196 HAN VISTO A MI MATERIALITO

                  «La resistencia de materiales clásica es una disciplina de la ingeniería mecánica, la ingeniería estructural, la ingeniería civil y la ingeniería de materiales que estudia la mecánica de sólidos deformables mediante modelos simplificados. La resistencia de un elemento se define como su capacidad para resistir esfuerzos y fuerzas aplicadas sin somperse, adquirir deformaciones permanentes o deteriorarse de algún modo».

Fuente: Wikipedia La enciclopedia libre.

            Los estudiantes de Ingeniería Química de la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (UNAP) de Iquitos, comenzamos a llevar el curso de Resistencia de Materiales. Fue nuestro primer encuentro práctico junto con Operaciones Unitarias, de nuestra formación en Cálculo Diferencial y Cálculo Integral.

            Todo el tiempo fuera de clases nos lo pasábamos hablando de Resistencia de Materiales.

            Cuando estuvimos en Estudios Generales teníamos una compañera de nuestro primer grupo que habíamos ingresado dando el Examen de Ingreso. Era una joven muy delgada y de piernas totalmente flacas, pero de rostro bonito y sumamente simpática. Era una buena compañera.

            Tenía un novio, de apellido Rivadeneyra, que era familiar de algunos de nuestros compañeros y de inmediato se hizo amigo de nuestro grupo. Era maestro ebanista muy bueno a pesar de su Juventud y tenía su propio taller.

            Al terminar Estudios generales, dura un año, nos separamos en las cuatro Facultades que tenía entonces nuestra Universidad. Ella se fue para Educación y nosotros a Ingeniería Química, pero siempre nos veíamos y nos saludábamos.

            El novio venía a la universidad buscar a la chica y en cuanto nos veía a alguno de nosotros nos preguntaba invariablemente:

  • ¿Han visto a mi Materialito?

            Tanto escucharnos hablar de Resistencia de Materiales y habida cuenta de lo delgada de la joven, había dado en llamarla “Mi Materialito” a su novia.

            No era un simple enamoramiento, era todo un compromiso formal  el que motivaba a estos dos jóvenes, lo cual siempre me ha conmovido sobremanera. Es lindo ver cuando dos enamorados culminan su estado en el matrimonio.

            Todo el grupo recibimos nuestro Parte Matrimonial  y acudimos a la boda en la Iglesia Matriz. Me sorprendí al ver a la novia, vestida de blanco que acentuaba aún más su  palidez cadavérica y una incipiente barriguita que ya se notaba. Por ratos parecía que le faltaba el aire.

            Aún no vivía yo mi verdadero drama de tener a mi esposa con “Hiperémesis gravídica”. Ni siquiera conocía entonces la existencia de quien sería después mi esposa, ni mucho menos pensaba yo en lo difícil y terrible que puede llegar a ser para algunas mujeres la maternidad, pero cómo la buscan.

            Me dio pena verla sonreír al salir de la Iglesia a los acordes de la Marcha Nupcial  con su rostro bonito pero macilento.

            Es terrible lo que tienen que soportar algunas mujeres por amor, pero cuánto aman el fruto de su amor. Dios las bendiga.

«Mi materialito»

195 POLICÍA BUENO Y POLICÍA MALO

            El otro día mi sobrina Leydi Suárez subió un video donde un caballero, en la cantina, se lamentaba que en su casa su esposa amenazaba a sus hijos:

  • Ya verán cuando venga su papá.

            Y esto también había ocurrido en su casa cuando su mamá les decía lo mismo a ellos, de manera que cuando el hombre llegaba esperando encontrar a sus hijos afectuosos solamente veía rostros asustados y temerosos, más bien desconfiados.

            Me trajo a la memoria un episodio en nuestra vida en la que mi amada esposa, María Judith, quizás estuvo viendo algo en la televisión, me dijo, me imagino refiriéndose a la crianza de nuestras hijas:

  • Tenemos que ser policía bueno y policía malo.

