EL PRIMER DÍA DE CLASES

            El Primer Día de Clases es un momento anecdótico en la vida de la mayoría de las personas, algunas veces de alegría y otras, las más, de mucha perturbación por la gran emoción que implica: para los niños la separación de sus padres, y para los papás el temor inocultable de lo que pueda sentir su retoño al ingresar a un lugar desconocido donde la autoridad es una persona extraña pero también estar en contacto con niños de diferente carácter y formación.

            La mayoría de adultos tratan de ocultar lo que de verdad ocurrió en su primer Día de Clases, diciendo que no lloraron y que, más bien, ingresaron tranquilos a la escuela. Puede ser, pero lo que es una verdad es que ocurre en cualquier parte del mundo y es que el Primer Día de Clases es un llorerío en la puerta del dichoso colegio. Tan cierto que hasta Quino se ocupó de ello en el Tomo Número 3 de la Serie Original de Mafalda (10 Tomos).

            Cuando Mafalda se va acercando a su colegio nota un reguero de agua que corre por la vereda y sorprendida mira hacia arriba para comprobar que no estaba lloviendo sino que era producido por el llanto de los niños nuevos en la puerta del colegio,

            Tenía yo 4 años de edad cuando originé una situación de caos en mi familia y las personas de mi entorno en Iquitos. No precisamente relacionado con el primer día de clases pero sí ligado a ello. Esta historia lo he contado a mi amada esposa y a mis adoradas hijas y nietas.

            Mi hermano mayor Raúl, dos años mayor, iba a la Escuela Práctica, pero fiel a su costumbre no quería enseñarme dónde era. Siempre me hacía esconder en la casa y salía sigilosamente para irse a la escuela.

            Pues, un día, cogí un cuaderno viejo que había por allí, me lo puse bajo el brazo y salí a la calle pensando que llegaría a la escuela. Pero tomé la dirección equivocada y llegué a caminar 10 cuadras sin saber a dónde me dirigía. Yo que solamente salía hasta la esquina de la casa en ambas direcciones.

            Una hora después en mi casa se dieron cuenta de que yo no estaba. Mi mamá llamó a mi papá para decirle que me había perdido. Mi padre dispuso la movilización de toda la tropa para buscarme. En la Comisaría de la calle Morona les informaron que de la Comisaría de la Plazuela Grau les manifestaron por teléfono que habían encontrado a un niño de 4 años que no habla bien y que dice llamarse Jorge y tiene un cuaderno bajo el brazo y no deja que se lo quiten.

            Presto fueron en un Jeep del Ejército a recogerme. Mi mamá me contó que yo les dije que salí siguiendo a mi hermano Raíl para ir a la escuela, pero por más que caminé no lo encontré. En la Comisaría me dieron dulces y gaseosa.

            Me dijo también mi mamá que se asustaron mucho todos y que mi papá movilizó a la tropa para buscarme.

            Dos años  después tuve mi Primer Día de Clases, la Escuela Práctica quedaba a la vuelta de nuestra casa y la Directora la señora Juana Venegas de Herbozo comía en nuestro restaurante. O sea estaba que ya familiarizado con la escuela y no hubo más sobresaltos.

            El Primer Día de Clases de Luisa y Claudia fue un día tranquilo completamente. Las hermanas mellizas juntas podían enfrentar al mundo entero sin pestañear y no se inquietaron en modo alguno.

            Para Charito, ir a la escuela no fue ninguna novedad porque la llevábamos a las actividades del Colegio San Norberto para ver la actuación de sus hermanas mayores, de manera que ya conocía lo que es la escuela por dentro.

            En cuanto a nuestra nieta Andrea, la matriculamos en un Curso de Verano en el Colegio Dory Kids, cercano a nuestra casa en Pueblo Libre y un Nido pequeño, a pocos pasos de nuestra casa y con un programa por demás interesante: juegos, pintura y piscina, lo hacía enteramente amigable y no le afectó la separación.

