318 MAESTRO SABE LO QUE HACE

            Es una historia que nos contaba mi suegra, doña Natividad Rivera Pérez, y la frase lo usaba siempre cuando alguien se creía demasiado: “Maestro sabe lo que hace”.

            La historia es bastante simple:

            “En un remoto poblado de la selva trabajaba un maestro y por sus conocimientos y profesión no aceptaba que nadie le corrija. Cuando alguien lo intentaba, el señor le decía, invariablemente: Maestro sabe lo que hace.

            Y en todos los casos les respondía igual. Es decir, que nadie podía saber más que el maestro y, por lo tanto, nadie le podía corregir o llevarle la contra. Todo el tiempo, entonces, su respuesta era: Maestro sabe lo que hace.

            Un buen día, el maestro se fue a bañar al río, pero el río estaba bastante crecido, perdió pie y se estaba ahogando. Había pobladores observando y cuando alguien preguntó ¿por qué no le salvamos?, el grupo contestó a una sola voz: Maestro sabe lo que hace”.

            Es una lección, bastante dura, pero era una lección: Dura lex, sed lex es un principio general del derecho, proveniente del derecho romano, que puede traducirse como «la ley es dura, pero es ley».

            Y es que en los poblados, en la costa, la sierra y la selva, el Maestro es un personaje preponderante y en toda reunión comunal está presente junto con el alcalde pedáneo, el Teniente Gobernador y el Juez de Paz. Su sola imagen le llena de un aura de autoridad y su opinión es la más respetada y decisiva en los acuerdos de la asamblea.

            Pero en algunos casos, como el que nos ocupa, se sobrepasa y entonces recibe su merecido.

317 LOS TRES ESPACIALES

            Cuando mis mellizas eran pequeñas, pasaban en Canal 5 de televisión una serie fantástica que ellas la hicieron suyas: Los tres Espaciales.

            Buscando en el internet encontré la siguiente información:

“Argumento

Tres agentes del espacio llegan a la Tierra para observar el comportamiento humano. Para ello, adquieren el aspecto de tres animales, liebre, caballo y pato, a fin de pasar desapercibidos, a pesar de lo cual son descubiertos por un adolescente terrícola, quien promete guardar el secreto. A cambio, ellos le ayudan contra los villanos terrestres. Se desplazaban sobre una llanta con una burbuja de plástico.

Personajes

  • Bonnie: La líder del trío, adopta la forma de una liebre con un peculiar mechón de cabello humano. Es casi siempre la que propone las ideas.
  • Ronnie: tiene forma de caballo, y es rápido y fuerte. No desea destruir el planeta.
  • Zero: es el pato del equipo, un tanto altanero. Tiene un pelado estilo moptop (similar al de los integrantes de The Beatles). Es partidario de la destrucción humana y siempre anda deseando regresar a casa.
  • Kenny Carter: es el chico humano que conoce tanto el secreto de los extraterrestres, así como su verdadero propósito.
  • Randy Carter: es el hermano mayor de Kenny, trabaja como agente secreto.

Canción:

Tres seres del espacio,

vinieron a cumplir una misión,

tomaron la forma de un caballo,

de un patito y un conejito:

Ronny, Bonny y Zero; los tres espaciales,

los tres espaciales, los tres espaciales”.

            Fuente: Arkiv Perú.

            Es toda una historia de aventura, acción y mucho peligro, no me extraña, entonces, que haya entusiasmado a mis niñas Luisa Iliana y Claudia Inés.

            Ellas reproducían la aventura, creaban sus propios argumentos y recreaban la acción. Pero para completar el equipo requerían de un tercer personaje. Una almohada lo suplía, “Papaniquito” en lenguaje de Luisa y “Papanico” en el de Claudia, quien jamás usa diminutivos. Montados sobre una almohada larga los “tres espaciales” cumplían su misión. Al terminar cantaban a voz en cuello: los tres espaciales, los tres espaciales, los tres espaciales, llenas de satisfacción.

            En cierta oportunidad tomaron  un casete profesional mío con música de Beethoven y grabaron su aventura espacial. Se podía evitar que pudieran grabar en el casete, pero para ello se tenía que romper dos filamentos de plástico y jamás quise hacerlo, porque, al igual que jamás marco o escribo en los libros, es un delito de lesa cultura. Grabaron entonces su aventura en mi casete.

