310 NOTAS DE HUMOR 9

ENTREVISTA DE TRABAJO

  • ¿Nivel de Inglés?
  • Alto.
  • Traduzca “memoria”.
  • Memory.
  • Úselo en una oración.
  • Una vez me aventé por la ventana y casi memory.
  • Bruto.

CÓMO HACER DINERO CON WHATSAPP

  1. Vaya a Configuración.
  2. Seleccione “Salir del grupo”.
  3. Váyase a trabajar.

LA RAPIDEZ LLEVA VENTAJA

            Entra una mujer a un hotel con su amante y ve saliendo a su esposo con otra y le grita:

  • ¡Bastardo infiel por fin te agarré! Y traje un testigo.

CUIDANDO EL AZÚCAR

            La abuelita sentada en una mecedora con una escopeta en las manos:

  • Abuela ¿qué haces sentada tanto tiempo en la cocina?
  • El doctor me dijo que tengo que cuidar el azúcar. ¡Hasta ahora no se ha movido de ahí!

LA BELLEZA

  • Tía Teresa, ¿para qué te pintas?
  • Para estar más guapa.
  • ¿Y tarda mucho en hacer efecto?

LA POSICIÓN ES IMPORTANTE

  • ¿Cuál es tu posición favorita en la cama?
  • Al lado del enchufe para cargar mi celular.

COMOCIÉNDOSE

  • Hola, ¿a qué te dedicas?
  • Soy ratero.
  • Ah, ¿eres   un delincuente?
  • No… vendo ratas.

LA REACCIÓN

            El doctor me dijo que solo me quedaban dos meses de vida, así que maté al doctor  y el juez me dio treinta  años. Si no reacciono a tiempo me hubiera hundido.

MIS CONTACTOS

  • Te juro que no tengo ninguna mujer en mis contactos amor.
  • Déjame ver: Mariano, Julieto, Yesenio, Danielo, Mónico, Alicio, Yahairo.

LA MUJER SOÑADORA

                        El sueño de toda mujer es que un hombre la tome en sus brazos, la arroje sobre la cama… y limpie toda la casa mientras ella duerme.

TENEMOS DE TODO

            Dos ancianos hablando:

  • Lo que es la vida, antes no teníamos nada, y ahora vivimos bien y tenemos de todo.
  • Sí, es cierto. Tenemos artrosis, hipertensión, colesterol, triglicéridos…

EL MAESTRO DE INGLÉS

  • Conseguí trabajo como maestro de inglés.
  • ¿Trabajo estable?
  • No, mesa es table. Trabajo es work.

309 SÁBADOS POR LA TARDE

            Desde que comenzó el suavizamiento de la cuarentena, innecesariamente estricta, mi hija me dijo para salir al parque Candamo para hacer pasear a la pequeña Ainhoa.

            Solamente un paseo corto, insistió ella. Y bueno, comprendí que la niña debía salir a pasear para reconocer las calles y parques, de manera que acepté gustoso.

            Cada sábado por la tarde salimos a golpe de las cinco, cogidos por la mano para que la bebe no se caiga. Recorremos la calle, bordeamos el parque Candamo e ingresamos por una esquina. Ainhoíta aprovecha para hacer su caminata por el borde de los jardines para entrenarse en el equilibrio que ello conlleva.

            Si no hay más niños, Ainhoa sube sola a la glorieta china, se trepa a los bancos y luego de estar un rato, que ella misma decide, salimos y emprendemos el retorno a nuestra casa, no sin antes pasar por el “Yockey”, el centro comercial del barrio al que Luisa le puso en su momento tal sobrenombre a “semejanza” del Jockey Plaza. Es decir, el Jockey de nuestro barrio.

            En este centro comercial, construido por los exambulantes de la esquina del Centro Comercial, Pedro compra, solamente desde la puerta, una lámina con estíqueres que son del agrado de la pequeña.

            Se emociona cuando su papá le entrega la lámina porque cada vez es diferente y así aprende un montón. Es la alumna favorita del Nido Arco Iris y la Directora siempre pide permiso a Charito para enviar a la UGEL el material grabado con Ainhoa.