            Por eso asistir al Nido Mi Pequeña Casita en su barrio fue de lo más agradable por su experiencia anterior, ella ya era “veterana”. Sus padres son Claudia y Jorge.

            En cuanto a mi nieta Rafaela, casi desde que pudo caminar sus padres la matricularon, primero en el Nido Yo Puedo y después en el Nido Kukulí. Pero cuando le tocó ingresar al Nido de 3 Años, sus padres, Luisa y Juan, la matricularon en el Colegio Sagrado Corazón Sophianum de San Isidro, previa evaluación que fue aprobada. Me pareció que era muy arriesgado ponerla en un colegio tan grande pero ella se adaptó rápidamente y está muy orgullosa. Cuando le pregunté qué tal es su colegio me dijo que hay muchos pasadizos. El Sophianum es un colegio de construcción, al parecer, centenaria e imponente. Entonces, su Primer Día de clases ocurrió en este colegio y ella ya era veterana en estar en colegios.

            Este lunes 7 de marzo fue el Primer Día de Clases de nuestra nieta Ainhoa en el Colegio Jorge Polar, Nido de 5 Años en un colegio que tiene Inicial, Primaria y Secundaria pero con una consideración adicional: es presencial.  Mucha emoción en todos nosotros pero ella llegó a buen puerto. Dos años estuvo en el Nido Arco Iris, de 3 y de 4 Años, de manera virtual pero ella se hizo notar por sus habilidades. Creo que los padres y abuelo estábamos ansiosos porque pudiera asistir a un colegio presencial, pero los mayores todo el tiempo estamos temerosos de la reacción de la pequeña. Sus padres son Rocío del Pilar y Pedro.

            En el Colegio Jorge Polar de Pueblo Libre les esperaba en la puerta la Profesora de Nido de 5 Años y fue quien les dio la bienvenida y se llevó a la bebe adentro, no hubo sobresaltos.

            Esta vez por primera vez pisó un colegio de verdad. Al regresar a la casa nos dijo que estuvo bien, que tiene un amigo que se llama Mateo y la Profesora se llama Miss Karin. Le gusta su colegio.

            Cuando sea grande ella también sentirá la importancia que implica llevar a tu hijo a su Primer Día de Clases y hablará antes con él y le contará lo lindo que fue para ella.

Ainhoa con sus queridos padres

TU BASURA ES MI TESORO

            Parece una frase hecha, pero en verdad es lo que sucede realmente en la vida. Algo que has decidido cambiar por otro nuevo, te pone en la disyuntiva de decidir cómo deshacerte del viejo.

            Desde cuando llegamos a vivir en Pueblo Libre, para deshacernos del viejo colchón Chaide y Chaide, el mejor de todos los tiempos pero ya muy deteriorado con la pichi de nuestras tres hijas (en aquel entonces no existían pañales desechables y la orina se salía de los pañales de tela), le di a mi amada esposa veinte soles para que converse con el chofer del camión recolector de basura y le encargue que se lleve el colchón.

            Grande fue mi sorpresa cuando al regresar y no ver el colchón le pregunté, inocente:

  • ¿Hablaste con el chofer del camión de basura?
  • No – me respondió al instante – vendí el colchón al “ropavejero” por treinta soles. Aquí está los cincuenta soles (los veinte que le di y los treinta que negoció).

            Esta historia está contenida en mi libro Cuentos de mi Blog (Andanzas de mi amada esposa 5).

            Pero siempre ocurre que uno siente cierta aprensión cuando pone en la vereda un objeto que está descartando o que ya no es útil, principalmente porque el camión de basura no lo recoge y puede dar lugar a molestias por parte del Municipio.

            Pero la experiencia nos ha demostrado que un mueble que uno descarta y lo pone en la vereda, más tardas en ponerlo que en desaparecer. Es cierto entonces que mi basura es el tesoro de otros.

            Me deshice de varios muebles y desaparecían al vuelo. Una vez saqué mi sillón de la computadora porque algo se había roto en el eje y estaba un tanto torcido y pasar horas escribiendo te afecta la columna. Tenía más de 10 años, pero se le había mandado tapizar y parecía un elegante sillón nuevo. Charito me compró un sillón nuevo de alta eficiencia.

