116 ANDREA Y LAS PAPAS FRITAS

El Corral para bebés uno de los equipos del hogar que son ideales para los bebés, están diseñados para el desplazamiento del bebé al momento de querer dar sus primeros pasos y además también para poder mantener al bebé vigilado.

Cuando mi primera nieta Andrea Sofía Canaval Suárez era bebita, cuando aún no podía caminar ni hablar, se hacía entender por señas: estiraba su manita con la palma extendida hacia arriba y abría y cerraba sus deditos, como queriendo que el objeto deseado viniera hacia ella.

Mientras la “muchacha” cocinaba el almuerzo no le quitaba el  ojo a la bebe pues desde su cocina la podía ver bien sentadita en su Corral y la pequeña gateaba de un lado para otro y se sentaba ensimismada. Pero cuando la muchacha freía papas la cosa cambiaba.

El solo olor de la papa frita transformaba a la bebita; se ponía de pie agarrándose de los barrotes del Corral y estirando su manita le pedía, sin voces, una papita frita. La muchacha, sabedora de la debilidad de la pequeña, apenas salía la primera porción de papas fritas, cogía uno y soplando soplando se acercaba y se lo daba.

Con el manjar en la mano Andreíta se iba a un rincón de su Corral, se sentaba y disfrutaba con deleite esa cosa tan rica para ella. Era la época en que su mamá la llamaba Cindy (sin dientes). Apenas terminaba pedía otra que también se lo daba. Solo dos y quedaba satisfecha. Ella podía percibir el olor de las papas fritas hasta a dos cuadras de distancia. Lo pueden comprobar leyendo lo siguiente.

Tenía ya 1 año de edad y en pleno invierno a las 6 de la tarde la saqué a dar una vuelta por la manzana de mi casa en Pueblo Libre en su cochecito, bien protegida con un poncho de polar que le había cosido su abuelita Judith.

El ponchito color beige todos lo celebraban porque era tan grande y decían que le va a durar hasta los 15 años. Ya cumplió 17 y lo sigue usando

Era pues, mi nieta, aficionada a las papas fritas desde que nació y los percibía de lejos con el olfato. No lo comprendí exactamente hasta que pasó esto:

Andando por la calle Andalucía en Pueblo Libre, volteamos por la avenida Bolívar, calle además poco iluminada, apenas habíamos avanzado unos pocos metros y estando a la altura del Majestic ella se puso de pie en su cochecito diciendo – “papash”.

Miré la soledad en la penumbra de la calle y la reconvine – “¿Dónde va a haber papas aquí? No hay nada”. Quizás debo agregar que hace muchos años que he perdido el olfato y voy perdiendo también el oído.

La bebita se sentó en silencio y seguimos avanzando y ya al llegar a la esquina de Sucre pude ver que del restaurante Rockys, que tiene su cocinería en el patio exterior, salía un intenso olor a papas fritas, y ella lo había sentido a casi dos cuadras de distancia.

Muy avergonzado por no haberle hecho caso en su momento, la llevé de vuelta a la casa y le freí sus papas fritas que tanto le gustan. Se lo merecía.

Cuando asistía al Curso Vacacional del Nido Dory Kids, Andreíta le cambiaba su sándwich por las papitas Lay’s de Ricardito, un año menor que ella.

En otro momento, con ocasión de celebrar el Día de la Madre nos reunimos toda la familia y fuimos al Restaurante Roky’s de la Av. Bolívar con Sucre en Pueblo Libre, entonces era un restaurante de pollos a la brasa emblemático en nuestro distrito, y  muy concurrido, y más aún en esta ocasión.

Mis yernos Jorge y Juan hicieron el pedido y, sabedores de la afición de Andreíta por las papas fritas, le dijeron al maitre que primero que todo trajera una porción de papas fritas, pues la niña, entonces de 3 años, se ponía impaciente muy pronto.

A pesar de asegurar el maitre que había entendido la indicación, no trajeron nada, y menos aún, las dichosas papas.

Al cabo de un rato Andreíta de golpe se puso de pie en su sillita alta y dijo en tono autoritario – “¡Vamosh!” – Todos la miramos sorprendidos y ella encogiéndose de hombros agregó – “¡No taen papash!”.

