131 EL MIEDO

Muchas veces ocurre que estás desprevenido y alguien viene por detrás de ti, un amigo, y te golpea la corva de tu pierna. Te hace trastabillar pero también te asusta. Piensas que puede ser un ataque o un asalto. Y cuando el amigo se ríe porque lo cree gracioso solamente piensas que es un “retrasado”.

El miedo es eso, pensar que puede estar ocurriendo algo muy peligroso. Puedes simplemente sonreír o puedes contra atacar con un golpe, pero su risa te detiene. O, si estás entrenado, primero golpeas y después averiguas. Entonces el “amigo” pensará que tú no aceptas una broma.

Tener miedo dicen los especialistas te prepara para cosas verdaderamente difíciles. Esto es cierto cuando estás en el frente de batalla. En nuestra ciudad el frente de batalla es toda la ciudad porque en cualquier momento te asaltan con armas. Poco puedes hacer porque si te defiendes te matan y luego los fiscales y jueces los dejan libres. Libres para volver a atacar. ¿Por qué será que no atacan a policías, fiscales ni jueces?

Es mayor el miedo cuando tiene que ver con seres de otro mundo. El personaje que representa el pequeño gran actor Haley Joel Osment en “Sexto Sentido”, podía ver y hablar con fantasmas pero le daba mucho miedo. Esto es natural. Los he visto siempre pero tengo miedo al encontrarme con ellos.

El sexto sentido

Desde pequeño dormí solo. En una habitación interior mi papá construyó una cama de dos pisos. A partir de allí, fue mi cama. Tomé el segundo piso, nadie dormía en el primero y nadie más dormía en esa habitación. Me resultaba muy conveniente. Cómo era músico profesional desde los 12 años, los domingos dormía hasta tarde y nadie me podía bajar de mi cama. No alcanzaban.

Comencé a tener unas pesadillas terribles. Mi mamá conversó con la abuelita de los Schultz, vecinos, y ella le contó que en esa casa vivió una familia muy pobre, tan pobre que cuando murió su hijo de 12 años no lo llevaron al Cementerio General sino lo enterraron en el interior de su casa. Le mostró a mi mamá donde lo habían enterrado. Precisamente donde estaba ubicada mi cama. Entonces cuando tenía las pesadillas mi mamá venía a poner la tijera de acero debajo de mi almohada y así podía dormir tranquilo.

Mi mamá me decía que cuando nací tenía un “velo veneciano”, una membrana, cubriendo toda mi cabeza. Que esto me permitiría ver siempre a los fantasmas. Así ha ocurrido desde entonces. Pero siempre me asusta y por esa razón ando todo el tiempo con una navaja de acero, la contra para hacer correr a los espíritus. El miedo a los espíritus es moneda corriente en Iquitos.

Pero no los evito puesto que llevo en todo momento mi navaja.

Un compañero de colegio, Carlos Quevedo, que fue a estudiar al Colegio Militar Leoncio Prado en Lima, nos contaba que nadie quería pasar la noche en la Enfermería del cuartel porque allí penaban las almas. Pero si te enfermabas tenías que internarte en la Enfermería, entonces debías lidiar con tu enfermedad y los fantasmas. Era de terror. El CMLP fue hospital, campamento de refugiados, cuartel y finalmente colegio militar; y mucha gente murió allí y muchas almas aún penan.

Cuando murió don Emilio Salinas junto con su esposa en un accidente de tránsito a la salida del Pasamayo, su alma fue vista a la hora de su muerte en un rincón de la Bodega de Gobierno, en el subsuelo de la Cervecería Backus en El Rímac. Se había pasado 35 años de su vida en ese lugar.

Dicen los expertos que cuando una persona muere su alma empieza a recorrer sus pasos por donde anduvo en vida. Algunos los pueden ver.

Mi hermano César vio a su amigo “Globito” al día siguiente de su muerte, en el cielo raso de nuestra casa en la calle Tacna en Iquitos.

Yo vi a mi mamá a los tres días de fallecida cuando vino a mi cama, abrió mi mosquitero y se quedó mirándome, en nuestra casa de la calle Pablo Rosell en Iquitos.