            Lo saqué a la vereda donde estaba de plantón una mujer joven con su hijita, sentada en el brocal del jardín exterior. Quizás estaba esperando a que terminara su turno un huachimán. Cuando me vio dejarlo afuera, me preguntó:

  • ¿Señor lo está dejando ya?
  • Sí, señora.

            Al instante lo cogió y se sentó en el sillón para de esa manera esperar más cómoda a  su compañero.

            Cuando instalé el Consultorio de Odontóloga de mi hija Luisa, le compré un mueble de madera a modo de aparador, muy útil en el consultorio pues también le servía como mesa de trabajo. Pero después de varios años, ya parecía deslucido. Su esposo Juan Vargas, quién es muy hábil construyendo muebles, le hizo uno nuevo y mi hija me pidió que les ayude con la instalación.

            Luisa tenía una inquietud ¿cómo deshacerse del mueble antiguo? Le expliqué que basta con ponerlo en la vereda y se lo van a llevar. Para muchos va a ser un gran aparador:

  • Pero, papá ¿y si la Municipalidad nos pone multa?
  • Hijita, más vas a tardar tú en sacarlo que la gente en desaparecerlo. Pueden ser personas que lo utilicen tal cual, porque tu mueble está deslucido pero está entero, O puede ser un profesional, quien con una lijada y pintado al duco lo vende como nuevo.

            Aún con aprensión por parte de Luisa y su esposo, sacamos el mueble y lo pusimos en la vereda y regresamos al consultorio para acomodar las cosas y terminar la limpieza del lugar. Una vez terminado salimos para sacar la basura y ¡Oh, oh, qué sorpresa! El mueble ya no estaba.

            De esa manera se convencieron Luisa y Juan que “la basura de uno es el tesoro de otros”.

Aparador obsoleto

SAN VALENTÍN

            Es de todos conocida la historia de SanValentín,  sacerdote cristiano que casaba a los jóvenes en oposición a la prohibición del emperador romano Claudio II, quien sostenía que , a su juicio, los jóvenes solteros y sin hijos eran mejores soldados.

            Fue decapitado el 14 de febrero del año 270.

            Desde entonces se ha considerado el 14 de febrero como el Día del Amor. Posiblemente lo era en Europa, pero durante mi infancia, juventud y bastante de mi época adulta no se conocía en el Perú.

            Fue entonces que los comerciantes resucitaron esta celebración con el agregado de que debes darle un regalo a tu amada por este día. Ocurrió en el año de 1994.

            Precisamente me encontraba en Iquitos con mi hija Claudia, quien había ganado el Concurso de Defensa Civil sobre Prevención de desastres. Claudia, estudiante del Cuarto Año de Facultad de Diseño Gráfico en la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) ganó el Primer Puesto (US $ 500.00) y como el Tercer Puesto quedó desierto se lo dieron también a ella (Un pasaje en avión, ida y vuelta, a cualquier lugar del Perú).

            Mi amada hija nos dijo que de niña, en Iquitos, veía la celebración de Carnavales en el barrio y sus primos Vigo Alva jugaban con todo y tumbaban la húmisha, pero como ella y su hermana Luisa eran niñitas, solamente las ensuciaban un poquito sus caritas, pero nunca participó de veras en un Carnaval Loretano y quería cumplir ese sueño: jugar carnavales de verdad.

            Nunca he jugado carnaval porque no me gusta que me ensucien ni me hagan comer porquerías ni que me manchen el cuerpo con pintura o tinta de imprenta, amén de toneladas de agua de distinto pelaje. El día de carnavales me quedaba a descansar en mi casa, estudiando y a golpe de seis de la tarde proceder a limpiar a mi hermana menor Mónica, quien desde niña fue carnavalera y baileterilla. Lloraba cuando le limpiaba con querosene la pintura. Pero todos los años se repetía esta rutina.

            Ahora debía cumplir el sueño de mi amada hija.