            Ellas “vivían” su aventura y se podía sentir su emoción en el casete. Tuve el placer de escucharlo, pero cometí el error de no guardarlo o esconderlo. Cuando lo pensé, la dichosa aventura había sido borrada y reemplazada por la grabación de una canción que les gustaba. Lo perdí para siempre, hubiera sido un testimonio de la infancia de quienes hoy son madres felices con sus hijas.

            La radio grabadora lo compré para ellas, toda vez que es portátil y podían llevarlo al colegio o al paseo. También les compré casetes en blanco para su uso, pero los tenían llenos de sus canciones favoritas. Por eso tomaron mi casete. Teníamos en nuestra casa un equipo cuadrafónico de alta potencia con 5 presintonías. Yo tomaba uno y el resto para ellas, pero mi canal estaba siempre tomado por ellas. Para llevar el portátil a Iquitos tenía siempre a la mano la factura (antes todo comprobante de pago era factura, no existía comprobante de pago). Al volver a Lima el primer resguardo de aduana que nos veía gritaba «esa radio no pasa». Tenía que mostrar la factura de “comprado en Lima” para que nos dejen pasar.

            En ese tiempo, la Amazonía era zona libre es decir, que podías comprar barato, sin impuestos, pero no traerlos a Lima. Pero lo comprado en Lima podía reingresar.

            Cuando nuestras hijas se divierten, nosotros los padres nos sentimos satisfechos.

Imágenes de Arkiv Perú

316 LA HUIDA

            Cuenta la tradición en nuestra maravillosa Selva amazónica que cuando el hombre que pretende a una chica no es del agrado de sus padres, se huyen, es decir se escapan y se van a vivir su vida en otro lugar.

            No es del agrado de los padres, posiblemente porque la chica es demasiado joven o, tal vez, porque el hombre es conocido por borracho y pendenciero o, quien sabe, no parece tener los recursos apropiados para el sostenimiento de una familia.

            Cualquiera que sea el caso, la noticia cunde por todos lados: LA ROSA SE HA HUIDO CON EL JUAN. Y es la “comidilla” del momento, con sus más y sus menos.

            Generalmente es el inicio de una nueva familia y después de algunos años la pareja regresa con sus vástagos a presentar sus respetos a la familia y a pedir su bendición. Es lo normal.

            Mi mamá me contó que en cierta ocasión una joven se huyó con su galán y esto parece que no fue del agrado de la mamá, pero lo que resultó el colmo fue que a los tres días el hombre se presentó en la casa de los padres para decir que se había huido con la niña para formar una nueva familia y venía para que le entreguen su ropa.

            Con toda frialdad la mamá le retrucó “¿Has venido a llevar la ropa de mi hija? Está bien, entonces  voy a traer su ropa”.

            Hizo cerrar la puerta con tranca y cogiendo un bastón le dio una soberana paliza al idiota, hasta cansarse, y finalmente lo echó de la casa no sin antes decirle:

  • Esta es la ropa de mi hija. No te atrevas a volver por aquí jamás.

            También era normal que una dama ya de edad tuviera una pareja joven que cambiaba cada cierto tiempo, supongo según su rendimiento, pero la dama lo mantenía. Una manera fácil de vivir a lo grande sin trabajar.

            Doña Antonia era una amiga de nuestra familia y vivía en la cuadra tres de la calle Napo. Con mi hermano Raúl nos gustaba ir a visitarla cada domingo después de Misa porque tenía una huerta grande llena de árboles frutales. Comentábamos entre nosotros que cada cierto tiempo había un joven diferente en la casa. Mi mamá nos dijo que eran sus maridos que los cambia cada cierto tiempo.

            Un día que fuimos a visitar a mi hermano Enrique, nos dijo, porque es muy dado a los chistes:

  • Les voy a presentar a mi suegro número cuarenta y uno, ahorita sale.
  • ¿Numeras siempre a tus suegros?
  • Cuarenta y uno solamente desde que me casé con Vivian. De antes no sé.