Mi yerno Jorge Canaval vio a mi hermana Mónica en su casa de Miraflores a los dos días de fallecida. Su bebita, Andrea, no podía dormir, lloraba intensamente. Su mamá, mi hija Claudia,  la llevaba a su cama y con ellos podía dormir. Mónica falleció un jueves y el domingo se hizo la misa que ofrece el Cementerio Campo Fe Norte en su Capilla. Allí le dije a mi hermano Raúl QEPD, hombre pegado a la Parroquia de su barrio y entendido en esos asuntos. Él me dijo “No hay problema, que el padre le imponga las manos”. Me acerqué al sacerdote y le dije “Padre, impóngale las manos a mi nieta. Mi hermana la está visitando por las noches”. Le impuso las manos con unas frases rituales y se acabó el problema. Nunca más se alteró la niña y mi hermana pudo cruzar la luz definitivamente.

El shapshico es el fantasma juguetón de un niño muerto. En la casa de Jorge Barreyro, toda su familia lo veía todo el tiempo. Hicieron de todo para expulsarlo. Hasta un sacerdote bendijo la casa para hacer que se vaya. Hasta que trajeron a un brujo del Putumayo y, luego de hacer sus rituales,  él les dijo que allí vivió un niño de ocho años que murió hace mucho tiempo, que considera ese lugar su casa y que no se va a ir jamás. De manera que la familia Barreyro Amaya aprendió a convivir con el shapshico. Pero mis hijas cuando tenían que pasar del comedor a la calle, la sala siempre estaba a oscuras, solían correr a todo vapor sin mirar ni a la izquierda ni a la derecha. Se aparecía todas las noches desde el atardecer en el Taller de Motos de Jorge, a un lado de su casa. Aparecía sonriendo, con una sonrisa pícara, como diciendo “Ya estoy aquí”. Jorge le increpaba “Ya has venido ¿di? ¡Vete de aquí!”. Pero el shapshico le ignoraba y se movía de uno a otro lado.

El shapshiico

Pero algunos fantasmas nunca estuvieron vivos, como “El diablillo”. Vean mi libro “En nuestra Selva”. Ese nombre le pusieron los niños. Eran 20, de 8 a 12 años, varones y mujeres, y lo vimos todos. Se propusieron hacerle  correr. Todos en la Selva saben que el ruido y las luces hacen correr a los fantasmas. Excepto tal vez la mujer de Dueñas, ver el mismo libro, quien a plena luz del día “huicapeaba” a su marido cuando ya estaba muerta. Huicapear es golpear con un objeto arrojadizo, preferiblemente con un trozo de rama.

Cuando fuimos a ver la película de estreno en el cine Excelsior en Iquitos en función de noche, “Drácula” con Christopher Lee y Peter Cushing, era una película sumamente impresionante y muy aterrorizante, que ninguno de mis amigos quiso regresar sólo a su casa. Tuve que acompañar a todos hasta sus domicilios.

Años después compré el libro de Bram Stoker “Drácula”. Ya lo había leído varias veces y lo tenía sobre mi cómoda en La Oroya, donde fui a trabajar cuando me gradué de Ingeniero Químico. Vino a visitarme Elba. Elba es el apócope de “El bagre”, como le decían a mi amigo Raúl, Ingeniero mecánico, natural de San Jerónimo de Tunán, a pocos kilómetros de La Oroya. Lo tomó y me dijo “me lo prestas”. Se fue antes de poder decir nada. Al día siguiente lo trajo de vuelta. Sorprendido pregunté “¿Ya lo terminaste?”No –dijo – estaba comenzando a leerlo cuando sentí que alguien estaba a mi espalda. Lo cerré y me eché a dormir, asustado. Nunca más”.

Drácula

 

121 EL CANCIONERO DE NUESTRA VIDA

Mi esposa Maria Judith Alva Rivera  tiene la voz aguda, voz necesaria para ser Profesora de Educación Primaria cuyo timbre de voz le permitía ser escuchada nítidamente por los 60 alumnos de su Clase.

El mío es más bien ronca, especial para voz de mando y me fue útil cuando fui soldado de la Patria.

Pero ambos compartíamos una afición que nos unía: el canto.

