61 HABER NACIDO EN ESTE SIGLO

Me siento afortunado al haber nacido el 29 de julio de 1944, en la ciudad de Iquitos, capital de la Provincia de Maynas en el departamento de Loreto – Perú. En la primera mitad del Siglo Veinte.

Mi sobrina Flora me preguntó ¿Por qué te sientes afortunado, tío?

En realidad la respuesta es simple, porque nací el 29 de julio, solamente 54 días después del Día D, el desembarco en Normandía que dio inicio al fin de la Segunda Guerra Mundial.

Mi nacimiento, pues, estuvo enmarcado en un momento de gran tensión mundial, mientras que nuestro país tenía también su propia gran tensión con un país vecino desde hacía mucho tiempo. Esa tensión origina grandes hombres y grandes soluciones.

Que la guerra mundial nos tocó de cerca lo vivimos cuando a los 6 años de edad fuimos al cine y también habían ido nuestro reciente vecino Jan (Llan) con su mamá, una mujer alta y muy blanca. En aquel entonces, antes de dar la película pasaban el noticiero NO-DO. En ella se veía cómo los nazis habían asesinado a mucha gente, seis millones, y las imágenes mostraban los cadáveres colgados del cuello como animales. De pronto Jan se puso a gritar llorando “mi papá, mi papá”. Él y su madre salieron del cine abrazados y llorando. Jan había reconocido entre los muertos a su papá.

Hemos sido testigo de grandes acontecimientos que han ocurrido en nuestro país y en el mundo entero.

Cuando fui soldado, en 1962, usamos la regla de cálculo para las operaciones matemáticas en la Central de Tiro, y esta regla de cálculo recién se comenzó a utilizar en nuestra universidad en el año de 1966.

Regla de cálculo

El 20 de julio de 1969 dos astronautas norteamericanos, Neil Armstrong  y Edwin Aldrin, caminaron en la luna. Viajaron en el Apolo 11.

Vimos el nacimiento y desarrollo de tecnologías de avanzada que cambiaron el mundo. Si bien en Lima ya existía la televisión, era en blanco y negro, y un profesor del colegio nos contó en Iquitos cómo había venido a Lima  y asistió a la Feria Internacional del Pacífico donde pudo ver una televisión a color, la cosa más maravillosa. Ahora ustedes tienen todos televisión a colores y les parece nada nuestro asombro por cada uno de estos surgimientos que en su momento nos pareció tremendo, y en verdad lo fue.

Antes que las sumadoras portátiles o las calculadoras, de cualquier tipo, electrónicas, tuve la primera calculadora mecánica de bolsillo, el Addimult, que me facilitó en gran medida la recolección de datos de importación para la elaboración de mi Tesis.

Tuve la primera calculadora de bolsillo Sharp, todo un lujo y muestra de una creciente pasión por la tecnología. También la agenda electrónica Sharp, que hasta ahora funciona.

Útiles tecnológicos

El 10 de marzo de 1986 pasó por el cielo peruano el Cometa Halley, que gira alrededor del sol y cada 76 años pasa cerca de la Tierra. Tuvimos la oportunidad de verlo en vivo gracias a la televisión porque jamás iba a llevar a mi familia a los balnearios del sur para verlo en vivo y en directo. Desde niño fui entrenado por mis padres para no ubicarme en ninguna situación que no me permita la rápida retirada por cualquier emergencia. Fue una experiencia alucinante. La próxima vez que pase será en el año 2062, no falta mucho.

En Iquitos no hubo televisión hasta que el general Velazco Alvarado desmanteló el Canal 11 de Ricardo Belmont y lo envió a Iquitos donde se convirtió en canal del estado, en blanco y negro.

En Lima nuestro primer televisor fue de  un Westinghouse 24 pulgadas B/N, de consola, es decir que se paraba sobre el piso, comprado a plazos en Yompian, donde ganan los que van.

