaban animalitos asustados. Al llegar toda su vestimenta era quemada.

            Era, pues, un espectáculo digno de ver porque era la única vez en que los veíamos de manera lamentable y desastrosa.

            Y es que al día siguiente cuando bajaban al río a lavar sus gamelas eran otras personas: pelo cortado al rape, bien bañados, uniforme militar limpio, botines militares lustrosos, cinturones militares y una actitud nítidamente militar. Eran los nuevos soldados de la patria que se iban a preparar para defender nuestro territorio con fiero valor, fuerza y destreza.

            Pero, mientras nosotros solamente nos limitábamos a observar y apreciar el cambio absoluto en su modo de ser, chicos que venían de otros barrios se dedicaban a hacer negocio: Muchos soldados no comían su pan. El pan de tropa era un prodigio por su tamaño, peso, forma y sabor, y era por lo tanto muy apreciado por la población.

            Estos  muchachos, sabedores que muchos jóvenes de todas partes gustan mucho fumar, traían cigarrillos Aviación y les cambiaban dos cigarrillos por su pan. Negocio redondo porque ese pan era luego vendido en su barrio a precios muy altos.

            Algo en verdad curioso era que, a pesar que venían de la sierra, nadie hablaba en quechua. Como si el Ejército les hiciera enterrar su idioma nativo. Entiendo que esto es muy importante para que las órdenes dadas sean entendidas cabalmente por todos y para todos los efectos, pues esto puede salvar sus vidas y las de todos los demás. Paulatinamente iban perdiendo el rojo manzana de sus rostros para tomar el tostado característico de la selva donde el sol todo lo quema.

            Cuando mi padre se reunía con sus hermanos en Lima, ellos hablaban en quechua. Mi padre me decía que les entiende pero no puede responderles porque ya no sabe hablar en quechua. Tantos años fuera de su tierra, en un ambiente donde no se permitía su uso, ocasionaron la pérdida de su capacidad de interactuar con sus hermanos. Mi padre fue el único militar de su familia. Y el único también con visión cultural y social con la cual formó a sus hijos.

            Quizás debo agregar que mi papá nunca fue shucuy. Él fue levado en Arequipa, su tierra natal, cuando tenía 15 años y no tenía documentos. A los policías irresponsables encargados de la leva les importa un pepino que tenga o no la edad requerida, solamente les interesa “cumplir” con la orden de su capitán.

            Historias que se narran en otro artículo lo llevaron a servir en Loreto.

            En los pueblos alejados de la sierra, la entidad más importante es la Asociación de Licenciados y es a sus miembros que se les designa para autoridades porque han sido formados en la disciplina, orden, trabajo y habilidad en sus días en el Ejército.

Aquí se forja a los defensores de la patria.

329 UNA CARLOTA

            Había en Iquitos un empresario que era todo un ejemplo de creatividad e ingenio, aunque, me parece, no lo valoraban de ese modo.

            Fabricaba los barquillos para helados y los vendía por cajas a todos los heladeros de la ciudad y otros lugares, exceptuando, claro está, a los heladeros artesanales de aguaje que los vendían en tres puntos de la ciudad: La esquina de Napo con Raimondi, esquina de Brasil con Lima y en la esquina del Cementerio, estos eran barquillos artesanales hechos a mano, dulces y con sabor agradable. Los barquillos que fabricaba el empresario eran barquillos comunes sin dulce ni sabor y solo servían para poner el helado y comerlos así.

            El empresario que mencionamos tenía su casa en la calle Napo, primera cuadra y en una oportunidad puso una heladería moderna en la cuadra 3 del jirón Lima (ahora se empeñan en llamarla Próspero, denominación que le puso el gobierno militar). La tienda se llamaba Heladería Tipila, derivado del nombre del empresario Tito Pinedo Lazo. La novedad era que además de los helados ya conocidos tenía una moderna máquina automática de hacer helados de crema.

