161 LA EDUCACIÓN NO PRESENCIAL

Quienes están diciendo que la Educación No Presencial es buena, no tienen tres años de edad ni tampoco tienen hijos de tres años de edad. Entre ellos el Ministro de Educación y sus adláteres.

Puede ser aceptada por los estudiantes que ya han asistido al Colegio y tienen experiencia con sistemas educativos, que han interactuado con sus compañeros de Salón y están acostumbrados al rigor y la disciplina que imparten los profesores.

Pero un niño que tenía que asistir por primera vez al Nido Escolar simplemente no va a comprender jamás que está siendo “educado” en su casa.

Por más que sus padres se esmeren en habilitar una habitación con apariencia de Aula Escolar y le “enseñen” materias que les iban a dar en el Nido Escolar, no van a ser comprendidos.

La primera necesidad del novel estudiante es justamente el separarse de sus padres. Esta separación es la primera experiencia educativa que no podrá nunca ser reemplazada por más buena voluntad que se tenga, porque en casa están todo el tiempo sus padres quienes se esfuerzan pero no podrán jamás reemplazar la interacción con un elemento extraño en su vida, llamado Profesor o, como se estila mucho actualmente, la Miss.

En la casa no están 15 niños de diferentes carismas y diferentes caracteres y, sobre todo, diferentes habilidades, por lo tanto no va a tener esa experiencia de conocerlos. Interactuar en persona es muy diferente a verlos en una pantalla del televisor o de una Tablet. La tecnología es buena pero no va a reemplazar a las personas, ni aún si el robot baila cumbia.

Nunca entenderá el fenómeno del tiempo en función de la hora para impartir las materias porque en casa no le damos importancia para el aprendizaje, solamente para tomar los alimentos y, especialmente, para no toparnos con los temibles atrapatontos que, como el tunche, salen de noche. Para eso sí sirven.

La educación es tan valiosa y muy importante en la vida y la formación académica de las personas como para dejarlas en manos de elementos sin ninguna preparación ni carisma. La Educación No presencial no es buena.

Se hace entonces necesario establecer una forma para que nuestros niños puedan asistir al Nido en vez de andar diciendo “que aprendan en su casa”. Con esto solo podrán llegar a ser ministros de educación y eso no es bueno.

Las imágenes son propiedad de Paula Mezarina de La Cueva

 

158 LOS PAÑALES DE MI AMADA ESPOSA

Como todos saben, mi amada esposa sufre del terrible Mal de Alzheimer, Maria Judith Alva Rivera de Suárez, como reza en su DNI. Le dio en forma precoz, a los 72 años de edad, cuando a la mayoría de personas que sufren de este mal les pasa a los 80 años. Su desarrollo también fue muy acelerado y ha sorprendido a los doctores. Este año mi esposa va a cumplir 79 años de edad y lleva 7  años con esta enfermedad.

Ella ahora no puede caminar, razón por la que no la puedo sacarla a pasear en una silla de ruedas. No puede caminar ni siquiera al baño que está al lado de nuestro dormitorio.

Permanece confinada a una cama clínica comprada por nuestros hijos que permite levantarla para asearla y para darle sus alimentos  en la boca.

Permanece sobre un colchón antiescaras que le hace una especie de masajes en la espalda cuando partes del colchón se inflan y desinflan intercaladamente que  parece  una suerte de masaje que le permite evitar sufrir escaras que son llagas muy molestas en la espalda. Es el mismo colchón que ella nos pidió comprar para su hermana mayor Lolita quien estaba postrada y sufriendo de escaras. Lolita falleció en mayo de 2012. Lo teníamos guardado sin pensar que mi esposa lo iba a usar.

No es capaz de controlar la disposición de sus excretas ni su orina, razón por la que desde hace varios años está permanentemente con pañales.

Tomando en cuenta, por la experiencia en su cuidado, que las horas de las descargas de orina más “feroces” son a las 11 am y a las 4 pm, nos hemos propuesto cambiar los pañales por cuatro veces al día. Como los pañales no son suficientes para contener las descargas de orina, le adicionamos practipañales por recomendación de nuestra doctora de cabecera del seguro social.