            Sorprendido y preocupado, sobre todo porque ella se bastaba sola para hacer ambos roles sin que yo tuviera que mover un solo músculo, solamente atiné a decir, apuntándome a mí mismo con el dedo índice:

  • ¿Entonces yo…?
  • ¡Tú no vales para policía malo! Eres demasiado bueno con tus hijas.

            Respiré aliviado, no servía para policía malo, estaba descartado desde un principio. Nunca más se volvió a hablar acerca de este tema. Me imagino que en adelante sería más juiciosa sobre lo que veía en la televisión, antes de hacer planes para llevarlas a cabo.

Policía

194 I AM INFORMATION ENGINEER

            Nuestra gran amiga de la familia, Antonieta Arévalo, vivía a la espalda de nuestra casa en Pueblo Libre. Antonieta era profesora y había trabajado en Iquitos con mi esposa en el Centro Educativo de Mujeres Nº 172. Nuestra amistad viene entonces desde aquella época.

            Ella estaba a cargo de los hijos de su hermana Jesús porque ella con su esposo Juan Yap residían y era comerciantes e industriales en Yurimaguas, capital de la Provincia de Alto Amazonas. Marco Antonio, José y Olga Marina estudiaban en Lima.

            Con el tiempo Marco Antonio se fue a vivir en México donde se casó y Joshé  en Estados Unidos.

            Joshé venía siempre a Lima  con su esposa e hijo a visitar a la familia. En una oportunidad celebraron su cumpleaños en mi casa, fue una fiesta bien concurrida, con mariachis y todo.

            Pero Joshé nos dijo que se había encontrado con dos amigos norteamericanos y los había invitado a mi casa. Ellos vivían en la residencia del Embajador norteamericano, solamente hablaban inglés y vendrían  nada más que por una hora.

            Llegaron en una limusina a las 9:00 pm y vinieron a recogerlos a las 10:00 pm. Mientras tanto tratamos de ser amigables conversándoles en Inglés. A uno de ellos le expliqué sobre mi hija Rocío:

  • My daughter studies at the University. She is studying Informatic Engineer.

            (Mi hija estudia en la universidad. Ella está estudiando Ingeniería Informática)

            Es una profesión tan reciente que no encontraba un término apropiado en Inglés, por ello dije Informatic Engineer, ahora posiblemente se refieran a esa carrera como Computer Engineer. Pero el “gringo” me corrigió al punto:

  • No. Information Engineer. I am Information Engineer.

            (No. Ingeniería de la Información. Yo soy Ingeniero de la Información)

            Me pareció que hablábamos de cosas diferentes pero lo dejé allí. Tomamos cervezas y nos despedimos. Su seguridad  era visible  e indicaba la naturaleza de sus funciones en su cuartel general.

            Una semana después, el 22 de abril de 1997, se produjo la Operación Chavín de Huántar en la residencia del embajador del Japón para el rescate de los 72 rehenes del MRTA.

            Entonces  comprendí la naturaleza reservada de nuestros visitantes, los Ingenieros de la Información sembraron cámaras y audio de fibra óptica en el lugar de la acción para ayudar al éxito de nuestros Comandos.

            Nos sentimos orgullosos de haberlos conocido y tenido en nuestra casa  y haberlos atendido como correctos anfitriones.

            Después de todo Charito, luego de aprobar el tercer año de Ingeniería Informática dejó de estudiarlo para pasarse a Psicología Organizacional, carrera que tuvo que empezar desde Estudios Generales Letras, con el agregado que son seis años de estudio, en vez de los cinco de Ingeniería, pero se encuentra feliz porque es la carrera que le ha dado satisfacciones mil. Bien por ella.

En verdad existe la carrera.

193 SEMBLANZAS

            El diccionario de la Real Academia Española (RAE) define la semblanza como un esbozo biográfico. Suele decirse que una semblanza es una biografía de poca extensión, que no abunda en los datos históricos sino que presenta información sobre el carácter y la personalidad del individuo en cuestión.

                        En realidad este artículo trata solamente de aquellas historias cortas que nos han sorprendido y muchas veces divertido que nos ha ocurrido a todos en nuestra familia que sigue creciendo.