Los compañeros de mis hijas tenían televisores a color que traían de contrabando porque sus padres eran comerciantes e importaban sus productos de Estados Unidos. En el Perú en ese entonces todos los empresarios tenían en sus casas artefactos de 110 voltios, la tensión eléctrica de Estados Unidos, que traían de contrabando. Cuando el general Velazco fue derrocado por el general Morales Bermúdez, su mujer, Consuelo Gonzáles Posada, contaba a la prensa que su esposo, el general Velazco, se pasaba los días viendo telenovelas a colores, evidentemente en televisores de contrabando que los mismos militares habían prohibido en el Perú.

El primer televisor a colores que compramos fue un Tatung de 20 pulgadas. Era un televisor de sobremesa. Si querías cambiar de canal tenías que ponerte de pie, acercarte al televisor y girar la perilla con la mano. El control remoto llegaría varios años después. Este televisor me lo consiguió nuestro buen amigo Armando Samaniego, agente vendedor estrella de Phillips.

Televisor Tatung

Entonces todos los televisores eran voluminosos porque usaban tubos de rayos catódicos. Ahora todo es digital y ultra delgado.

Todas nuestras hijas estaban premunidas del afán por la tecnología y nos coludíamos para enterarnos y comprar la mejor opción en computadoras personales, entonces muy pequeñas y de muy poca capacidad que teníamos que conectar al televisor para poder  jugar o desarrollar programas en el lenguaje más simple, el Basic. Mis tres hijas se diplomaron como Programadores en Computación, en Commodore 64.

Commodore 64

Nuestra primera computadora fue Sinclair ZX81, B/N y apenas 4 KB, sin sonido. Luego compramos la computadora Laser con color y sonido. Tenía 8 KB pero te lo entregaban con una expansión a 16 KB. Se le podía conectar grabadora de casete y grabadora de disquete de 5 ¼. Siempre conectados al televisor. Luego le tocó el turno al videojuego Atari, que marcó toda una época en la vida de mis hijas. Las mellizas lo llevaban a Iquitos donde tenían un club particular con los “peluqueros”, hijos de Estela, amiga y colega de su mamá, , quienes vivían a la vuelta en la peluquería del abuelo. Ellos tenían una colección de cartuchos de juegos y juntos se divertían a más no poder. Llevábamos el Atari con la factura de “comprado en Lima” para que podamos regresarlo.

Computadoras «personales»

Compramos nuestro carro SW Datsun en 4 millones de intis. Una maravilla de auto con el que recorrimos todo el Perú.

Compramos un Centro de Cómputo PowerMac, computadora Apple, escáner e impresora a color en 10,000 dólares, pues, nuestra hija Claudia estudiaba Diseño gráfico en la Pontificia Universidad Católica y allí les enseñaban en computadoras MacIntosh.

En 1975 compramos un departamento en la Plaza Manco Cápac en La Victoria, el mismo que vendimos para pasarnos en 1986 a nuestra casa actual en Pueblo Libre.

Estudié ensamblaje de computadoras en el Instituto Nacional de Computación, en Miraflores, para poder ensamblar mi propia computadora PC.

Las computadoras de nuestrotiempo

Hemos visto discurrir el desarrollo de las PCs desde la 80286, 80386, 80486, luego la Pentium, vendrían después los procesadores Intel core i3, core i5, core i7, etc. Cada vez más potentes y más durables.

Vivimos también el desarrollo de la telefonía, ahora tenemos teléfono inalámbrico. Mi hija Luisa adquirió gratis un celular, como es odontóloga lo necesitaba. El problema era que tenía que firmar un contrato con la telefónica para pagar 20 dólares mensuales por 12 meses. A los dos meses le robaron el celular y tuve que pagar los 12 meses los 20 dólares.

Observamos igualmente el Transbordador espacial Challenger, que era un avión montado en un cohete que luego de su misión regresaba solo y podía aterrizar. Se lanzó por primera vez en 1983 y realizó 10 viajes. En el último viaje, el 28 de enero de 1986,  explotó a segundos de su lanzamiento. Llevaba a la maestra Christa McAuliffe. Una verdadera tragedia.

Vivimos el final del siglo XX y del primer milenio, y el inicio del siglo XXI y del segundo milenio.

Sí, estoy orgulloso de haber nacido  casi al final de la primera mitad del siglo XX y ya llevamos recorridos casi la cuarta parte del siglo XXI, en el segundo milenio.