Las canciones que se escuchaba en la radio, jaranas criollas, o en el cine Belén, canciones rancheras, nos servían como excelente pretexto para cantar a dúo.

Ella cantaba con voz impostada de soprano falsete, tal y como le enseñaron a cantar las monjas del Sagrado Corazón en el Internado de Requena y en la Escuela Normal de Iquitos. Pero muchas veces sabíamos la canción pero no la letra por lo cual adquiríamos cancioneros y cantábamos las canciones más conocidas. Era un buen ejercicio amén de una buena manera de estar juntos.

En resumen, nuestra afición compartida era  contarle yo la obra de literatura que había leído, entonces había leído miles de libros, y ella la oyente más atenta que todo orador sueña con tener, ir al cine,  y cantar juntos; además de pasear por las calles de Iquitos, las Plazas y los lugares de baño, piscina de Pucayacu, rio Itaya, lago Morona y la playa de Nanay. Lo pasábamos bien y cada vez nos compenetrábamos más para llegar con ansias al matrimonio.

Luego de casados continuamos con nuestro canto a dúo, y cuando nos separamos por cuestiones de mi trabajo, ella enseñaba a nuestras hijas canciones representativas de   nuestra tierra: Ellas formaban un trío melódico. Básicamente ella les enseñaba principalmente el vals Iquitos y Amazonas de Julio “Chispa” Elgegren Pinedo y también el vals Hermosa loretana.

Cada que llegaba a Lima, recorría el corredor entre el Parque Universitario y la Plaza San Martín y en alguna librería al paso encontraba cancioneros que los adquiría y constituía nuestro más preciado tesoro que nos permitía cantar las canciones que escuchábamos en la radio o en las películas mexicanas. Aún conservo estos cancioneros aunque ya no lo cantamos, ella ya no puede hacerlo. Así tengo:

  • Cancionero Escolar Editorial Bruño
  • 200 Valses Criollos Ediciones Comerciales 1971
  • Selección de Valses Criollos de Ediciones Díaz 1971
  • Selección de los Mejores Boleros de Ayer, de Hoy y de Siempre Editorial Inkari
  • 1000 Boleros de todos los Tiempos Tomo 1 Centro Gráfico 1993
  • Cantares de México Editorial Goicochea
  • Los Mejores Tangos Ediciones comerciales
  • Vive Cantando Parroquia Santa María Magdalena

Claro, el Cancionero Escolar es de su época en la Escuela Normal y contiene las partituras, y Vive Cantando es el cancionero que hace algún tiempo editó nuestra Parroquia pero nunca más publicó una actualización y  en los Via Crucis cantamos cantos que no están incluidos en este cancionero.

Fue mi hija Claudia quien nos pasó el post “Por qué los pacientes con demencia recuerdan su canción favorita”.

            El proyecto se basa en la idea de que si a la gente con la enfermedad se le ofrece un acceso frecuente a la música en la que están arraigadas sus memorias y experiencias pasadas, la música puede mejorar su estado actual, disminuyendo la agitación, depresión y ansiedad, mejorando la interacción y aumentando su sentido de identidad.

Por ello elaboré «PLAYLIST CANCIONERO DEL AMOR», cancionero con nuestros temas más queridos, 16 en total, con el lema

“Ser capaz de reaccionar ante la música es lo único que la demencia no puede destruir”

Este es pues el Cancionero de nuestra vida y lo cantábamos juntos con emoción y nuestro corazón vibrando al compás de cada tema.

Los temas contenidos en este Playlist son:

                    Alabaré                                               Alma, corazón y vida

                   Cielito lindo                                       El mar y el cielo

                   El reloj                                                 El trece de mayo

                   Estrellita del sur                               La Contamanina

                   Las mañanitas                                   María bonita

                   Me he de comer esa tuna               Muñequita linda

                   Oh buen Jesús                                    Solamente una vez

                   Tengo una muñeca                            Tú reinarás

            Durante un año tuvimos esta hermosa terapia, luego perdió el interés por el cancionero, así como por muchas otras cosas más.