En resumidas cuentas, por día tenemos que cambiar 4 pañales y 14 practipañales, lo que hace que durante un año estemos utilizando 1,460 pañales y 5,110 Practipañales. Los Practipañales no son caros, pero los Pañales sí tienen precios prohibitivos. Y el seguro social se niega a entregarnos los pañales a pesar de que, para la enferma asegurada es un artículo de primerísima necesidad. Tampoco nos entrega guantes quirúrgicos que son necesarios para su aseo y curación.

Para el aseo utilizamos toallas de papel, toallitas húmedas para bebés, libres de alcohol y jabón íntimo líquido. Para su curación empleamos agua oxigenada, aseptil rojo, povo secante, crema para escaldaduras del Dr. Zaidman, Mupirox crema, Clobetasol, apósitos y esparadrapo.

Con cada cambio de pañales le aseamos para limpiar el contacto de la piel con la orina, que pensamos que pueden hacerle daño. Aun así, dos escaldaduras se han inflamado bastante y la estamos curando. Son heridas de unos 5 cm de diámetro y poco a poco están reduciéndose.

Lo normal, como estamos siendo atendidos por el Padomi del seguro social, sería que envíen a una enfermera, pero en estos tiempos de pandemia no pueden enviar a ninguna enfermera porque están destinadas al 100% a la atención de pacientes con COVID-19.

Soy yo quien la atiende con la ayuda invalorable de mi hija Charito, quien vive con nosotros y mis otras hijas con esposo e hija nos apoyan y contribuyen generosamente. Utilizamos guantes de nitrilo para limpiar sus excretas porque también tenemos que atender a una niña de tres años de edad.

Nuestra doctora de cabecera me ha dicho que yo puedo estar sufriendo de depresión de cuidador. Pero le he explicado que a quien estamos cuidando  no es mi paciente sino mi esposa, jamás tendré depresión porque la atendemos con todo el cariño y amor que de ella aprendimos.

Es muy duro ver a una persona que fue sumamente activa, ingeniosa y creativa, reducida a una cama sin poder reconocernos. Ni poder hacer nada por su vida.

Este post tiene una finalidad educativa y motivadora para aquellas personas que deben cuidar, o por lo menos, atender a pacientes postrados.

 

155 COSAS TIENE EL REY CRISTIANO

Recordamos una Tradición de don Ricardo Palma relacionado con el Conde de la Vega del Ren y pronunciado por su tía doña Catalina:

«Cosas tiene el rey cristiano

que parecen de pagano»

            Efectivamente a veces se observa comportamientos inadecuados, por decir lo menos, de algunos sacerdotes y hombres de iglesia en la vida diaria.

Había acompañado a mis cuñadas Flora y Dolores a la Iglesia de San Francisco  en el Centro de Lima. Se daba mucha importancia al valor de la Iglesia donde se recibía el Sacramento, para lo cual vinimos desde Vista Alegre en Surco hasta el Centro de Lima. Ellas estaban en el interior del templo y yo que aún no había conocido de cerca a Jesús, permanecí afuera observando todo el movimiento.

De pronto se dio inicio a la procesión por el centro de la nave del templo y avanzaban lentamente hacia la calle. Primero sorprendido, después preocupado, había notado desde el comienzo un pebetero a la entrada de la Iglesia, lleno de carbones encendidos, mientras el Diácono llevaba en la mano el incensario.

La procesión avanzaba y el Diácono, esperaba confiado, tal vez en El Señor, pero hubiera hecho mucho bien en pensar por su cuenta, cómo iba a poner los carbones encendidos en el incensario para purificar a la Imagen y a sus cargadores. En ninguna parte vi unas pinzas para coger carbones encendidos.

Y… avanza la procesión, ya para llegar a la puerta vi al Diácono abrir el incensario y mirar alucinado, con qué Dios mío, con qué, al tiempo que decía “Oh rayos. Donde me olvidé la pinza”. Unos chicos le entregaron dos palitos con los cuales pudo poner carbones encendidos en el incensario y al fin pudo sahumar   a la santa Imagen y a sus cargadores.

Esto puede parecer, digamos, anecdótico, pero otros casos pueden, más bien, parecer terribles.