            Pero la dama de la tercera edad que se lleva las palmas es doña Apolonia. Vivía en una casa balsa en la ribera del Amazonas, en la bajada de nuestra casa, y la balsa era atracadero y guardianía de canoas y motores fuera de borda, con lo cual obtenía buenas ganancias. Tenía ya hijas adultas y casadas, pero vivía con ella su hija menor, Ana de 15 años de edad. La señora también cambiaba cada cierto tiempo de galán joven.

            Una tarde que había salido a la calle, al regresar encontró en la cama a su hija con su marido. De inmediato llamó a la policía y lo metió en la cárcel.

            Contaban en el barrio que Ana iba a visitarlo en la cárcel y lloraban juntos. Los días domingo el ingreso a la cárcel era libre porque era un gran bazar donde vendían los trabajos que hacían los presos en madera y con ello se sostenían.

            Apenas salió de la cárcel huyó con Ana y nunca más se supo de ellos. Decían que él era de otro pueblo pero que nunca le dijo a doña Apolonia de donde era, de modo que no los pudo buscar. Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

            Realmente son cosas de nuestra Selva.

315 MI MADRE ME ENSEÑÓ

            Esta es solamente una recopilación de frases sueltas que circulan por ahí y que, además, tienen mucho de lógica y enseñanza. Lo mejor que podemos hacer es leerlo y reflexionar si en algún momento de nuestra vida nos tocó en suerte una de esas situaciones.

TÉCNICAS DE ODONTOLOGÍA

¡Me vuelves a contestar así y te saco todos los dientes!

CARPINTERÍA

¡Si haces eso te entro a palos!

AHORRO

Guarda esas lágrimas para cuando me muera.

A REZAR

Reza para que se le quite la mancha a la alfombra, si no prepárate.

LÓGICA

¿Mamá, qué hay de comer?

¡Comida!

JERARQUÍA

¿Te crees que soy tu criada?

MAGIA

Cómo vaya para allá y yo lo encuentre.

SOLIDARIDAD

¡Cómo no recojas tus juguetes, se los doy a los pobres!

ACROBACIAS

¡Te voy a dar tal bofetón, que vas a dar siete volteretas en el aire!

MODALES EN LA MESA

¡Cierra la boca y come!

LÓGICA

¡Porque lo digo yo y punto!

A ELEGIR

Te bañas o te bañas.

A APRECIAR UN TRABAJO BIEN HECHO

Si se van a matar, háganlo afuera. Acabo de terminar de limpiar.

FUERZA DE VOLUNTAD

Te vas a quedar sentado hasta que te comas todo.

IRONÍA

Como sigas llorando, yo te voy a dar una verdadera razón para que llores.

ECONOMÍA

¿Acaso crees que yo soy el Banco de la Nación?

NUTRICIÓN

Si no te lo comes ahora, te lo comerás en la cena.

GENÉTICA

Eres igual que tu padre.

PREDICCIONES

Asegúrate de que estás usando ropa interior limpia y sin agujeros por si tienes un accidente.

COCINA

Te comes lo que hay. Aquí no es restaurante.

314 MUJER

Mujer o fémina es el ser humano femenino o hembra, independientemente de si es niña o adulta. Tiene diferencias biológicas con el varón, como la cintura más estrecha, cadera más ancha y pelvis más amplia, diferente distribución y cantidad de vello, tejido adiposo y musculatura. Sus genitales son diferentes y sus mamas, a diferencia del varón, están desarrolladas.

            Mujer también remite a diferencias de carácter cultural y social que se le atribuyen por género.

            El Día Internacional de la Mujer se celebra el 08 de marzo.

  Fuente: Wikipedia, la enciclopedia libre

            Muchas páginas se han escrito sobre la persona humana femenina, poemas y canciones al igual que muchos cuadros y esculturas. La referencia artística más antigua acerca de la figura femenina lo constituyen la Venus de Hohle Fels (Suabia, Alemania), una escultura de marfil de 6 centímetros de alto y de aproximadamente 35,000 años de antigüedad, y la Venus de Willendorf (Austria), una estatua de 11 centímetros de alto y corresponde a una fecha entre el año 27,500 a 25,000  a. C. La estatua más famosa, sin embargo, es la Venus Calipigia (copia de un original helenístico del siglo III a. C.), estatua en mármol blanco de 152 cm de alto. Calipigia significa “la de bellas nalgas”.