 

60 DIARIO DE UNA PASIÓN

Pregunté a mi nieta Andrea Canaval de 16 años de edad si había visto la película Diario de una Pasión y ella me contestó con toda tranquilidad que sí.

Insistí, ya sabemos que tú bebes los aires por Ryan Gosling, pero ¿viste la película por la película? Aquí intervino su madre, mi hija Claudia Suárez.

  • Es su película favorita, la ha visto siete veces

Es la característica más notable de mi nieta. Cuando una película le gusta, la vuelve a ver incontables veces. Cuando hice que viera “Marcelino Pan y Vino”, aquella vieja película en pantalla plana y en blanco y negro, con Pablito Calvo, llorando me pedía en su lengua infantil

  • Pónele otra vez, abuelo

Y así, una y otra vez y lloraba cada vez que le ponía, porque es una película que te enternece y te llega al corazón, más si eres una persona sensible, y Andreíta es y ha sido siempre muy sensible.

Por eso le pregunté si había visto Diario de una Pasión, una película que te enternece y te llega directamente al corazón y, de hecho, me emocionó porque me llegó hasta el alma.

La película trata del amor de dos jóvenes y las dificultades que tienen que superar para cumplir sus sueños, y ella escribe un diario todo el tiempo. Luego de formar una familia, en los años finales,  ella se enferma de Alzheimer pero él permanece a su lado todo el tiempo que puede.

La película está basada en el libro homónimo de Nicholas Spark, y la película puede que la encuentren con el nombre original de “The Notebook” o “El diario de Noah”.

El Diario de una Pasión

Como bien saben, mi amada esposa sufre del terrible Mal de Alzheiner, al igual que Allie Hamilton, y al igual que Noah Calhoun estoy a su lado tratando de hacer su vida más fácil y llevadera. No es fácil, nunca es fácil, más si se sufre de la columna como yo. Pero estoy ahí, al pie de ella, felizmente vive con nosotros y la podemos cuidar junto con nuestras hijas, nuestros yernos y nuestras nietas.

Cuando vayan al cine a ver esta película se darán cuenta que el Alzheimer te puede dar cuando menos lo pienses y nadie puede luchar contra este mal. Una vez que te da, no te das cuenta que te dio porque ya perdiste, el conocimiento, la memoria y la razón, en ese orden. Para enterarse mejor pueden leer mi libro digital “Nuestro Amor”, el cual puede resultarles de mucha ayuda.

Y es que Ryan  Gosling y Rachel McAdams nos hacen fácil, mucho más fácil, creer que el amor sí puede en verdad obrar milagros. Y aquí estoy, al pie del cañón, esperando nuestro milagro con el amor de Dios.

 

55 JAIME VÁZQUEZ IZQUIERDO

Jaime Vásquez Izquierdo fue un amigo a quien admiré desde que era adolescente cuando ingresé a estudiar el Primero de Secundaria en la Gran Unidad Escolar “Mariscal Oscar R. Benavides” de Iquitos y él estaba por terminar la Secundaria.

Estaba yo practicando el clarinete para tocar en la Banda de Músicos bajo la enseñanza del gran maestro Beny Soto, Profesor de música y Director de la Banda, y él ensayaba “Granada” de Agustín Lara con el mismo Profesor. Nunca antes había visto cantar en vivo a un tenor.

Ambos ejecutábamos nuestro arte en el Salón de Actos de la Municipalidad  en el Programa “La Hora de la Gran Unidad Escolar” que se propalaba por Radio Nacional que, justamente, tenía allí sus instalaciones. El programa se realizaba los jueves a las 8 de la noche.

Jaime Vázquez Izquierdo

Nos encontramos nuevamente en la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (UNAP) de Iquitos cuando estábamos en Estudios Generales. Nuestro Profesor de Educación Cívica en la Universidad era el mismo que nos enseñó en el Colegio este mismo curso y era también su jefe en la Dirección de Trabajo donde laboraba Jaime.

Siempre amable y conversador, sin embargo jamás me imaginé que era ya un poeta y escritor consumado. Jamás lo dejó traslucir. Era más bien dado a contar bromas.