            Este negocio no tuvo tiempo de envejecer, al poco tiempo un voraz incendio arrasó con toda esa parte de las tiendas. Dijeron que el incendio se originó en una tintorería de unos italianos que tenían su negocio a la vuelta, en la calle sargento Lores.

            Los negocios nuevos no suponen que puede ocurrir un accidente en el momento menos pensado o, quizás, luego de instalar la nueva tienda no les queda más dinero para comprar un seguro. Los negocios que ya tienen muchos años, generalmente tienen un seguro contra incendios, como el “chino” de la bodega de al lado que les decía a las personas que trataban de sacar las cosas a la calle:

  • No sacal nada. El segulo pagal todo.

            Los demás negocios al poco tiempo, ya reconstruidos, continuaron atendiendo, pero la heladería había invertido todo y lo único que el señor Pinedo logró sacar a la calle fue la máquina de helados de crema que estaba junto a la entrada.

            La siguiente vez que lo vi, había puesto un quiosco de madera en la calle en la esquina del Mercado Belén, esquina de Lima con 9 de diciembre. Se llamaba Jugos Tipila, y allí podías encontrar jugo de frutas helado (en la Selva toda bebida debe ser helada), helado de crema o el gran invento: Jugo Carlota, jugo de frutas con una buena porción de helado de crema y batido en una licuadora. Muy rico.

            Nunca supe quién era Carlota, si su mamá, su esposa o su hija. Jamás escuché a nadie mencionar a su familia, de manera que no sé más.

            Pero al poco tiempo la Heladería La Favorita del jirón Lima cuadra cuatro, nos ofreció una Carlota: En un vaso alto, tres bolas de helado Imperial (vainilla) y gaseosa Inca Kola, con cucharilla larga y cañita. Era verdaderamente deliciosa.

            Todos en la familia nos aficionamos a la Carlota y toda vez que podíamos, donde quiera que nos encontráramos pedíamos en la heladería vasos altos con tres bolas de helado de vainilla y un litro de Inca Kola, con cucharillas largas y cañitas. Nadie entendía nuestro gusto pero nos atendían y nos miraban sorprendidos disfrutarlo. Solamente en Iquitos saben lo que es una Carlota, por eso en Lima jamás lo pedimos con ese nombre en las heladerías porque no saben de qué estamos hablando.

            Solamente en Chosica, el dueño de la heladería, moviendo la cabeza en sentido negativo, nos dijo mientras nos atendía:

  • El cliente siempre tiene la razón. En fin.

            En nuestra casa lo preparamos todo el tiempo. La ventaja es que con la cucharilla larga puedes ir comiendo el helado mientras sorbes el jugo con la cañita. Es una verdadera delicia que puede volverse una adicción. Pero qué rico es disfrutar de la vida en familia.

            Lo puedes probar, te aseguro que lo vas a disfrutar intensamente.

328 LOS MILITARES

            Cuando decimos militares nos referimos casi siempre a las personas que defienden la soberanía del país, llenos de energía y nobles sentimientos e ideales y son nuestro ejemplo, basado  totalmente en nuestra historia patria.

            Allí tenemos los ejemplos de Miguel Grau, Francisco Bolognesi, Alfonso Ugarte, Andrés Avelino Cáceres, Ramón Castilla, José Abelardo Quiñones, etc.

            En nuestra familia tenemos ejemplos más cercanos, tales como mi padre, don Pedro Suárez Soto, Clase del Ejército Peruano, quien combatió en las guerras de 1933 contra Colombia y de 1941 contra Ecuador, y mi hermano Raúl Suárez Sandoval, Suboficial del Ejército Peruano, quien combatió contra las guerrillas en el Valle de La Convención.

            Yo mismo, quien serví como Voluntario  en el Ejército durante un año (por tener 5º Año de Secundaria), alcanzando el grado de Sargento Segundo, lo cual quiere decir que conozco desde el interior la vida militar.

            Pero, algunas veces, los militares hacen cosas inapropiadas que nos hacen sentir vergüenza y nos afecta profundamente haciéndonos perder la fe.