NANCY

            El primer día que mi hermano Pedro  consiguió trabajo de peón en una construcción: cargar arena, cemento ladrillos, etc., al llegar a su casa su esposa lo sorprendió con que le había conseguido un trabajo para poner mayólicas en el baño de una casa nueva y había cobrado “adelanto” para asegurar el trabajo. Pedro se asustó, había llegado todo molido, y después se molestó. En la obra se había enterado de la clasificación de los obreros según su competencia: Ayudante, Oficial y Maestro. Él estaba en el nivel de aprendiz de ayudante y poner mayólicas es trabajo de Maestro. A esto se llega después de años de trabajar y aprender en una construcción. Le mandó a su esposa a devolver el adelanto y que nunca más le consiga “trabajos” que él no sabe hacer.

ANDREA

            Estábamos armando el Nacimiento en mi casa y luego de montar todo el escenario: los niveles, la casita (el Pesebre) y las luces navideñas, la pequeña Andreíta se dispuso a acomodar las imágenes: el Niño, la Virgen, San José, los animales, ovejas, cabras, camellos, etc., mientras lo hacía estaba cantando Mary tenía un corderito: “Mary tenía un corderito, corderito, corderito, blanco su color”. Es la canción que les enseñan en el Nido, pero, al parecer, las profesoras del Nido tomaban muy en serio la enseñanza del idioma Inglés.

            Yo no me había dado cuenta hasta que semanas después de Navidad, mientras íbamos a comprar el pan, le pregunté: “¿Cómo era Andreíta, Mery tenía un corderito…? Me interrumpió para corregirme: “Abuelo, Mewry”.Ah, disculpa” alcancé a decir por no saber pronunciar Mary.

AINHOA

            Estaba amasando pan y Charito trajo en brazos a su pequeña Ainhoa para mostrarle lo que yo estaba haciendo: “Mira bebé, el abuelito está haciendo pan”. Ainhoa que todo contradice, corrigió a su mamá: “¡Capqueik!”(Cupcake).

AINHOA

            El cabello de mi nieta Ainhoa es crespo, parecería que la hubieran rizado. Es así desde que nació.

            Sus padres, mi hija Charito y su esposo Pedro, me preguntaron cómo era el cabello de Charito cuando era pequeña.

            Charito, les dije, cuando era pequeña tenía el cabello largo y ondulado, mientras que con mis manos hacía la forma de las ondas de su cabello. Sus ondas eran características de mi mamá.

            “¿Y Ainhoa? – preguntaron ellos – “Ainhoa es un ‘carnerito’” – les dije y rompieron a reír.

HELADERÍA “LA FAVORITA” DE IQUITOS

            Quedaba en el jirón Lima (Hoy Próspero) cuadra 4, a mitad de cuadra, de propiedad del señor Jarama. Su  producto de bandera, por la que se hizo famosa, era el Helado Imperial (helado de vainilla). Pero su característica más sobresaliente que no he encontrado en ninguna otra ciudad del Perú era que junto con tu copa de helado te servían un vaso de agua tibia, para quitar el sabor muy dulce del helado. Los domingos de fiesta toda la familia nos dábamos un banquete de helado  en esta tienda que siempre estaba atestada de gente.

EL POLLO A LA BRASA

            Desde que se “inventó” el Pollo a la brasa en Iquitos, en los años sesenta, se convirtió   en  el favorito de los loretanos, y en especial de mi enamorada Judith Alva Rivera (hoy mi esposa por más de 50 años). Como era un plato campestre se comía con la mano: en el restaurante lo servían en una cesta de mimbre, sin cubiertos. Al final te traían un tazón con agua tibia y rajas de limón para lavarse las manos eliminando la grasa del pollo. Esta es una costumbre que no se ha visto en ninguna otra ciudad del Perú. Era una característica solamente de Iquitos que siempre estuvo en la vanguardia de la atención comensal. Cuando se produjo escasez de papas  en todo el Perú, en Iquitos se reemplazó las papas fritas por plátano frito. Gustó tanto a los loretanos que ha quedado como una costumbre nuestra. Si pides pollo a la brasa lo pides con plátano frito, nada de papas fritas.