            Ilustres escritores la mencionan como un dechado de prudencia: Don Miguel de Cervantes y Saavedra le hace decir a Sancho panza  en el Segundo Tomo, Capítulo 7  del Don Quijote de La Mancha: “Teresa dice – dijo Sancho –  que ate bien mi dedo con vuesa merced, y que hablen cartas y callen barbas, porque quien destaja no baraja, pues más vale un toma que dos te daré. Y yo digo que el consejo de la mujer es poco, y el que no le toma es loco”.

            Pero no falta quien las maltrata simplemente por ser mujer: “Las mujeres son animales de pelo largo e ideas cortas”.  (Schopenhauer, filósofo alemán, siglo XIX).

            En la cháchara común y vulgar se suele decir “Mal con ellas, peor sin ellas”.

            Un chiste antiguo dice que el país más feliz de la tierra es el Japón, porque tiene la “China” al lado.

            Mi hija Claudia, cuando estudiaba Diseño Gráfico en la Pontificia Universidad Católica, tenía una compañera que decía de sí misma: Soy una “descarada”, una “despechada” y una “despótica”; quien tenga oídos para oír que entienda.

            Pero de hecho nadie puede vivir sin una mujer al lado que es quien hace resaltar la verdadera valía del hombre: “Detrás de todo gran hombre siempre hay una gran mujer”.

            Es una gran frase con mucho sentido del valor, es decir, de lo que vale una mujer. Se cuenta una anécdota presidencial en los Estados Unidos:

            «No hace mucho tiempo, la pareja presidencial estadounidense, Barack y Michelle Obama, fueron a cenar a un modesto restaurante al que solían ir en sus épocas universitarias. El dueño del lugar, le solicitó al cuerpo de seguridad de los Obama que le permitieran acercarse a la primera dama para saludarla, a lo cual accedieron.

            Barack Obama le preguntó a su esposa por qué el dueño del merendero estaba tan interesado en saludarla y ella le respondió: “es que hace muchos años él estuvo enamorado de mí”. Y el Presidente le dijo: “O sea que, si te hubieras casado con ese hombre, tú serías la dueña de este restaurante”. Y su mujer remató: “No. Si me hubiera casado con ese hombre, él sería el presidente de los Estados Unidos”».

            En la Universidad de la Amazonía Peruana (UNAP), Iquitos, en la cátedra de Sociología, con el profesor Enrique Grajeda Chalco realizamos un estudio sociológico en Belén zona baja. La conclusión más relevante fue que por cada hombre había 9 mujeres  en esa parte del mundo.

            Una madre, dos abuelas, tres tías, seis primas, tres hijas y tres nietas, me han proporcionado suficiente información para poder decir que la mujer nunca tiene la culpa.

            Estábamos ya casados y viviendo en nuestro mini departamentito en Iquitos, por supuesto frente a la casa de su mamá, listos para salir por la tarde, ella al trabajo y yo a la Universidad, cuando de repente se encendió. El hombre es fuego y la mujer estopa, viene el diablo y sopla, y cómo soplaba el condenado.

            Jamás me he enterado por qué se molestaba, por algo que quizás yo había hecho o que quizás no había hecho, pero estaba tan molesta que tiró la puerta del botiquín del baño que se reventó en mil pedazos. Me miró desafiante y me dijo “¡tú te tienes la culpa! y se fue al trabajo. Yo a la universidad, y al regresar mandé cambiar el espejo porque el botiquín viene incluido con el departamento. Lo bueno de las tempestades familiares es que son como las tormentas de verano en la Selva, duran muy poco.

            En Iquitos es común y enteramente normal que las damas usen zapatos  bajos para ir al trabajo y sandalias decorativas para salir a pasear pues resaltan la belleza de sus pies bien cuidados. Cuando viajamos a Lima  para nuestra Luna de miel Judith se ponía unas sandalias de color rosado, ribeteados, que lo compré expresamente para este fin. Paseábamos por el Centro de Lima visitando las tiendas, museos y Palacio de Gobierno y no había mujer que no bajara la vista para mirarle los pies a mi esposa. En Lima no existía esta moda y las mujeres no se atrevían a mostrar sus pies desnudos en verano por la ciudad. En suma, llamaba claramente la atención de propios y extraños. Ella se abochornaba al principio porque llamaba la atención, pero después se adaptó y le gustaba.