Cuando mi amada esposa estaba pasando por el proceso de cambio que le ocasiona el Mal de Alzheimer, estaba de pie a mi lado mientras yo lavaba los platos luego de la cena, entonces aprovechaba para cantar nuestros cantos más reconocidos y ella me hacía el dúo en voz alta. Fueron unos 6 meses aproximadamente, y después ya no quiso cantar.

Llegó de visita Elmira Amaya, antigua amiga nuestra y cantora y rezadora profesional, como ex monja sanjosesina. Le conté lo que estaba pasando, después de haber cantado a dúo “ahora ella ya no quiere cantar”. Elmira me preguntó “¿Cuáles son esas canciones? A ver, vamos cantando”. Estábamos sentados en la mesa, y di la voz de nuestros cantos conocidos.

Elmira con su voz potente hizo que Judith también volviera a cantar con nosotros. Fue muy bonito y llenos de entusiasmo cantamos toda la tarde, pero fue también la única vez. Judith nunca más cantó conmigo ni con nadie.

 

120 EL LLASBÁN

Es de todos sabido que muchas cosas son llamadas por su marca como si fuera ese el nombre del objeto. Pedimos una Llilet (Gillette) para referirnos a una hoja de afeitar sea de la marca que fuera. Para nosotros es simplemente una Llilet, aunque los anglófilos prefieran decir razor blade.

Llamamos táper al recipiente para comida, desconociendo que Tupperware es una marca registrada por el químico norteamericano Earl Silas Tupper y fue presentado como el tazón maravilla. Aún muchos prefieren llamarlo bowl, la Rae lo reconoce bol, para referirnos a un simple tazón.

En La Oroya teníamos un pay loader, cargador frontal, y a un trabajador que tenía prognatismo bastante pronunciado le decían “peylouder”. A otro trabajador que su prognatismo no era tan sobresaliente le decían “michigan”. Michigan era la marca de un cargador frontal chico.

Es proverbial que en la selva se llame “frishi” a la refrigeradora porque las primeras refrigeradoras que hubo en la ciudad, en los años cincuenta, eran de marca Frigid Air, que en boca de los loretanos suena a frishidera y de ahí se derivó a la forma más corta “frishi”.

En nuestra selva tenemos la tansharina, forma loretana de la tangerina (se pronuncia tanllerina) a la cual en la costa suelen llamar mandarina.

Este tema viene a raíz de que en nuestra tierra al bombo de la orquesta le llaman “llasbán”. El músico que lo toca es el llasbanista. Todo porque en las películas antiguas, estaba de moda en los estados Unidos el Jazz (Se pronuncia llas) y el nombre de la orquesta de Jazz lo ponían en el bombo. De manera que para todos los loretanos, el bombo es el llasbán, porque así estaba escrito en el mismo bombo con letras de molde. Hasta Woody Allen es músico y toca el clarinete en la New Orleans Jazz Band.

Si se fijan bien en las fotos antiguas, el bombo luce en letras de molde, junto con el nombre del conjunto las palabras mágicas JAZZ BAND.

Así tenemos la Pérez Prado Jazz Band, la The Southern Rag Jazz Band, Porteña Jazz Band, Chris Barber Jazz Band, Caxton ST. Jazz Band, Bohem Ragtime Jazz Band, Retaguardia Jazz Band, Madrid Hot Jazz Band, Original Dixieland Jazz Band, Preservation Hall Jazz Band, Small Jazz Band, etc.

Algunas Bandas de Jazz conocidas

 

119 ANEMIA

           La anemia es una afección que se caracteriza por la falta de suficientes glóbulos rojos sanos para transportar un nivel adecuado de oxígeno a los tejidos del cuerpo. Si tienes anemia, es probable que te sientas cansado y fatigado.

            Hay muchas formas de anemia, cada una con causas diferentes. La anemia puede ser temporal o prolongada, y puede variar entre leve y grave. Consulta a un médico si sospechas que tienes anemia, ya que esta puede ser indicio de una enfermedad grave.

            Los tratamientos para la anemia varían desde la toma de suplementos hasta la realización de procedimientos médicos. Es posible que puedas evitar algunos tipos de anemia si sigues una dieta saludable y variada”.