            De esa manera nos encontramos en Iquitos y los comerciantes nos bombardeaban con la celebración del Día del Amor. Le dije a Claudia que debíamos ir al Correo porque deseaba enviar un telegrama a su mamá por el Día del Amor. Grande sería la sorpresa de mi amada esposa porque nunca antes la había saludado por este motivo. Para una dama debe ser muy hermoso recibir un saludo de su esposo en este día.

            Entre tanto Claudia pudo cumplir sus sueños de vivir la más salvaje Fiesta de Carnavales en Iquitos con mis familiares: Baile en el Agricobank con Ruth Carina, Pandillada, juegos de carnaval y húmisha en casa de mi sobrino Wagner

            Desde entonces, todos los años saludaba a mi amada esposa con un arreglo floral y un regalo pequeño, una parejita de niños, o de ositos o cualquier personaje en pareja (hombre mujer) acompañado de una postal especial. Nunca sucumbimos a la tendencia de los comerciantes a gastar  plata en regalos.

            En nuestra casa, Claudia lo resumió muy bien: eso es una compradita, no un regalo. Toda cosa para el hogar, cocina, refrigeradora, cafetera, microondas, etc. no son regalos para la mamá sino compraditas por ser necesarios para nuestro hogar. Los regalos han sido desde siempre un objeto personal e íntimo, ya sea perfume, pintanllina (estuche de cosméticos), polvo facial, ropa interior de fantasía, y cosas por el estilo. Inclusive un caja de bombones que ella lo repartía entre todos.

            En los tiempos actuales, cuando los negociantes de ilusiones se dieron cuenta que no todo el mundo tiene pareja pero para no renunciar a la tendencia de hacer gastar, le añadieron a la celebración una segunda parte: Día del amor y de la amistad, con lo cual piensan que también los amigos (podría ser un romance incipiente) también deben recibir regalos.

¡Feliz Día de San Valentín!

UNA NUEVA SERIE

            Apreciados amigos, lectores fieles, ha concluido una serie y a partir de la siguiente semana daremos inicio a una Nueva Serie que, estoy seguro, será también del agrado de todos ustedes. Vamos a publicarlos en mi página web Historias para Contarlas.

            Son artículos generalmente del tiempo presente que estuve publicando en mi muro de Facebook y me parece que sería una magnífica oportunidad para internacionalizarlos.

            Espero continuar gozando de su preferencia que es el elemento más importante en la labor del escritor.

Jorge Suárez Sandoval

CÓMO REZAR EL SANTO ROSARIO – PARTE III

            En cualquier Parroquia católica pueden encontrar libritos u hojitas que les ayudarán a rezar el Santo Rosario. Es cuestión de acercarse y averiguar.

            También pueden escribir a la Asociación Cultural Virgen de Fátima, quienes te enviarán un rosario de madera que ya viene bendecido.

            Todo es cuestión de querer alcanzar la gracia de Dios y el rosario es el mejor camino. En opinión del padre Ricardo Rebolleda Martín:

Dicen que si no eres mariano no podrás entrar al Reino de los Cielos.

            Es decir que el asunto es mucho más grande de lo que hayamos podido imaginar.

            Una oración bien hecha puede conseguir para ustedes queridos hermanos muchos frutos y dones de la gracia de Dios.

            De acuerdo a mi modo de ser, pueden rezar el Santo Rosario tal y como se les ha indicado, deteniéndose en la lectura de cada Misterio y meditarlo o también lo pueden rezar tal y como yo lo hago.

            Es una oración tal y como lo hicieron los cristianos que no sabían leer.

            Anunciamos cada Misterio pero no lo leemos sino que hacemos la petición y pasamos a rezar el padrenuestro y las 10 avemarías. Repetimos 5 veces esta oración y al final rezamos el Dios te salve.

            A esto lo llamo la oración en campaña, quiere decir que de esta manera podemos orar sin recurrir a las escrituras y podemos hacerlo en cualquier parte: en la intimidad de tu habitación, en el bus si tienes un viaje largo, en al avión, etc. Es práctico y se cumplen las reglas: solamente tienes que llevar tu rosario a todas partes.