NO VAMOS A VIAJAR

            En nuestro tradicional Almuerzo de los sábados, mi yerno Jorge Canaval me informó que en el trabajo les ordenaron que viajen a una ciudad de Argentina. “Con los compañeros  hemos acordado decirle al jefe que no vamos a viajar” –  Me manifestó.

            Jorge – le dije – te voy a contar una historia: Cuando mi primo “Petete” me pidió conseguirle una beca de práctica en la Cervecería Backus, lo conseguí. El primer día de práctica, me habían asignado su entrenamiento, le dije: “René, la empresa espera que tú cumplas todas las indicaciones y lo realices de la mejor manera. Nunca digas no a nada y haz lo que te digan, quien sea que esté a cargo de tu entrenamiento. La Empresa tiene que saber que puede contar contigo en todo momento”. Así lo hizo.

            Recuerda esto Jorge, tu empresa tiene que saber que puede contar contigo en todo momento y bajo todas las circunstancias: que tú eres parte de esa empresa. Si no confía en ti, ¿para qué te tiene allí?

            La semana siguiente mi yerno me dijo: “Don Jorge, atendiendo a sus sabias palabras hice saber a mi jefe que iría a la Argentina y a donde quieran que vaya, que estoy al servicio de la empresa. Mis compañeros también reaccionaron igual”.

ANDREA

            Como era usual, cada vez que iba al Mercado Central, una vez al mes para cobrar el alquiler de la tienda de mi esposa, siempre ocurría que en el bus subieran vendedores que con una charla te convencían de las bondades de sus productos. Principalmente compraba juguetitos baratos para Andrea. Lo que sea que le dabas la llenaba de alegría y por eso daba gusto  traerla, lo que fuera. En una oportunidad adquirí una caja de lápices de colores de estuche llamativo. Lo tenía sobre mi escritorio. El sábado, visita semanal establecida, vino Andrea, vio la caja de colores y lo tomó. Su tía Charito, fastidia como ella sola, le indagó:

  • ¿Cómo sabes que es para ti?
  • Porque yo soy la única niña en esta casa.

            Charito no supo qué responder y prefirió hacer mutis. Tratándose de Rocío esto no es frecuente.

En este lugar, jr. Lima cuadra 4, existióLa Favorita

192 PANDEMIA 1

NO TENÍA SÍNTOMAS

            A lo mejor sí me querías pero eras asintomático.

SOLO UN SUEÑO

            Soñé que estábamos todos encerrados por culpa de un virus. Qué loco.

CONTAGIO

            ¿Y el contagio de las ganas de vivir, para cuándo?

NO CONTAGIO

            Bebí tanto alcohol en mi vida que cuando toso en vez de contagiar desinfecto.

LAS MASCARILLAS POR EL SUELO

            Me encanta imaginar que todas esas mascarillas tiradas en las aceras se deben a personas que se desintegraron al darse cuenta de que en este mundo sobran.

LAS DISCOTECAS

            ¿Y para qué salir de casa si ya ni siquiera se puede bailar en las discotecas? La única vía de escape de muchos es ahora “un delito”.

MI DOMICILIO

  • ¿Y dónde vives ahora?
  • En Pico de la pandemia esquina con Nueva normalidad.
  • Entonces donde siempre.
  • Sí.

LA CARA QUE PONEN

            ¿Qué cara ponen cuando les toman la temperatura antes de entrar a algún lugar? ¿La misma que cuando te cantan feliz cumpleaños? No sé cuál poner.

LA DISTANCIA SOCIAL

  • SOY LA MUERTE. HE VENIDO A LLEVARTE.
  • Ponte a metro y medio, anormal.
  • AH, PERDÓN.

LA DISCUSIÓN

            Hoy discutí conmigo mismo. No me hablo.

EQUILIBRIO EMOCIONAL

            Hay que tratar de mantener el equilibrio emocional en la cuarentena, les comenté ayer a la esponja y al jabón.