            Cuando estuve  en el Centro de Reclutas (II CIR) en Chorrillos, mientras realizábamos ejercicios con el fusil para ponernos “cuerpo a tierra”, donde tenemos que asir el fusil Corto Original peruano modelo 1933 por el cañón con la mano izquierda y por el guardamano con la mano derecha, asentar la culata en el suelo y rodar hasta quedar el pecho en el suelo en la posición de tirador tendido. Al realizar este ejercicio cotidiano al recluta “Machazo” se le rompió la culata de madera del viejo fusil. El oficial de sección Teniente Luis Peyrano Figueroa dijo que era responsabilidad de Machazo y debía pagar setenta soles por una culata nueva y todos los reclutas de la Quinta Sección de la Compañía C debíamos colaborar con él.

            Esto es a todas luces injusto toda vez que se trataba de un ejercicio cotidiano y es el Ejército quien se debe responsabilizar, no el recluta. Me di cuenta que los jefes tratan de evitar los papeleos para reportar el incidente y solicitar una culata nueva, es decir “salvar su responsabilidad”.

            Cuando mi hermano Raúl estaba en la Escuela de Trasmisiones del Ejército, al terminar el primer año los ascienden a Cabo y al terminar los estudios los ascienden a Sargento Segundo. Ahora todos egresan como Suboficiales. Cuando era Cabo a Raúl le encargaron el Casino, una sala de estar con una radio y un televisor. Se quemó el televisor y los jefes le echaron la culpa a mi hermano (en cualquier parte del mundo se queman los televisores y no es por culpa de nadie). Tenía que pagar mil quinientos soles por la reparación, que lo tuve que pagar yo, que trataba de ahorrar de mi salario para postular a la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). Le di la plata, compré mi pasaje en avión y me fui a Iquitos donde estudié en la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (UNAP). La despiadada actitud de los oficiales de la Escuela de Trasmisiones del Ejército determinó que yo cambiara mi destino.

            El guardia civil que a los 6 años de edad me hizo cargar un fusil desde la comisaría de la calle Morona hasta la comisaría de la Plaza Grau (10 cuadras) y regresar con otro fusil hasta Morona y como única explicación los sinvergüenzas dijeron a mi madre “Señora, no hay policía que cargue fusil” (Libro digital Cuentos de mi Blog, obra del autor).

            El teniente Rivero de la Policía de Investigaciones del Perú en el Palacio de Justicia quien negaba que la Fuerza Aérea del Perú (FAP) había enviado el informe que decía que no era yo el requisitoriado sino un homónimo. Semana tras semana, mes tras mes iba mi pobre esposa a averiguar, y yo sin poder salir, no podía acercarme a ningún peaje, ni Conchán ni Ancón, y menos al Aeropuerto, hasta que un tramitador, sintiendo pena, le dijo a mi esposa “señora, dígale que le va a recompensar”. Al instante el miserable puso papel en la máquina de escribir y confeccionó el Certificado de Homonimia, por unos miserables cinco soles. (Cuentos de mi Blog, obra del autor).

            Mi hija Luisa, Cirujano Dentista graduada en la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), participó en el concurso para asimilarse a la FAP. No calificó en las pruebas físicas. Pero un colega y compañero de estudios le dijo que se retiró del programa porque los oficiales eran unos abusivos: dispusieron que el último en la carrera de 600 metros planos pagaba el almuerzo de los oficiales, y él era siempre el último. Se aburrió por esa execrable actitud de oficiales que deben ser siempre ejemplos de pundonor y no unos miserables abusadores y angurrientos. Qué indigno.

            Los Generales que dan golpe de estado y se apoderan del poder por 12 años, destruyendo para siempre el sistema judicial, el sistema educativo, la propiedad privada y la moral del país.

            Un General del Ejército que roba gasolina es el súmmum de toda esta recatafila de indignidades  y deshonor. El honor que debe siempre caracterizar al militar está de duelo.