Cuando estaba en la Comunidad EPCA (Encuentro de Promoción Cristiana de Adultos) de la Parroquia Santa María Magdalena de Pueblo Libre se hacía todos los años Rifas para sufragar los gastos de nuestro Retiro. Si lograbas vender dos talonarios entonces no pagabas tu retiro. Nunca pagué mi Retiro. Era el primero en apostarme a la entrada del Templo para ofrecer los boletos de la Rifa a la entrada y a la salida de la Misa. Ya se me conocía por ese gesto.

En cierta oportunidad un sacerdote que se juraba “gracioso” se acercó a mí y me dijo a sotto voce: “¿Sabe usted que está prohibido vender boletos en la entrada del templo?” – ante mi muda mirada de interrogación y sorpresa, continuó – “pero si vamos a medias está bien” y se fue riéndose. La verdad, que no me pareció un chiste.

Otro sacerdote en la Misa de la Aurora a las 5 de la mañana del Domingo de Pascua de Resurrección (Juan 20, 19), durante la Homilía dijo “Juan y Pedro corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro” “¿Qué pasó entonces?” “Si vemos las Sagradas Escrituras, nos daremos que cuenta que mientras Pedro corría en Segunda (Pedro tiene 2 cartas) Juan corría en Tercera (Juan tiene 3 cartas). Por eso Juan llegó primero”.

Posiblemente una nota de humor, pero a quienes madrugamos para asistir a la Santa Misa, nos gustaría sentir más recogimiento en los sacerdotes, conforme a la liturgia.

En diciembre de 2015, las autoridades eclesiásticas de Filipinas sancionaron a un sacerdote que daba la comunión en una patineta eléctrica. Modernismo innecesario.

El 20 de agosto de 2012 se celebró en Pernambuco (Brasil) una “Misa Conmemorativa Masónica”, el sacerdote aprovechó que el obispo estaba de viaje. Los símbolos masónicos, la escuadra y el compás, fueron colocados sobre el altar durante la celebración. La Iglesia, sin embargo, considera que los principios masónicos son incompatibles con el catolicismo y que pertenecer a una logia masónica es pecado grave.

Antes asistíamos todos los 30 de agosto a visitar la casa de Santa Rosa de Lima en el Cercado de Lima. Participábamos en la Misa y comulgábamos. Muchos llevan sus imágenes de santos o de Niños para ser bendecidos por el sacerdote que oficia la Misa. Un sacerdote joven, posiblemente visitante, ofició la Misa y procedió a administrar la Comunión. Rito sagrado en la Iglesia Católica. Desde la izquierda para cubrir todo el barandal que nos separa del Altar. Pero estaba otro sacerdote, viejo, posiblemente el Párroco o dueño de la Iglesia de Santa Rosa y se puso a darle órdenes con insistencia, que empiece a dar la Comunión desde el centro del barandal y ya subiendo la voz. Quizás él lo hacía  de esa manera.

Pero el sacerdote joven se amoscó y con voz fuerte y mal humorado le dijo tajante: “Padre, estoy dando la Comunión, no me interrumpa…”. Y siguió con el proceso de dar la Hostia en la forma que estaba haciendo y muy bien ordenado. Pero la discusión entre sacerdotes en un momento importante y de profundo arrobamiento para los fieles es inaudito, sorprendente y deja un sabor muy desagradable. ¿Qué pasó con el amor al prójimo?  ¿Y el respeto obligado a los ritos de la celebración?

Cuando el Cardenal  hace una sugerencia de inmediato saltan voces contrarias atacando como si les hubieran dado un golpe en el plexo solar. Solamente hizo una recomendación “No se pongan en vitrina”. Era nada más que una recomendación pero la grita no se hizo esperar “Yo puedo vestirme como quiera y nada tiene que hacer ese cura”.             Aparte de la falta de respeto a su alta investidura, el más elevado cargo en la Iglesia católica peruana, no es cierto que puedan vestirse como les da la gana. Deben vestirse según el lugar y la hora que deben asistir a un evento: en la playa pueden ponerse el bikini pero no pueden pasearse en bikini por toda la ciudad a toda hora. Es inconveniente y hasta peligroso. No es malo escuchar al Cardenal y la educación exige respetarlo.