El tío Juan la llevó a la piscina de pelotas para que se distrajera un poco y se olvidara por un momento del asunto de las papas fritas.

Cuando mi nieta tenía doce años puso en su cuenta de Facebook – “Bárbara se comió mi chocolate”.

Una amiga de ella y también amiga de su Facebook,  quien, por lo visto, la conoce bien, escribió – “Sólo falta que se coma tus papas fritas y muere”.

Seguro estoy que la conoce muy bien, tan bien como la conocemos nosotros.

Las papas fritas

 

115 EL SÁNDWICH DE MI NIETA

Mi nieta Andrea Canaval ha tenido siempre el problema que ocasiona el haber nacido en agosto por el cual no se puede matricular en el nivel que corresponde a su edad porque el Ministerio de Educación en el Perú dispone que los niños deben cumplir años al 31 de marzo de cada año para poder matricularse en el Nivel que le corresponde.

Para matricularse en Inicial de 4 años tuvo que cumplir 4 años y al año siguiente recién matricularse en Inicial de 4 años cuando en ese año cumple ya 5 años de edad.

Pero de todas maneras a pesar de este galimatías del Ministerio pensamos que ella siempre tuvo ventajas por ser seis meses mayor que el resto de sus compañeros.

Para ir preparándola para la “dura separación” de sus padres y abuelos aunque sea por unas pocas horas, en el verano que le tocaba ingresar al Nido la pusimos en un Curso Vacacional del Nido Dory Kids, ubicado a una cuadra de mi casa en Pueblo Libre

Con ella iban dos niños vecinos de nuestra Quinta. Ricardito era menor que Andrea y sus padres lo pusieron para que se acostumbre nada más. Las clases eran de lunes a jueves que incluían diversión y piscina el jueves. Yo mismo le preparaba su lonchera: un buen sándwich, ya sea de pavo, pollo o jamón y queso.

Cuando la recogía del Nido veníamos conversando a la casa sobre sus actividades de ese día.

  • ¿Y tu sándwich? – le pregunté – ¿Te gustó?
  • Se lo comió Ricardito – fue su respuesta

No puede ser, pensé, Ricardito es menor que Andreíta y cómo se va a comer su sándwich.

El lunes siguiente cuando llevé a la bebe al Nido le pregunté a la Directora

  • ¿Es cierto que Ricardito se come el sándwich de Andrea?
  • Sí – me dijo la Directora con toda tranquilidad y sonriente y ante mi muda mirada de interrogación me explicó – Lo que pasa es que Ricardito trae todos los días una bolsa de papitas Lay’s y Andrea le cambia las papitas Lay’s por su sándwich.

Recién comprendí la situación: No es que Ricardito, menor que Andrea, se aprovechara de ella ni que “le hacía el avión”. Todo lo contrario, Andrea se aprovechaba de Ricardito porque ella muere por las papas fritas.

La verdad es que las papas fritas son su delicia prácticamente desde que nació y ella puede percibir su aroma desde dos cuadras de distancia cuando las están friendo, ¿y qué son, pues, las papitas Lay’s?, nada más y nada menos que papitas fritas en forma de hojuelas.

El sándwich de Andrea     Las papitas Lay’s de Ricardito

 

114 EL CINE

Cuando éramos chicos, en Iquitos, la diversión más importante era el cine. Todo un mundo de acción e ilusión. Todos los domingos acudíamos los chicos del barrio al cine Alhambra que estaba ubicado en la Plaza de Armas y que en el año de 1956 se incendió.

Había además otros cines como el Excélsior en la calle Arica, el Bolognesi en la Plaza 28 de Julio y el Belén en la calle 9 de diciembre, pero estas salas solamente tenían Platea y Balcón, más caros. El cine Alhambra tenía Platea, Palco, Balcón y Galería. Era más cómodo. Cuando no teníamos los 70 centavos para entrar a Galería, íbamos al cine El Baratillo, en la Sociedad Amazonense de Beneficencia en la Av. Grau. Costaba solamente 50 centavos la entrada general pero al terminar cada rollo encendían la luz mientras rebobinaban la cinta y colocaban el siguiente rollo, y los asientos eran sillas comunes.