Fuente: mayoclinic.org

 

Los casos que requieren tratamiento médico están lejos del alcance de este post. Aquí solamente vamos a tratar aquellas cuestiones de anemia derivados de la falta de alimentación. No diré “falta de una buena alimentación” porque la alimentación, buena o mala, es siempre necesaria para no caer en la anemia.

Esta anemia es la que preocupa a propios y extraños, la que da pie a que el Gobierno haga declaraciones rimbombantes y carentes de sustento porque desconocen todo lo relacionado con la situación. Ignorantes de cabo a rabo: que alguien inventa unas galletas de sangrecita, de inmediato le dan premios y halagos. Ya tenemos la solución para una cuestión tan compleja como puede ser la anemia.

Mi hija Claudia siempre ha dicho que la anemia solamente se soluciona con “vitamina O”. Vitamina olla. Es decir, con comida. Nada que ver con galletitas.

El hombre no es capaz de producir sus propios nutrientes pero puede procesar los alimentos, por eso debe comer de todo, carne  (res, cerdo, carnero, chivo, pescado, pollo), leche, carbohidratos, menestras, legumbres, verduras y frutas.

Si no le damos suficiente alimento al niño va a sufrir de anemia. Y aquí tiene mucho que ver con las campañas de “Coma sano” y los “Octógonos en alimentos procesados”. También se incluye en este rubro la “lonchera nutritiva”.

Dejémonos de cosas y pongámonos de acuerdo: queremos niños sanos o niños anémicos o tal vez niños obesos. Para todo estamos listos para saltar y defender, menos el sentido común.

De niño era flaco pero en mi casa jamás faltó la comida abundante. Se decía entonces que así era mi contextura. Estaba en uso un viejo refrán “el que nace barrigón, aunque le fajen de niño”. De joven pesaba 48 kilos y necesitaba 50 para postular a la Escuela Militar. Mi papá me llevó al médico para que me hiciera subir de peso pero el médico solamente me recomendó que comiera chocolate. Entonces estaba en boga el chocolate suizo Toblerone. Nunca llegué a los 50 kilos tan ansiados.

En lo que se refiere a la lonchera nutritiva deben saber que ninguna lonchera debe ser “nutritiva”. No es un almuerzo ni una cena, es solamente un tentempié. Algo que se ha vuelto una costumbre y nada más que eso. Recuerden que el niño recibe en su casa desayuno, almuerzo y cena, que sí deben ser nutritivos. De lo contrario estaríamos creando una generación de obesos.

Mi prima Blanca, del Callao, despertaba a sus dos hijos a las once de la mañana. Les daba su almuerzo y los mandaba al Colegio, sin lonchera ni fruta ni plata para llevar. Se ahorraba el desayuno.

Mi amada esposa se trasladó de Requena a Iquitos para postular a la Escuela Normal de Mujeres “Sagrado Corazón de Jesús” donde estudiaban internadas. Ingresó becada. Pero al pasar el examen médico el Dr. Gil le dijo que deberá estudiar como alumna externa porque estaba anémica y necesitaba alimentación especial, no comida de internado. Le indicó además ponerse inyecciones intramusculares dolorosas de Feranin. Cuando la conocí, ya profesional, pesaba 48 kilos con 1.65 m de estatura. Hasta hace 6 años, cuando enfermó de Alzheimer, pesó 48 kilos. Ahora, tal vez, pesa 60 kilos, porque le doy su alimentación en la boca. Y, además, los Alva eran los cahuaypillos de Requena. Es decir, de los más importantes porque eran productores de alimentos que suministraban al Internado de varones, al Internado de mujeres y al Cuartel del Ejército. Pero todos ellos eran de poco comer. Pueden verlo en mi libro digital “Nuestro Amor”. Pero aun así, mi esposa era la única flaca de la familia Alva.

Mi hija menor cuando tenía 15 años tuvo acné. La llevé al Dermatólogo especializado en acné y publicitado en las Páginas Amarillas. Le tomó muestras de los granos para análisis a fin de recetarle el antibiótico más indicado para su caso. Su esposa era Cosmiatra y se encargaba de la “limpieza facial”. Todo en un solo lugar, en San Borja.