            Al llegar a la esquina de nuestra cuadra emprende una carrera hasta la casa a la par con su papá. Este es el juego que Pedro, maratonista, le enseñó desde pequeña.

            Quedamos todos contentos, sobre todo yo que sigo creyendo que me invitaron para hacer pasear a la niña. Iluso de mí. Me invitan al parque con Ainhoa para hacerme pasear a mí, pero igual, me siento contento de seguir siendo útil.

Paseo con Ainhoa.

308 LA SEGURIDAD INDUSTRIAL

            “La seguridad industrial es el conjunto de normas y actividades encaminadas a prevenir y limitar los posibles riesgos en una industria. Tiene por objetivo la prevención que se ocupa de dar seguridad o directrices generales para el manejo o la gestión de riesgos en el sistema.

Las instalaciones industriales incluyen una gran variedad de operaciones que tienen peligros inherentes que requieren un manejo muy cuidadoso. Se trata, en consecuencia, de adoptar, cumplir y hacer cumplir una serie de normas de seguridad y medidas preventivas que permitan desarrollar el trabajo de manera efectiva y sin perjuicios”.

            Fuente: Wikipedia La enciclopedia libre.

            Cuando me tocó trabajar en La Oroya, centro metalúrgico de la empresa norteamericana Cerro de Pasco Corp., observé con curiosidad la gran importancia que se daba en la empresa al tema de la Seguridad Industrial. La Oroya está ubicada   en la Sierra del Centro del Perú, en la Carretera Central, a 3,750 msnm.

            El Ingeniero Arakaki nos dijo en el primer día de entrenamiento:

  • Yo soy Ingeniero Químico y soy Ingeniero de Seguridad en La Oroya. La Oroya es un Centro Metalúrgico, aquí no hay minas ni concentradoras, solamente Plantas Metalúrgicas. De acuerdo a las leyes, en el Perú el Ingeniero de Seguridad debe ser un Ingeniero de Minas, pero aquí en La Oroya un Ingeniero de Minas estaría perdido. Mediante un convenio entre la Cerro y el Gobierno se ha llegado a un acuerdo: En La Oroya el Ingeniero de Seguridad es un Ingeniero Químico.

            Cada mes recibíamos Charlas de Seguridad Industrial que nos daban los Ingenieros de Seguridad; y cada semana nosotros teníamos que dar Charlas sobre Seguridad Industrial al personal de nuestra Planta, obreros y empleados.

            Para ello contábamos con el Manual de Seguridad Industrial de la Cerro de Pasco Corp., un libraco de más de 500 páginas: escogíamos un tema y sobre ello  creábamos una charla, tratando de enfatizar los peligros a que estábamos expuestos si no observábamos el reglamento.

            Me gustaba insistir en el tema de que la seguridad no solamente se debe cumplir en el trabajo sino también en todas las acciones en nuestros hogares o en el juego.

            Salud Ocupacional revisaba nuestra salud y antes de salir de vacaciones debíamos pasar por el Hospital del Chúlec para la prueba del plomo. Si estabas “emplomado” no podías salir de vacaciones: te internaban hasta que te “sacaban” todo el plomo de la sangre con Versenate de Calcio que te inyectaban en la vena. Nunca me emplomé.

            Nos enseñaban a levantar pesos con las piernas no con la columna. Eran insistentes con este tema y yo era el más entusiasta de su divulgación y aplicación. Repetía hasta el cansancio en todas las charlas que les daba de la necesidad de hacer todas las cosas en nuestra vida con acuerdo a las normas de seguridad.

            Dos veces hice caso omiso a mis propias reglas y las dos veces “pagué”. Pagué un precio muy alto.

            Cuando llevé a mi pequeña hija Luisa al Hospital del Niño porque no podía respirar por el asma, la sostenía en mis brazos. Delante de la camilla del hospital estaba un tacho de basura. Podía haberlo pateado para alejarlo pero en vez de eso estiré los brazos para depositar a mi pequeña en la camilla y escuché un “cric” en mi columna y ya entonces no podía caminar. Se había zafado un disco intervertebral y presionaba la médula espinal.

            Cuando se recuperó mi hija regresamos a nuestra casa y yo apenas podía subir las escaleras hasta el Segundo Piso. Mi amada esposa Maria Judith cargó a la pequeña.