Pero no nos quedábamos sin nuestra función de cine. Era como una obligación ir al cine sin importar lo que daban.

En el cine Alhambra todos los domingos en matiné pasaban tres capítulos de una serial, pero antes daban una cowboy. Una película completa de este género. Las seriales tenían 12 a 15 capítulos y al terminar los capítulos entonces daban la Serial Completa, ya sin la cowboyada sino solamente unos cortos animados. Las seriales que más recuerdo son Superman, El Capitán Marvel, Las Aventuras de Fu Man Chu, Dick Tracy, Flash Gordon, Invasión a Mongo, El Hombre Cohete. Al final de cada capítulo había una situación de peligro para el joven o la chica y se denominaba “la emoción”. Una pregunta obligada de quienes no habían asistido era “¿En qué quedó la emoción?”.

Un aspecto que recuerdo es que no nos gustaban los “recuerdos”: cuando empieza la película y el joven se pone a “recordar” todo lo que había ocurrido. Una vez pregunté a un amigo si había ido al cine a ver esa película. Me dijo que sí. ¿Y qué tal es? Su respuesta lo dijo todo – “Pensamiento es”  – Es decir, no vale.

Mis padres acudían al cine en función de noche a ver grandes dramas con artistas famosos. La mayoría de ellas era cine para adultos.

Entonces una película era considerada como una manera de repasar la historia universal porque generalmente se basaban en la historia del tema. Luego mutaron al surrealismo y a las falsificaciones de la historia que nos dejaban desconcertados, tal como ocurre con Troya con Brad Pitt. Han trastornado por completo la Ilíada.

Cuando era adolescente, como era músico profesional, las tardes que tenía libres iba al cine donde tuve oportunidad de ver películas extraordinarias.

Cuando estuve en la Universidad acudía muchas veces a ver lo que di en llamar “cine de evasión”, películas intrascendentes que no te hacen pensar ni requieren concentración mental en el tema, solamente te divierten con sus tonterías y era solo para relajarme. Tal era el cine llamado “mexicanada”. Puros mamarrachos.

Atrás quedaron los dramas que me contaba mi mamá con Arturo de Córdova, Pedro Armendáriz, Carlos López Moctezuma, Carlos Gardel, Hugo del Carril, etc.

Mis compañeros de la Universidad se burlaban porque iba a ver mexicanadas, pero no tenían ningún empacho para ir a ver a Luis Sandrini o Palito Ortega. A esos mamarrachos yo podría tildarlos de “argentinadas”.

Pero no se crea que solo a los mexicanos y argentinos les ocurría esto. También los gringos y los europeos, sobre todo, italianos, les pasaba esto: hacían mamarrachos. Si salía un Mister Universo, un fortachón o un campeón olímpico de natación, inmediatamente los gringos lo hacían Superman, Hércules o Tarzán. Los italianos inventaron un nuevo fortachón: Maciste (se pronuncia Machiste). A todo fortachón en Iquitos le decían Maciste, hasta que apareció Conan el Bárbaro; entonces le decían Conan pero no a los fortachones sino más bien a los flaquitos: Conan… “Con Hambre”.

Vi muchas películas de orden superior que quedaron grabadas en mi memoria por el gran impacto que produjeron en mí, pero también muchas que son para el olvido. La más extraordinaria fue “20,000 leguas de Viaje Submarino”. Fui a verla 10 días seguidos pese a que duraba más de dos horas.

El Cine Colón – Sala de Estreno referente en La Capital

Pero, a pesar de ser el cine la diversión por antonomasia, hubo una época en que de repente dejó de serlo y la mayoría de Salas de Cine quebraron y fueron cerradas. Se impuso entonces el VHS (Video Home System o Sistema de Video Casero) y en todas partes comenzaron a proliferar tiendas de alquiler de películas en VHS. Fue toda una década.

Luego los cines se reinventaron a finales del siglo XX y se crearon las Salas Multicines, en donde en un solo lugar puedes escoger cual película ver de entre 10 posibilidades. También puedes ver películas en 3D con unos anteojos especiales.