Fue él quien me dijo:

  • ¿No ven en la calle muchas colegialas con el cabello todo desteñido? Es por la anemia debido a que no se alimentan. Nada que no pueda subsanar un buen churrasco.

De manera que ya lo saben, solamente una alimentación balanceada evitará la anemia. Tal vez algunos necesitarán algún suplemento alimenticio para completar su dieta, pero nada más.

Pero para que un niño pueda tener una buena alimentación, sus padres deben tener un empleo y es tarea del Gobierno crear las condiciones para que las empresas se desarrollen y puedan contratar personal. El Presidente no está para pasear y recibir homenajes, halagos y adulaciones sino para gobernar, es decir, para poner al país en acción. ¿Nadie se lo ha dicho?

 

117 EL DÍA QUE MI SERIE FAVORITA HIZO FALLAR A MI AMADA ESPOSA

Siempre pensamos que mi esposa, quien sufre de Alzheimer, no atiende los programas que ve en la televisión, pero más de una vez nos ha mostrado lo contrario. Pueden revisar el post 22 Las andanzas de mi amada esposa 1.

De hecho nos ha hecho saber que el programa infantil Robin Hood no le gusta y Criminal Mind la perturba y asusta. No las pongo nunca.

Normalmente ella ve programas del canal infantil del cable, pero algunas veces para relajarme un poco me echo a su lado en la cama y veo mi serie favorita: NCIS (Naval Criminal Investigative Service o Servicio de Investigación Criminal Naval).

            NCIS es la principal agencia de investigación del Departamento de la Marina de los Estados Unidos

Esta serie tiene un tema musical que la ponen al iniciar y al terminar el programa. Quizás sea conveniente anotar que el Psicólogo César Peche, vecino de la Quinta, me había recomendado que la hiciera escuchar música clásica, pero a ella ni cuando estaba sana le atraía y ahora que está mal, menos. En cambio la música rítmica si la pone en movimiento.           Cuando podía caminar la llevaba al baño poniendo a todo volumen Radio Q, cuyo tema de fondo siempre es bien rítmico, y nos íbamos bailoteando al ritmo de la cumbia.

Si han visto la serie NCIS entonces conocen el tema musical característico que es rítmico y tiene bastante percusión. Cuando suena la música ella sacude todo su cuerpo en la cama al compás del ritmo. Ahora no se puede mover mucho, pero entonces lo que hace es seguir la música con los dedos índice en punta y haciendo arcos con las dos manos al mismo tiempo y en sentido contrario como si estuviera marcando el compás uno dos, uno dos, uno dos, como el Director dirigiendo a la Banda de Músicos.

Mi esposa, entonces, ve conmigo la serie y cuando aparece la última escena del programa ella levanta las dos manos, lista para empezar la marcha, e inmediatamente comienza la música. El televisor está hacia la derecha de nuestra cama y ella mira la pantalla en esa dirección, pero para  dirigir la Banda mira hacia el frente, en dirección al espejo del tocador y todo el tiempo que suena la marcha ella mueve las manos como si fuera la directora de la marcha.

Pero un día NCIS falló y le hizo fallar a mi esposa: vio la última escena, levantó las manos, los dedos índice en punta, y volteó la mirada hacia el espejo, lista para iniciar el desfile… pero la marcha no sonó. Vi su cara de sorpresa y volteó la vista al televisor como Condorito cuando dice «exijo una explicación». En ese momento empezó la marcha, ella volvió la mirada al espejo y comenzó entonces a dirigir la música con las manos. Es agradable ver la satisfacción en su rostro cuando todo sale bien. Y la música salió bien.

Si no han tenido oportunidad de ver la serie pueden escuchar aquí el tema musical

https://www.youtube.com/watch?v=jRQAF3CLQ84

 

112 LA TERCERA EDAD

Mi amiga Salvith Karen Meléndez Ruiz publicó el día 20 de octubre de 2019 una imagen referida a la tercera edad.

Dice allí:

“Cuando veas a un Adulto Mayor vendiendo algo que puedas pagar sin problema ¡Ayúdalo! Sólo hacen lo posible por sobrevivir”

Luego de compartirlo me puse a reflexionar.