Lo último ya es lo máximo: un papa que golpea a una señora porque se prendió de él, tal vez para pedirle una gracia. Ocurrió luego del Te Deum por la celebración del año Nuevo en el Vaticano. Quizás el Santo Padre no ha leído nunca el Santo Evangelio (Marcos 5, 25 – 34) donde se narra que la hemorroísa pensaba: «Si logro tocar, aunque sólo sea su ropa, sanaré». Que después se disculpe no lo exime del gran pecado de Ira y la terrible falta de respeto a una mujer emocionada, aunque en su homilía haya lanzado una fuerte condena contra “toda violencia” a la mujer: «»Toda violencia infligida a la mujer es una profanación de Dios, nacido de una mujer», afirmó Francisco». En mi tierra dirían “Que le crea huapa”. Es incompatible tener una alta investidura y proceder como un patán ignorante. Es totalmente inaceptable. El papa debe ser papa todo el tiempo porque es el jefe máximo de la Iglesia Católica y debe aprender a serlo, aunque le cueste mucho.

Como  dije al principio:

 

«Cosas tiene el rey cristiano

que parecen de pagano».

Parroquia Santa María Magdalena     El papa Francisco I

 

154 ZAPATERO A TUS ZAPATOS

Se había producido un inusual período de intensas lluvias en la región de Piura desde noviembre de 1982 y todo el verano de 1983. La zona prácticamente se inundó y cundió la alarma en todo el mundo. En realidad en otras partes del mundo se produjo también este evento que se dio en llamar el “Fenómeno del Niño” por su asociación con la Corriente del Niño en el Norte del Perú.

De todas partes del país y de otras partes del mundo enviaron alimentos, medicinas, ropa y abrigo para ayudarlos en la desgracia.

También la Comunidad Industrial (CI) de la Cervecería Backus y Johnston acordó en Asamblea General donar 10 millones de soles que se decidió entregar a la Cruz Roja Peruana porque ellos estaban desde el principio trabajando en ese lugar.

Como yo era el Presidente de la CI, la Cruz Roja me invitó a viajar a la ciudad de Piura para observar en directo la distribución de nuestro donativo.

No dejó de llamarme la atención cuando se me dijo que el íntegro de la donación sería utilizada para adquirir alimentos y que estos alimentos serían comprados en la misma ciudad de Piura. ¿No era que estaba destruida?

La primera sorpresa que me llevé al llegar a la ciudad de Piura fue ver que estaba en una ciudad completamente estabilizada, pujante y briosa y que las personas desarrollaban su vida completamente normal.

Las más grandes empresas del país tenían allí enormes almacenes que funcionaban a todo vapor. No faltaba nada.

En Piura me recibió el Jefe de la Cruz Roja, un Odontólogo que era Profesor en la Escuela de Oficiales de la Guardia Republicana del Perú (GRP) en Lima. Me manifestó que desde el comienzo se hizo presente con su equipo, todos voluntarios como él, pero para poder viajar a Piura tuvo que dejar un reemplazo como Profesor en la EOGRP, pagado por él.

Me mostró los estragos que ocasionó en su momento “el Niño”. En las paredes del centro de la ciudad estaba carcomido hasta 1 metro de altura, señal de hasta donde llegó el agua en la inundación.

Fue él quien me explicó que la Cruz Roja, en todas partes del mundo, en caso de emergencias atiende solamente tres cosas: Alimento, techo y abrigo.

De la salud se encarga el Ministerio de Salud. Ellos atienden solamente Primeros Auxilios o prehospitalario durante la emergencia.

De las carreteras se encarga el Ministerio de Transportes y de la educación el Ministerio de Educación.

Es decir, que cada quien tiene su ámbito y sus obligaciones. Durante una emergencia la Cruz Roja tiene como función cubrir únicamente los ítems señalados anteriormente: Alimento, techo (generalmente carpas de campaña) y abrigo.

Inquieta pues que todo el que postula a un cargo electivo proponga como meta para su elección brindar seguridad a la ciudadanía. Para eso está la Policía.

Es, pues, el Ministerio del Interior quien debe proporcionar obligatoriamente seguridad a todo el país y no las municipalidades ni los congresistas. El Congreso debe revisar la legislación sobre la actuación policial y la adecuada utilización de las armas pensando siempre en el bien común.

Mal hacen entonces las municipalidades realizando tareas policiales y peor aun cobrando con exceso por un serenazgo ineficiente. La función de la municipalidad es cuidar la limpieza y el ornato de la ciudad.