En cierta oportunidad recibimos sendas cartas algunos de los estudiantes, entre los que también estaba Teddy Bendayán, invitándonos, por nuestras características particulares, a fundar el “Club de los Excéntricos”.

No llegábamos a 6 los “miembros” del club, pero no duró mucho tampoco: Nos hizo llegar Citaciones para la Asamblea General que no se realizó porque él no llegó. Al día siguiente apareció un papel en el lugar de la Asamblea que decía:

Citación

Bueno, al final de cuentas  él fue el verdadero excéntrico mientras que nosotros apenas llegábamos a principiantes.

He sabido del elevado honor que le cupo al ser Docente Universitario y Poeta y Escritor reconocido a nivel Nacional e Internacional.

También me he enterado que fue uno de los fundadores del Grupo Cultural Bubinzana, que me fue siempre esquivo y nunca pude conocer mucho de este grupo. Cuantas veces le pregunté al Profesor Humberto Morey Alejo sobre cómo podría unirme a este Grupo, me contestaba con evasivas y cambiaba el tema. Ambos éramos Profesores en la Escuela Regional de Bellas Artes de Iquitos.

Supe del fallecimientode Jaime  cuando empecé a buscar a mis compañeros del Colegio y de la Universidad, por Internet. Encontré a algunos, a algunos otros demasiado tarde.

Su hondo legado ha dado pie a hermosas elegías que sus amigos le han dedicado en páginas imborrables que resaltan siempre su don de gentes. Lamento no haberlo buscado antes pero me alegra haberlo conocido y haber compartido con él momentos entrañables de amistad.

Sobre su cualidad de tenor el único que hizo mención fue Josef Nájar en el Post

Jaime Vásquez Izquierdo, el último sefardí de Iquitos

En más de una oportunidad sucedía que los visitantes esporádicos, invitados a los kabalat Shabat, quedaban más sorprendidos por la voz del cantor que por la misma ceremonia. Jaime siempre tuvo cualidades de tenor;”

Tu afecto y tu sinceridad, querido Jaime, siempre calaron hondo en mi ser y te recordaremos como el gran y carismático amigo que supo llegar a todos nosotros.

Ha sido un gran honor haberte conocido y haber sido tu amigo.

 

49 UN CUENTO DE INVIERNO

Los domingos son tristes en Pueblo Libre. Los domingos de invierno son tristes, más tristes aún.

Sales a pasear llevando a tu esposa en silla de ruedas para tomar sol y respirar aire puro en el Parque Presidente Candamo y no encuentras ni un solo heladero D’Onofrio. Vas al Parque El Carmen y tampoco aparece  ningún heladero. ¿Para qué entonces sale el sol?

Todos los años anteriores íbamos a una Heladería D’Onofrio ubicada en el Boulevard de la calle Andalucía donde nos deleitábamos con un buen helado los días que salía el sol en el invierno, y durante todo el verano. Tres bolas de deliciosos helados en una copa de vidrio para Banana Split de sabores a tu elección con bastante fosh (fudge) a 3 soles la bola. Pero este año ya no abre, ni a las 11 am, ni a las 12 m ni siquiera a la 1 pm.

Es realmente triste salir a pasear y no encontrar un helado para disfrutar mientras calienta el sol.

A la vuelta hay otra heladería, en Clement, pero a 6 soles la bola de helado no da ganas de entrar, aparte que es muy estrecho y no es fácil ingresar con una silla de ruedas, y la puerta con un fuerte resorte lo hace más difícil todavía.

Esperamos que algún día resuelva sus problemas la heladería D’Onofrio del Boulevard de Andalucía y pueda volver a brindarnos su cálida atención en las horas en que salimos a pasear, a las 11 de la mañana.

Heladería Donofrio del Boulevard de Anadalucía

María, la joven que atiende, nos da yapa porque somos clientes asiduos en verano y en invierno.

Sacar a pasear a mi esposa discapacitada es lo más hermoso de nuestra relación de 50 años de matrimonio y es lo menos que puedo hacer por ella, la compañera de mi vida.