VENCEREMOS

            No sé si venceremos al coronavirus, pero si todos aplaudimos mucho a los médicos tal vez matemos suficientes mosquitos como para vencer al dengue.

EL CUERPO HUMANO

            Cuando todo esto pase, el cuerpo humano va a estar compuesto de un 70 por ciento de grasa y un 30 por ciento de alcohol en gel.

PESADILLA

Qué pesadilla más mala tuve anoche. Soñé que volvían a abrir los bares y la gente entraba por orden alfabético. Yo era Zinedine Zidane.

SUSANA DISTANCIA

Después de Susana Distancia, van a venir: Inés Tabilidad, Lalo Cura y Cindy Nero.

Susana Distancia

191 FELIZMENTE QUE ESTABA CON SU PAPÁ

            Hace algunos años, cuando residíamos en Balconcillo, sucedió un hecho inesperado que enlutó a una familia de la casa donde vivíamos.

            Balconcillo es una Urbanización moderna del Distrito de La Victoria, Provincia de Lima, Perú. En la calle Las Turquesas había un chalet de dos plantas con terraza. La dueña alquilaba los 4 dormitorios, la cochera y el cuarto de servicio que estaba en la terraza. En cada habitación vivía una familia. Las áreas comunes eran la sala, el comedor, la cocina y la terraza para tender la ropa. En una habitación vivía mi comadre Lily Linares, en otra una familia arequipeña, en otra la familia Humud. Para la llegada de mi suegra tomé una habitación más.

            La familia Humud, esposo, esposa y su hija de 9 años de edad. Vino de su tierra la hermana de la esposa a vivir con ellos. Carmen era costurera y además era la nana de la niña.

            La calle Las Turquesas es una calle interior de vida tranquila, cercana al Mercado Palermo y a la Avenida Las Américas. Los carros pasaban muy de vez en cuando y a baja velocidad. Los niños jugaban en la calle con sus bicicletas y triciclos. En verdad parecía una calle de pueblo.

            La niña salía todas las tardes a jugar en la calle con su tía en un jardín vecino que tenía grass, como dije era una calle tranquila.

            Pero un día, el papá estaba de día libre y salió a acompañar a la niña con su tía. Lleno de cariño y bastante energía, que era joven, cogió a su hija por las manos y se pusieron a jugar al “avión”: el papá gira sobre sus pies mientras la niña parece que vuela.

            Wikipedia nos dice: “El destino (también llamado fatum, hado o sino) es el poder sobrenatural inevitable e ineludible que, según se cree, guía la vida humana y la de cualquier ser a un fin no escogido, de forma necesaria y fatal, en forma opuesta a la del libre albedrío o libertad”.

            Es triste, pero es el destino. Casi nunca pasaban carros y cuando pasaban lo hacían a baja velocidad, pero este día entró un carro a toda carrera y arrebató a la niña de las manos de su padre: muerte instantánea.

            Es increíble cómo crecen los niños cuando mueren. El ataúd de la niña era enorme, parecía el de un adulto, pero era blanco. Fue velada en la misma casa, la sala se convirtió en Capilla Ardiente.

            Todos estábamos muy tristes y apesadumbrados, mis melliza tenían casi 5 años, y sintieron mucho esta tragedia.

            En todo velatorio la gente suele hablar, cuentan cosas que se suponen increíbles, como lo que acababa de suceder. Pero en medio de ello, la tía dijo algo que me dio que pensar y aún ahora lo recuerdo y se me escarapela el cuerpo: “¡Felizmente que estaba con su papá!”… “Que si llega a estar conmigo, su papá me hubiera matado”.

            Esto si era increíble, la tía pensaba que fue una suerte para ella que su papá hubiera salido a jugar con su hija. Pero tal parece que no se daba cuenta que ella jamás hubiera jugado al avión con la niña en la vía pública y, por lo tanto, jamás se hubiera producido la tragedia. Es el destino que les jugó una mala pasada. Cosas de la vida.

Papá jugando con su hijita