              Sala Multicines UVK                        Película en 3D

La verdad, luego de haber sido tan cinemero, en los últimos tiempos ya no asisto a las salas de cine. Mi hija Claudia me llevó a ver “Arthur y los Minimoys” con Andrea, mi hija Luisa, ferviente católica, me llevó a ver “La Pasión de Cristo” de Mel Gibson y mi hija Charito me llevó a ver “Troya” con Brad Pitt, “calato”, agrega ella.

He preparado una lista de las mejores películas que me impactaron, no importando si fueron premiadas o no.

Cabe anotar que “Lo que el viento se llevó” es una película de la que sabíamos todo. Sobre ella, había bastante información en todos los medios, principalmente revistas y libros, pero nunca la habíamos visto a pesar de que se estrenó en el Perú en 1940, hasta que en 1989 se lanzó el reestreno en formato 70 y copia nueva en el cine Planet de Miraflores. Asistimos toda la familia pues teníamos mucho interés porque ya habíamos leído y releído el libro de Margaret Mitchell en dos tomos, de la colección Best Sellers de la Editorial Oveja Negra.

Mi hija Luisa lloraba al leer el libro porque siempre ha sido muy sentimental y lloró, por supuesto, con la película. Conocía a todos los personajes, fueran o no importantes.

Cuando vean el título de una película en mi lista fíjense bien en el año en el que se realizó, el Director y los actores. Algunas versiones son francamente deleznables.

 

113 EL BESO

El beso es el acto de presionar los labios contra la piel de otra persona, la frente, la cara o sus labios, como una expresión social de afecto, de saludo, de respeto o de amor. El beso tiene una función social humana determinante en el proceso del cortejo.

Cuando tiene una función de respeto se le denomina ósculo.

Siempre he considerado el beso como un acto que se debe realizar en privado cuando se trata de una manera de expresar amor hacia la pareja, por ello nunca nos hemos besado delante de nuestras hijas, salvo al despedirnos o encontrarnos en el Aeropuerto, luego de un viaje, por la alegría de volver a vernos, como una manera afectuosa de saludo o despedida.

Cuando éramos jóvenes, las personas nos saludábamos y nos despedíamos con un apretón de manos. Hoy en día la costumbre es saludarnos con un besito.

Hay, pues, una marcada diferencia entre un beso de saludo y un beso de amor, el cual siempre he postulado que debe ser de todas maneras en privado.

En cierta oportunidad en mi mocedad, paseando en Lima con una joven, por el parque, veía parejas de jóvenes besándose en público, cosa que evidentemente yo desaprobaba.

Pregunté a mi acompañante ¿por qué esa muchacha le jala al enamorado y hace que la bese en plena plaza pública? ¿No tienen recato? La joven me dio una cátedra sobre las relaciones interpersonales

  • La chica puede pensar que su enamorado quizás tiene algún otro tipo de enredo con otra chica. De ser así no la besará para que no los vea la otra. Entonces ella tomará “las de villadiego”. Una manera tal vez poco ortodoxa pero muy efectiva de averiguar si ella es la elegida o no.

Pienso que la mejor manera de averiguarlo es ser visitada en su casa y presentarlo a sus padres. De no aceptar visitarla en su casa será un claro indicio de que no desea formalizar su relación y puede así tomar una decisión, sin necesidad de andar dando espectáculos en público.

Cuando era chico, allá en Iquitos, estuvo de moda una canción que sonaba en la radio todo el día: “El beso en España” allí unos versos dicen

“Le puede dar usted un beso en la mano
O puede darle un beso de hermano
Así la besara cuanto quiera
Pero un beso de amor
No se lo da a cualquiera” Olé

«El Beso» de Auguste Rodin

 

112 LA TERCERA EDAD

Mi amiga Salvith Karen Meléndez Ruiz publicó el día 20 de octubre de 2019 una imagen referida a la tercera edad.

Dice allí:

“Cuando veas a un Adulto Mayor vendiendo algo que puedas pagar sin problema ¡Ayúdalo! Sólo hacen lo posible por sobrevivir”

Luego de compartirlo me puse a reflexionar.