            Una vez que llegamos a la casa y que hubimos arropado a la bebé, mi esposa me hizo echar en la cama bocabajo y se montó sobre mí y comenzó a sobar mi columna, desde abajo hacia arriba, hasta que escuchamos nuevamente el “cric” en mi columna. El disco se había colocado nuevamente en su posición y ya pude caminar. Nunca debí despegar el cuerpo de mi hija de mi pecho. Por desobedecer mis propias reglas sufrí ese percance. Y gracias a la acción de mi esposa pude volver a caminar. ¿Cómo no amar a esta mujer?

            La segunda vez fue muchos años después, ya jubilado. Vestido y dispuesto para asear a mi esposa, postrada en cama por el Alzheimer, fui al baño. El balde con el agua tibia estaba pegado a la pared. Pude haberme puesto en cuclillas para jalar el balde, pude, en fin, haber pisado la poza de la ducha para coger el balde, pero en cambio estiré mi cuerpo desde fuera de la poza y mis dos pies resbalaron con lo que me di un fuerte golpe en la cabeza contra la pared, mi pierna izquierda sufrió un corte de 6 centímetros en el murito de la ducha, mi ceja izquierda un corte de 2 centímetros y la piel de mi nariz se rebanó. Chorreaba la sangre profusamente de la ceja, la nariz y la pierna, que los bomberos lograron contener y en el Hospital Rebagliati me atendieron de emergencia: cuatro puntos en la ceja, seis puntos en la pierna izquierda y un parche especial en la nariz.

            Por segunda vez hice caso omiso de mis propias reglas de seguridad y pagué el precio.

            No obstante, algunos años antes de este último episodio llevamos a nuestra hija Claudia al Hospital Santa Rosa. Mientras estaba en reposo nuestra hija salí a observar y vi que un señor mayor traía en una silla de ruedas a su esposa anciana. La anciana se había caído al suelo y ninguno de los “trabajadores” del hospital se movió. No les importó el drama de los ancianos: el señor anciano trataba de recoger a su esposa desmayada, con coma diabético me dijo. Me acerqué y le dije:

  • Señor, yo sé levantar. Usted sostenga fuertemente la silla de ruedas.
  • Ya señor. Gracias.

            Recordé las reglas: levante con las piernas no con la columna. Levanté a la señora y la senté en la silla de ruedas y el señor anciano pudo llevar a su esposa al interior del hospital donde recibirían atención. ¿Y los «trabajadores” del hospital? ¿No tienen familiares ancianos? ¿No tienen vergüenza de trabajar en un hospital y no hacer nada por los demás?

            Son nada más que unos infelices que no tienen idea de la suerte que les tocó tener empleo, pero que no parecen entender que el empleo conlleva obligaciones no solamente el derecho a recibir su paga, sino , principalmente la obligación de trabajar.

Los Ingenieros

307 TODOS SOMOS «INFLUENCERS»

            En la revista Somos Nº 1767 del 17 de octubre de 2020, Luciana Olivares, en su página Con la luz prendida, publicó el artículo «Todos somos ‘influencers’». La revista Somos se obsequia los días sábado con el diario El Comercio.

            Efectivamente todos podemos influenciar  en las demás personas, actitudes y comportamientos, y es por ello que en más de una ocasión he advertido que esta influencia debe ser siempre positiva, sobre todo, por la posición que tenemos en la sociedad.

            Luciana alabó la influencia positiva que narró en su artículo, pero yo me esfuerzo, más bien, en evitar desbarrar.

            El 03 de enero de 2019 publiqué un artículo titulado “Es mi muro y puedo poner lo que quiero”. Este artículo está contenido en el libro Cuentos de mi blog. En este artículo me dedico a rebatir esa frase muy utilizada por personas que, lamentablemente, son “influencers”.

            Todos quienes tenemos una posición en la sociedad, sea en el ámbito profesional, laboral, cultural, social o religioso, tenemos la obligación de comportarnos debidamente y, sobre todo, a expresarnos con propiedad habida cuenta que muchas personas nos observan y van a definir su actuación en base a lo que nos observan, a lo que nos ven hacer y decir.