Y no es solamente un decir, cuando vivíamos en Tarma, en la Sierra Central, salíamos a pasear los domingos. En la Sierra todos los domingos sale el sol. Íbamos a la Plaza de Armas a tomar helados con nuestras hijitas mellizas de 6 meses de edad. En la copa de helado ponían una generosa cantidad de mermelada de fresa casera. Nuestras pequeñas se acababan primero la mermelada y cuando le pedí a la dueña un poquito más para nuestras pequeñas, nos dijo muy emocionada

  • Qué bueno que les guste, yo misma lo preparo. Qué lindo

Y la simpática señora nos ponía una más generosa porción de su mermelada para alegría de las niñas.

En Iquitos, pasear significaba recalar necesariamente en la Heladería La Favorita en el Jirón Lima y servirnos generosas porciones de Helado Imperial (helado de vainilla). La atención incluía un vaso de agua helada por cada copa de helado. En ninguna otra parte encontramos esta simpática costumbre.

Por ello, tomar helados en el verano o en el invierno es parte de nuestra vida y es una costumbre que no lo vamos a dejar jamás. Solamente deseamos encontrar un lugar acogedor y una buena y generosa copa de helado para sentirnos bien y sentir que todo está bien.

 

46 RAPHAEL

Soy músico desde los 12 años cuando ingresé a la Banda de Músicos de mi Colegio, la Gran Unidad Escolar “Mariscal Oscar R. Benavides” de Iquitos. El primer año tocaba el triángulo, al año siguiente el clarinete, pero en el último año me decidí por el saxofón para poder formar parte de las orquestas.

Desde pequeño me gustaba leer de todo, de hecho “devoré” los libros de la Biblioteca Municipal; y siempre que podía, escuchaba música clásica. Mis favoritos eran Beethoven y Chopin. De adulto tuve una colección de Long Plays de estos genios.

Cuando ingresé a la Universidad, en 1964, se puso de moda en la radio el cantor español Raphael e inmediatamente sintonizamos. Me agradaba mucho su voz, su estilo y el tema de sus canciones, enteramente sencillas.

A los hombres en general les parecía afeminado pero bien que les agradaban sus canciones. Mi padre volvía del trabajo y al entrar en la casa por el pasillo que da a la cocina se le oía canturrear “Ya estoy aquí aquí, quiero comer” en clara alusión a la canción “Yo soy aquel” con toda su entonación.

Buscaba constantemente en mi radio portátil las oportunidades de escucharlo cantar, sus temas más conocidos

  • Digan lo que digan
  • Cierro mis ojos
  • Desde aquel día
  • Mi gran noche
  • Estar enamorado
  • Cuando tú no estás
  • Yo soy aquel
  • Ave María

Iba al cine a ver sus películas solamente para verlo cantar, todo un artista. Mi hermano Enrique, sabiendo cuánto me agradaba, se ponía a criticar: “Raphael no sabe actuar, cuando canta en sus películas parece estar cantando en un escenario en un concierto”, a lo que yo sonreía y le contestaba en tono burlón “Pero, qué lindo canta ¿Verdad?”

Es decir no importando lo que dijeran de él, Raphael siempre me ha parecido un artista extraordinario y valía la pena escucharlo y verlo, aunque sea solamente en sus películas.

Estaba trabajando en La Oroya, en la Cerro de Pasco Corp., en 1972, cuando me enteré que Raphael iba a llegar a Lima a dar un concierto en el Cine Pacífico de Miraflores. En aquel entonces solamente cantaba en capitales de países y daba un solo concierto. Bisoño en estas lides del espectáculo, pensé que era solamente cuestión de venir a Lima y entrar al concierto. Tomé días libres en mi trabajo en La Oroya y me vine a Lima, dejé mis cosas en el hotel, me puse mi terno y zapatos bien lustrados,  y en un taxi fui al Cine Pacífico solamente para enterarme que las entradas se habían vendido hacía una semana.

Me quedé con las ganas de ver a este artista excepcional a quien admiro totalmente. He contado esta anécdota a mis hijas, desde que eran muy pequeñas, conocen, por tanto mi afición por Raphael, y cómo me sentí al no haber podido verlo en vivo.

No es de extrañar entonces que cuando Raphael vino en su tour “50 Años Después” el 18 de noviembre de 2009 en el Jockey Club del Perú, nuestras tres hijas nos compraron boletos para ingresar al concierto con mi esposa.