Recordé cuando mi nieta Andrea tenía 5 años acudí a su casa para cuidarla hasta que llegaran sus padres. Fuimos a la bodega de la esquina para tomar una gaseosa y unas galletas. Nos ubicamos en una mesita pequeña y cerca de nosotros estaba un señor solo.

Andreíta me preguntó

  • Abuelo, ¿ese señor es viejo?
  • Sh, no hables fuerte y no lo señales

Pero ella se acercó al caballero y le preguntó directamente

  • Señor ¿Es usted viejo?
  • Je, je, y bueno… a alguno nos toca ser viejo

Regresó muy oronda a nuestra mesa

  • ¿Ya ves, abuelo? Ese señor es viejo

Hice una venia y una sonrisa al señor por su gentileza y paciencia con mi bebe.

Cuando Andrea tenía 8 años estábamos en mi casa y salimos para ir a Metro. En la vereda estaba sentado en una silla portátil destartalada un anciano. Me detuve, saqué un sol y se lo di. Al reanudar la marcha le expliqué a mi nieta

  • A los niños que piden limosna nunca les doy nada. A ellos deben mantenerlos sus padres y es una vergüenza que esos padres envíen a sus hijos a pedir limosna en vez de irse a trabajar en lo que sea. A los ancianos sí porque ellos ya no tienen oportunidad.

Desde entonces, cada que veíamos al señor sentado en la vereda la bebe cogía mi monedero de mi bolsillo, sacaba un sol y se lo daba.

Es cierto que las personas mayores ya no tienen oportunidad. Sobre todo en un país como el Perú donde a los 40 años de edad ya eres viejo y nadie te da trabajo. Inclusive empresas grandes y consideradas pilares de la sociedad como la Cervecería Backus que a los 54 años de edad me dio de baja, sabiendo que ninguna otra empresa me iba a dar una oportunidad. Es una vergüenza que tuvo consecuencias porque al no poder seguir pagando mi AFP tuve que solicitar mi “jubilación anticipada” con una pensión miserable.

En 1998 participé y gané el Concurso Público para el Nombramiento de Docentes y Directores (Ley Nº 26974) para enseñar Computación en un Instituto Superior en la USE 03 de San Borja (Ahora es la UGEL 07), pero el Director de la USE de San Borja se negó a entregarme el puesto, por razones que solamente este miserable puede saber.

Acudí al Ministerio de Educación pero nadie me atendió y al bajar la larga escalera del segundo piso sufrí un terrible accidente y la doctora del Ministerio solamente atinó a “despacharme” en una ambulancia al “infierno, léase Hospital Casimiro Ulloa. Vean el post Nº 76 “La Asistencia Pública”.

Por estas razones es que recibo mi “jubilación anticipada” desde el 01 de abril de 2003, puesto que ya no podía seguir cotizando mi AFP hasta julio del 2009 cuando cumplía 65 años de edad.

La Defensoría del Pueblo dice en su página oficial:

“Por ello, la Defensoría del Pueblo considera a las personas adultas mayores como uno de los grupos de atención prioritaria y sus intervenciones se encaminan a la protección de sus derechos a través de las siguientes acciones: supervisión de la administración estatal, promoción de derechos, fortalecimiento de capacidades y coordinación interinstitucional. Nuestras acciones se desarrollan principalmente en los siguientes temas: derecho a una vida digna y libre de violencia, derecho a la pensión, salud, derecho a la participación, acceso a programas sociales y servicios de cuidados”.

Pero no es cierto, no me ayudaron cuando Sedapal nos cobró de manera abusiva y nos obligó a pagar porque ni a la Defensoría ni a la Municipalidad de Pueblo Libre les importó mi edad, que soy Adulto Mayor, soy de la Tercera Edad o simple y llanamente soy Viejo. A nadie le importó la injusticia. A nadie les importa, pero el alcalde organiza y desfila marchando en el Pasacalle por el Día Mundial Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez. Solo para lucirse pero nada de ayudar, y eso que soy vecino VPP. Para presentar una queja o un reclamo en Indecopi primero debes pagar la tasa de S/ 36.00.