Que cada quien asuma sus responsabilidades y si no lo hacen deben ser removidos de inmediato de su cargo.

Zapatero, a tus zapatos.

También recuerdo que me dijo el jefe de la Cruz Roja en Piura:

  • ¿Sabe por qué la gente viene siempre a la Cruz Roja y no va nunca a Defensa Civil?
  • ¿Por qué?
  • Porque a las cinco de la tarde Defensa Civil cierra sus puertas y no atiende a nadie, pase lo que pase. En cambio la Cruz Roja no cierra nunca y estamos siempre listos para atender a quien quiera que tenga una emergencia.
  • Buen punto.

 

153 VOCES DEL ALMA

Todos los sábados, desde hace 60 años, compramos el diario el Comercio, porque nos encanta resolver el Geniograma, creado magistralmente por el Dr. Mario Lara. En los últimos años, junto con el diario viene también la revista Somos, que lo leemos de cabo a rabo.

Generalmente es simple lectura que no alcanza a hacerme sentir emocionado, exceptuando, tal vez, un artículo de Nora Sugobono que dio pie para escribir el post “Arroz con Huevo frito”. Mis entradas los publico en mi página web Historias para contarlas.

El post que menciono ya fue incluido en mi libro digital “Cuentos de mi Blog.

Esta vez, sin embargo, encontré dos artículos que me han llegado al alma, en el Nº 1741 de la revista Somos:

Uno es “Maratón de emociones” de Luciana Olivares en su Sección Con la Luz Prendida. Me ha enternecido su franqueza que la comparto y que a la letra dice:

Nunca fui buena con los deportes, pero sí  una deportista entusiasta. Era de las que se inscribía a entrenar salto largo en el colegio, a pesar de mis piernas cortas. La que se apuntaba para integrar el equipo de vóley pero le recomendaban que mejor tocara flauta en la banda. Cuando había que armar equipos para alguna competencia, siempre me escogían entre las últimas”.

Ya he declarado antes que nunca fui bueno con el dribbling en el fútbol y siempre era el último en ser “llamado” para armar un equipo, pero descubrí que nadie quería jugar de back izquierdo, de manera que esa era la solución: jugaba de defensor izquierdo y me obligaba yo mismo a patear con el pie izquierdo siendo diestro y así participaba en todos los partidos de los días sábado a la salida del colegio. No necesité ser entusiasta sino observador.

Quizás Luciana debía leer un poco más a Mafalda, donde Miguelito dice “¿Desde cuándo los entusiastas tenemos que dar soluciones?”.

El segundo artículo es de Elsa Estremadoyro sobre el Dr. Jaime del Castillo. En ese artículo ella cita al doctor:

Dar afecto al paciente y transmitirle seguridad es indispensable para que pueda confiar en que se va a curar. El enfermo me está dando su vida y con ella su alma; mi respuesta es tratarlo como si fuera un miembro de mi familia. Es fundamental mirarlo a los ojos y darle la palabra adecuada con cariño”.

Hermosas palabras que rinden de inmediato efecto en el paciente, pero muchas veces no es necesario decirlo pero es importante que el paciente lo vea actuar. Cuando llevaba a mi pequeña Luisa de 5 años con ataque de asma a las tres de la mañana, con toque de queda, al Hospital del Niño, ella estaba inquieta sin poder respirar, atenta a lo que ocurría, los internos la estaban atendiendo en cuanto llegábamos, pero aparecía en su radio de visión el Dr. Estacio, Jefe de Emergencia, e inmediatamente se abandonaba, sabía que se iba a sanar con total seguridad. Fueron muchas las veces que llegamos al Hospital del Niño durante los tres años que duró su asma. Tenía plena confianza en el doctor.

A mi hermana Mónica le hicieron trasplante de riñón en el Hospital Rebagliati y muchas veces tuve que llevarla a Emergencia en la madrugada por que se sentía mal. En una de esas un médico se acercó a revisarla, en una cama de emergencia improvisada con cubículos separados con sábanas, con una sonrisa en los labios mientras le mostraba la campana de su estetoscopio “Vamos a ver cuánto ha amado este corazón. Sí, es verdad, este aparatito me va a decir cuánto ha amado tu corazón”. Era notoria la empatía médico-paciente y se notó que una tranquilidad embargaba a mi hermanita. Pronto fue dada de alta.