Recordé cuando mi nieta Andrea tenía 5 años acudí a su casa para cuidarla hasta que llegaran sus padres. Fuimos a la bodega de la esquina para tomar una gaseosa y unas galletas. Nos ubicamos en una mesita pequeña y cerca de nosotros estaba un señor solo.

Andreíta me preguntó

  • Abuelo, ¿ese señor es viejo?
  • Sh, no hables fuerte y no lo señales

Pero ella se acercó al caballero y le preguntó directamente

  • Señor ¿Es usted viejo?
  • Je, je, y bueno… a alguno nos toca ser viejo

Regresó muy oronda a nuestra mesa

  • ¿Ya ves, abuelo? Ese señor es viejo

Hice una venia y una sonrisa al señor por su gentileza y paciencia con mi bebe.

Cuando Andrea tenía 8 años estábamos en mi casa y salimos para ir a Metro. En la vereda estaba sentado en una silla portátil destartalada un anciano. Me detuve, saqué un sol y se lo di. Al reanudar la marcha le expliqué a mi nieta

  • A los niños que piden limosna nunca les doy nada. A ellos deben mantenerlos sus padres y es una vergüenza que esos padres envíen a sus hijos a pedir limosna en vez de irse a trabajar en lo que sea. A los ancianos sí porque ellos ya no tienen oportunidad.

Desde entonces, cada que veíamos al señor sentado en la vereda la bebe cogía mi monedero de mi bolsillo, sacaba un sol y se lo daba.

Es cierto que las personas mayores ya no tienen oportunidad. Sobre todo en un país como el Perú donde a los 40 años de edad ya eres viejo y nadie te da trabajo. Inclusive empresas grandes y consideradas pilares de la sociedad como la Cervecería Backus que a los 54 años de edad me dio de baja, sabiendo que ninguna otra empresa me iba a dar una oportunidad. Es una vergüenza que tuvo consecuencias porque al no poder seguir pagando mi AFP tuve que solicitar mi “jubilación anticipada” con una pensión miserable.

En 1998 participé y gané el Concurso Público para el Nombramiento de Docentes y Directores (Ley Nº 26974) para enseñar Computación en un Instituto Superior en la USE 03 de San Borja (Ahora es la UGEL 07), pero el Director de la USE de San Borja se negó a entregarme el puesto, por razones que solamente este miserable puede saber.

Acudí al Ministerio de Educación pero nadie me atendió y al bajar la larga escalera del segundo piso sufrí un terrible accidente y la doctora del Ministerio solamente atinó a “despacharme” en una ambulancia al “infierno, léase Hospital Casimiro Ulloa. Vean el post Nº 76 “La Asistencia Pública”.

Por estas razones es que recibo mi “jubilación anticipada” desde el 01 de abril de 2003, puesto que ya no podía seguir cotizando mi AFP hasta julio del 2009 cuando cumplía 65 años de edad.

La Defensoría del Pueblo dice en su página oficial:

“Por ello, la Defensoría del Pueblo considera a las personas adultas mayores como uno de los grupos de atención prioritaria y sus intervenciones se encaminan a la protección de sus derechos a través de las siguientes acciones: supervisión de la administración estatal, promoción de derechos, fortalecimiento de capacidades y coordinación interinstitucional. Nuestras acciones se desarrollan principalmente en los siguientes temas: derecho a una vida digna y libre de violencia, derecho a la pensión, salud, derecho a la participación, acceso a programas sociales y servicios de cuidados”.

Pero no es cierto, no me ayudaron cuando Sedapal nos cobró de manera abusiva y nos obligó a pagar porque ni a la Defensoría ni a la Municipalidad de Pueblo Libre les importó mi edad, que soy Adulto Mayor, soy de la Tercera Edad o simple y llanamente soy Viejo. A nadie le importó la injusticia. A nadie les importa, pero el alcalde organiza y desfila marchando en el Pasacalle por el Día Mundial Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez. Solo para lucirse pero nada de ayudar, y eso que soy vecino VPP. Para presentar una queja o un reclamo en Indecopi primero debes pagar la tasa de S/ 36.00.

Miente, miente, miente.