Miente, miente, miente.

 

111 IMPAJARITABLE

El DRAE lo considera como adjetivo con el significado de inevitable, forzoso (obligado) y como adverbio con el significado de Sin excepción.

Pese a que es una palabra de muy antigua data casi nadie sabe lo que significa, excepto los alumnos de la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (UNAP) que fuimos alumnos del Ingº José Reátegui Cárdenas, catedrático de Química General e Inorgánica, luego Decano de la Facultad de Ingeniería Química, quien lo usaba continuamente con el significado de lo que no cambia nunca, que permanece inalterable, que va más de acuerdo con su uso.

A través del tiempo, sus alumnos, lo seguimos utilizando con ese mismo significado y nuestros oyentes acaban entendiéndonos.

El mismo don Ricardo Palma en la Tradición “Cosas tiene el rey cristiano que parecen de pagano”, correspondiente al Tomo VI, nos cuenta

            “Como Abascal era título de Castilla de muy reciente data, los nobles de antiguo cuño y de abolengo impajaritable, se rebelaron contra la medida, calificándola de despótica y atentatoria a la limpieza de los pergaminos, tanto más, cuanto que del sumario no resultaba nada en claro contra el de la Vega del Ren”.

Muchas veces se considera como una ley impajaritable lo que está pasando porque jamás antes había ocurrido aunque muchas veces la tal ley marra:

NUNCA UN CAMPEÓN MUNDIAL RECUPERÓ SU CORONA

Floyd Patterson en 1956 ganó el Título de Campeón Mundial de Box de Pesos Completos y fue el Campeón más joven de la historia, pero en 1959 perdió la corona. El sueco Ingemar Johansson le ganó.

En 1960 se produjo la revancha: Patterson quería recuperar la corona. Paco Bardales, condiscípulo nuestro, entró al salón diciendo con voz potente: “Nunca un Campeón Mundial ha recuperado su corona. Jamás en la historia”. Pero Patterson recuperó la corona.

Paco tenía hermanas mayores, casadas, una con un empresario, otra con un militar y otra más con un norteamericano, de manera que es posible que en sus tertulias se haya conversado sobre este tema, pues Paco era el único que sabía este hecho. Pero su predicción falló.

NUNCA SEGUNDAS PARTES FUERON BUENAS

Cuando era niño o adolescente también escuché decir y leí en alguna reseña cinematográfica: “Nunca segundas partes han tenido éxito”. Se referían a que algunas películas exitosas podían ser consideradas para realizar la segunda parte, aprovechando el éxito extremado de la película. Pero en mi manera de ver, la película se basaba en una obra literaria de gran valor y por ello su éxito, pero la segunda parte era obra de guionistas, es decir, personas ajenas al sentir y capacidad de creación del autor. Y por ello la frase impajaritable que negaba éxito a segundas partes. Pero los Estudios se pusieron las pilas y ahora vemos que le hacen segunda, tercera, cuarta, quinta y más partes a un tema de éxito. Y se da el caso de que, en algunos casos, la segunda parte resultó mejor que la primera.

Pero, sabemos que esta es una frase de muy antiguo cuño, de antes que siquiera se hubiera “soñado” el cine.

En el capítulo IV de la Segunda parte de ‘El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha’, pone Miguel de Cervantes en boca del bachiller Sansón Carrasco, a modo de auto parodia,  el siguiente texto:

“Nunca segundas partes fueron buenas”

Referidas a si el autor prometía sacar una segunda parte de su obra máxima.

De hecho, don Miguel de Cervantes sacó una Segunda parte de su Quijote porque un vivo sacó una Segunda parte apócrifa, y en este segundo tomo el autor se ocupó en matar a Don Quijote para que a nadie más se le ocurra sacar otra continuación de su obra.

En la actualidad se ha extrapolado esta frase al cine y dicen que también al amor, donde se indica que un romance terminado no es buena idea reiniciarlo.

Espero con esto haber dado luces sobre el significado de esta palabra Impajaritable y la importancia de su uso, que las palabras y las lenguas mueren cuando no se usan.