CÓMO REZAR EL SANTO ROSARIO – PARTE II

  • Primer Misterio

Anunciar y meditar el Primer Misterio. Antes de la oración se puede pedir por una intención personal: Por ejemplo

  • Que nuestra hermana Maria Judith alcance el descanso eterno. Roguemos al Señor.
  • Te lo pedimos señor.

Tomando con las manos la cuenta grande de la ristra chica rezamos el padrenuestro.

Tomando cada una de las 10 cuentas chicas que están juntas y con las que se inicia la corona rezamos un avemaría con cada cuenta.

Rezamos el gloria.

Rezamos la jaculatoria de Fátima

Oh Jesús mío perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu Misericordia.

María, madre de gracia, madre de misericordia, protégenos del enemigo y ampáranos en la hora de la muerte.

  • Segundo Misterio

Anunciar y meditar el Segundo Misterio. Antes de la oración se puede pedir por una intención personal: Por ejemplo

  • Que nuestra hermana Maria Judith repose en las verdes praderas. Roguemos al Señor.
  • Te lo pedimos señor.

Tomando con las manos la cuenta grande que está a continuación en la corona rezamos el padrenuestro.

Tomando cada una de las 10 cuentas chicas que están juntas en la corona rezamos un avemaría con cada cuenta.

Rezamos el gloria.

Rezamos la jaculatoria de Fátima

Oh Jesús mío perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu Misericordia.

María, madre de gracia, madre de misericordia, protégenos del enemigo y ampáranos en la hora de la muerte.

  • Tercer Misterio

Anunciar y meditar el Tercer Misterio. Antes de la oración se puede pedir por una intención personal: Por ejemplo

  • Que nuestra para hermana Maria Judith brille para siempre tu rostro Señor. Roguemos al Señor.
  • Te lo pedimos señor.

Tomando con las manos la cuenta grande que está a continuación en la corona rezamos el padrenuestro.

Tomando cada una de las 10 cuentas chicas que están juntas en la corona rezamos un avemaría con cada cuenta.

Rezamos el gloria.

Rezamos la jaculatoria de Fátima

Oh Jesús mío perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu Misericordia.

María, madre de gracia, madre de misericordia, protégenos del enemigo y ampáranos en la hora de la muerte.

  • Cuarto Misterio

Anunciar y meditar el Cuarto Misterio. Antes de la oración se puede pedir por una intención personal: Por ejemplo

  • Que nuestra hermana Maria Judith descanse junto a María y todos los Santos. Roguemos al Señor.
  • Te lo pedimos señor.

Tomando con las manos la cuenta grande que está a continuación en la corona rezamos el padrenuestro.

Tomando cada una de las 10 cuentas chicas que están juntas en la corona rezamos un avemaría con cada cuenta.

Rezamos el gloria.

Rezamos la jaculatoria de Fátima

Oh Jesús mío perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu Misericordia.

María, madre de gracia, madre de misericordia, protégenos del enemigo y ampáranos en la hora de la muerte.

  • Quinto Misterio

Anunciar y meditar el Quinto Misterio. Antes de la oración se puede pedir por una intención personal: Por ejemplo

  • Que nuestra hermana Maria Judith ilumine nuestro camino y nos proteja siempre. Roguemos al Señor.
  • Te lo pedimos señor.

Tomando con las manos la cuenta grande que está a continuación en la corona rezamos el padrenuestro.

Tomando cada una de las 10 cuentas chicas que están juntas en la corona rezamos un avemaría con cada cuenta.

Rezamos el gloria.

Rezamos la jaculatoria de Fátima

Oh Jesús mío perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu Misericordia.

María, madre de gracia, madre de misericordia, protégenos del enemigo y ampáranos en la hora de la muerte.

Finalizada la oración del rosario procedemos a rezar el Salve.

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas; ea pues Señora, abogada nuestra; vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.

¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros Santa madre de Dios. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Partes del Rosario