Nunca fui a un concierto y menos en un lugar tan extraño como es el Jockey, nos vestimos elegantemente creyendo que era cosa fácil llegar al sitio. Mi hija Charito nos llevó en su auto y nos dejó en la Panamericana Sur a dos kilómetros de la entrada porque era imposible acercarse más. Llegamos con los zapatos y la ropa llenos de polvo pero satisfechos de haber podido lograr esta hazaña: Ver a Raphael cantar en vivo.

Fue más de lo esperado, Raphael, bastante delgado por la operación, pero con la misma voz que recordábamos de hacía 50 años, nos dio un concierto extraordinario pues el artista se nos regaló y cantó y cantó y ni nosotros ni él queríamos que termine el show. Lo que más me sorprendió fue ver a gente joven coreando sus canciones antiguas haciendo olas con los brazos y parados en sus sillas. Y yo que llegué a pensar que solamente asistiríamos antiguos admiradores. En verdad Raphael es un grande y nos sentimos satisfechos de haberlo conocido y disfrutado su arte.

Grande Raphael.

Raphael en nuestra memoria y su Tour 50 Años

42 PAPI, SI ME DA CUANDO NO ESTÁS, ME VOY A MORIR

Mi esposa sufría de una situación en que se ahogaba con su saliva, no podía respirar, se asustaba mucho y se desesperaba. Trataba yo, en primer lugar, de tranquilizarla para poder proceder a ayudarla a limpiar su garganta.

  • Bebe, cálmate, cálmate, así, cálmate, cálmate

Luego le hacía levantar los brazos mientras le decía que respire por la nariz, que contenga la respiración y luego que baje los brazos mientras le decía que bote el aire por la boca. Luego de logrado esto le decía que limpie su garganta para eliminar la saliva que la estaba ahogando.

Disfagia paradógica, dicen que se llama este trastorno y muchas veces ocurre por hablar y tragar saliva al mismo tiempo, o reír o toser, etc., y en el Internet encontré cierta información pertinente que explica la naturaleza de este mal

“Cuáles son las causas comunes de atragantamiento con la saliva

Editado por Mike Burton

El atragantamiento con saliva se origina a partir de diversas situaciones. En todas ellas, se trata de una cantidad de esta sustancia que bloquea el recorrido del aire por la garganta o la faringe, por lo que la persona se ve imposibilitada de respirar. A pesar de que es bastante frecuente, las consecuencias pueden ser mortales si no se toman de inmediato las medidas de auxilio, sobre todo en el caso de ahogamiento severo”

http://www.grupopedia.com/vida-y-estilo/salud/cuales-son-las-causas-comunes-de-atragantamiento-con-la-saliva/

Prácticamente toda nuestra vida de casados he podido atenderla cuando se ha presentado esta situación, que, a mi modo de ver, tiene raíces neurológicas. Siempre he podido ayudarla pero cuando ella me dijo, muy preocupada, sus temores de que pudiera ocurrir cuando no estoy, pude ayudarla mejor.

  • Papi, si me da cuando tú no estás me voy a morir.
  • No, Bebe, no va a pasar nada. Es apenas un poquito de agua. Si estuvieras en el mar y tragas un montón de agua, es posible que fuera así, pero acá tú te ahogas con un poquito de saliva – haciendo con los dedos de la mano el claro significado de muy pequeño – es sólo una pequeña cantidad de saliva y tú puedes manejarlo muy bien. Sólo tienes que calmarte, hacer tus ejercicios de respiración y limpiar la garganta, eso es todo. Tú puedes con eso.

No pasó ni una semana cuando mi amada esposa me informó

  • Papi, en la mañana me dio e hice lo que me enseñaste y lo pude solucionar.

Mi esposa nunca más se asustó y cuando se atragantaba con su saliva lo resolvía ella sola. Aun ahora, cuando ella ya no está consciente, cuando se atraganta con los líquidos, le palmeo suavemente el pecho mientras le digo que se calme, y ella se calma y puede limpiar su garganta. Así es el amor.

Mi esposa Judith Alva