Pero en cuanto al dichoso hospital de emergencias del doctor Del Castillo jamás lo recomendaría por la brutal experiencia que me tocó vivir y que lo describí en un post de mi blog.

Como dije, esta vez fue muy provechosa para mí la revista Somos y lo agradezco de corazón.

La revista Somos               y              Los entusiastas

 

151 EL AMOR EN TIEMPOS DE PANDEMIA

El amor siempre se ha caracterizado por darlo todo por los seres amados. Se hace más patente cuando ocurren situaciones que ponen en peligro la salud y la vida de todos. Se hace necesario, ya no solamente hermoso, cuidar a las personas de tu familia, donde quiera que estén, y a las personas de tu entorno cercano.

Desde el 16 de marzo estamos confinados a nuestra vivienda. Nadie puede salir libremente, sino solamente para conseguir lo necesario para subsistir. Estamos también con toque de queda para disminuir la movilización y el contacto de las personas. Si sales debes realizar al regresar todo un protocolo de desinfección de tu persona para evitar contaminar a tu familia.

¿Por qué es todo esto?

Porque se ha diseminado un virus llamado Coronavirus, que es una extensa familia de virus que puede infectar animales y humanos, y cuya denominación oficial es COVID-19  porque parece que se originó en diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan en la China Central.

El virus se transmite generalmente de una persona a otra por vía de las pequeñas gotas que se emiten al hablar, estornudar, toser o espirar. Se difunde principalmente cuando las personas están en contacto cercano, pero también se puede difundir al tocar una superficie contaminada y luego la propia cara.

Los síntomas más comunes son la fiebre, la tos seca y dificultades para respirar. Las complicaciones pueden incluir la neumonía y el síndrome respiratorio agudo.

Para salir, solamente por necesidad, debes ponerte guantes y mascarilla o tapabocas. Muchas de nuestras obligaciones laborales quedaron truncas y se nos hace difícil y hasta penoso conseguir dinero. Y, curiosamente, el dinero es sumamente necesario para subsistir o corremos el riesgo de llegar al final de la pandemia sanos pero morirnos de inanición: mientras menos tienes más terrible es esta posibilidad.

Es común ver y leer en el Facebook o en la televisión imágenes de personas que incumplen las normas de urgencia y los comentarios que los satanizan y los culpamos de nuestros males. Pero muy pocos nos ponemos en sus zapatos para entender mejor sus motivaciones, y a esto le llamamos solidarizarnos: culpar a los demás. Pero el mal está en todas partes, con culpables o sin culpables. No por criticar nos vamos a salvar.

Está claro que las personas débiles o con males preexistentes menos van a poder sobrevivir: mientras más grave sean sus males, más pronto caerán en las garras de la tal enfermedad y será muy difícil que puedan salir de allí.

Estoy, precisamente, en este grupo y mis hijos no me dejan salir. Ellos prefieren sacrificarse para salvarme. Sus relatos no son épicos sino apocalípticos: Se tarda una hora para entrar a Plaza vea, en el mercado o en cualquier tienda que vendan artículos de primera necesidad tardan igual. Aunque tengan, las tiendas no pueden vender otros objetos que no sean de primera necesidad so pena de ser sancionadas, lo cual es de una torpeza mayúscula. No sólo tenemos que sobrevivir, también tenemos que vivir. En casa tenemos una anciana postrada en cama y una niña de tres años que tienen otras clases de necesidades. El seguro social entrega incompletas las medicinas en nuestro domicilio. Pertenecemos al Padomi y nuestra doctora de cabecera nunca nos ha llamado para averiguar cómo estamos ni para averiguar sobre las medicinas que están obligados a darnos. Nos llega incompleto y no tenemos con quien conversar en el Padomi para hacerles entender lo que nos está faltando. Estamos aislados y nadie nos viene a ver.

¿Qué hacer?

Cuidarnos y cuidar a tus seres queridos utilizando, sobre todo, el sentido común. Cumplir lo más que se pueda las directivas  aunque te parezcan jaladas de los cabellos, pero a lo mejor tu Ángel de la Guarda te está sosteniendo, aunque sea de un pelo.

El virus que puede ser mortal: COVID-19