            Huelga decir que ella ha dirigido desde siempre toda mi vida: me hizo poner una camisa de nylon de colorines para ir al trabajo, donde me decían pareces globo de fiesta, me hizo poner calzoncillo bikini cuando yo toda mi vida había usado calzoncillo militar bermudas. Me hizo usar zapatos Makarios de cuero de guante y tacones, propio para jovencitos y me compró cinturones gruesos de suela con grandes hebillas de bronce que parecían más apropiados para macanas y también unas corbatas muy anchas que estaban de moda y venían con pañuelo del mismo color para el bolsillo del saco. En fin, ella hizo mi vida y mi vida fue hermosa. Demás está decir que me hizo tomar café, que es desde entonces la bebida familiar.

313 ESTE DICCIONARIO NO SIRVE

            Tomasa era nuestra empleada y nana de nuestras hijas. Estudiaba en el Turno de Noche para terminar la Educación Primaria, en un Colegio que estaba ubicado en la Misma Plaza Manco Cápac, cercano a nuestra casa. Tomasa era oriunda de la Sierra, de Apurímac, donde son mayormente quechuahablantes.

            Todo sus ingresos lo destinaba a su educación, inclusive era la única estudiante de la Nocturna que iba al Colegio con Uniforme Único. El Uniforme Único solamente era obligatorio para los estudiantes del Turno Mañana y el Turno Tarde, pero no para la Nocturna, pero ella asistía orgullosa al Colegio con su uniforme.

            Los ratos libres en el día los dedicaba a hacer sus tareas escolares y era empeñosa en realizarlos.

            Un día mientras yo leía un libro en la sala, vi que estaba haciendo su tarea en la mesa del comedor. De repente la escuché decir:

  • Este diccionario no sirve.

            Era un Pequeño Larousse, chiquito, desde siempre el más recomendable para el nivel de Primaria, lo tiró al tacho y salió a comprar otro en una librería que había en nuestra misma cuadra.

            Regresó con un Pequeño Larousse más grande y se puso de inmediato a cumplir con su encargo, pero al rato se repitió la situación:

  • Este diccionario tampoco sirve.

            También lo tiró al tacho y salió a comprar otro diccionario más grande. Con este sucedió lo mismo.

  • Tampoco sirve este diccionario.

            Fue entonces cuando me interesó su tarea y decidí ayudarla con la fabulosa palabra que no estaba en los diccionarios y le dije:

  • Tomasa, aquí en mi biblioteca tengo un Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española de 4 tomos, un Diccionario Enciclopédico de 8 tomos y una Enciclopedia de 10 tomos, aparte de varios Pequeños Larousses. ¿Qué palabra estás buscando?
  • “Desceplena”, señor. Busco en la letra D, des, des, des y no hay desceplena.
  • Tomasa, el problema no son los diccionarios sino tu lengua. Estás tan acostumbrada a hablar quechua que tus oídos no pueden distinguir los sonidos en español. La palabra que estás buscando es Disciplina, tienes que buscar en las letras d i s y vas a encontrar la palabra que te han encargado buscar. También lo vas a encontrar en los diccionarios que has botado.
  • Ya, señor. Ya lo encontré. Gracias.

            Desde siempre, una biblioteca tan grande infunde bastante confianza, aunque, debo reconocer, también infunde cierto temor a aquellas personas no acostumbradas a escoger un libro determinado en un maremágnum de obras. Mi hija Claudia, cuando era pequeña,  me contó que cuando iban a la casa de sus compañeros de salón, se sorprendían no ver en su sala ningún libro, tal como era en nuestra casa, una biblioteca bien organizada por temas y autores que estaba en la sala, habida cuenta que nuestro departamento en la Plaza Manco Cápac era bastante pequeño. Tanto que en cuanto pudimos nos mudamos a Pueblo Libre, con biblioteca y todo, sobre todo con nuestro auto que ya teníamos cochera.