            Si eres Ingeniero en una planta industrial o metalúrgica eres el modelo para los demás trabajadores y hasta para los Ingenieros más jóvenes.

            Si eres líder político debes necesariamente actuar de manera correcta, alejándote de  las coimas y arreglos por debajo de la mesa. Todo se sabe.

            Si eres “hermano” religioso tus expresiones tienen que guardar consistencia con el Evangelio, no es solamente cuestión de asistir a Misa y cargar las andas.

            Si eres maestro tienes que entender que eres el líder de opinión de los alumnos y de los padres de familia. Lo que hagas o digas van a ser reproducidas por ellos porque ven en ti el modelo que desean seguir.

            Varios sobrinos y amigos he retirado de mi muro de Facebook por su pertinacia a expresarse de modo coprolálico. También a un “hermano” de la Parroquia, Marco Antonio, quien aprovechaba que jugaba su equipo de fútbol favorito para soltar palabras soeces   en el Facebook, y ante mi reconvención respondió de modo lamentable “Es mi muro…

            Otro “hermano” de la Parroquia, Jean Carlos, le dio por mostrar odio a los migrantes venezolanos. Le pedí que no siguiera haciendo eso y también soltó “Es mi muro…

            A mi sobrina Karla le pedí que no pusiera palabras soeces en su muro porque si no tendría que borrarla. Me dijo igualmente que es su muro y que la borre nomás.

            Ella es Profesora y su posición en la sociedad es relievante. En los poblados pequeños el Profesor es una de las personas más influyentes y su opinión es aceptada como algo sagrado. En la ciudad también, no importa que tú no te des cuenta pero es así: Muchas personas “beben” tus palabras y tratan de imitarte en todo y esta es la razón para tener una actitud ante la vida totalmente coherente con el buen comportamiento. Eres docente, entonces eres líder de opinión y tienes muchos seguidores, no les des malos ejemplos porque quedas muy mal.

306 LAS CHARAPAS SON ARDIENTES

            El diccionario dice que una persona es ardiente cuando es apasionado y siente un fuerte deseo sensual.

            Charapa, según el mismo diccionario, es la denominación que se da a quienes son oriundos de la Selva Amazónica, o a todo lo que se relaciona con esta población.

            Específicamente se denomina charapa a los loretanos, de la misma manera que a los arequipeños se les dice characatos, o mochicas a los chiclayanos, churres a los piuranos, mazamorreros a los limeños y chalacos a los habitantes de El Callao.

            Estábamos en una reunión social y la esposa de un colega me seguía por todos lados y me decía “las charapas son ardientes”, “¿por qué las charapas son ardientes?”.

            Estaba bebida y yo trataba de esquivarme de su presencia, pero siempre me agarraba para decirme lo mismo.

            De haber estado sobria me habría gustado darle una explicación, pero no había caso, estaba bebida y ninguna explicación la podía calmar.

            Cuando estuve hospitalizado en el Hospital Rebagliati por un infarto que tuve en noviembre de 2013, ya estabilizado luego de la operación para instalarme un stent en la arteria coronaria, recibí la visita protocolar de cuatro chiquillas, estudiantes de la Escuela de Enfermeras.

            Me rodearon e hicieron preguntas sobre mi problema coronario y mi estado de salud. Ya saben, ¿siente algún dolor?, ¿siente alguna molestia?, ¿le están atendiendo bien?, ¿le vienen a ver sus familiares?, ¿de dónde es usted?

            Cuando dije que era de Iquitos, sus ojitos brillaron y sonrieron. Ya sabía lo que estaban pensando, de manera que les di una cátedra:

            Mucha gente, sin pensarlo bien, acostumbra decir “las charapas son ardientes”. Pero eso no es cierto.

            ¿No? – dijeron al unísono.

            No. Las charapas no son ardientes, les expliqué. El ardiente es el charapa. El varón loretano es sumamente ardiente, capaz de realizar prodigios indescriptibles. La mujer simplemente debe estar a la altura de las circunstancias. Por eso la mejor pareja para un loretano es una loretana. A propósito, estoy casado con una Profesora loretana.

            El problema se presenta  cuando algún varón viene de afuera y se encuentra con una dama loretana, ella le gana lejos. No por una oreja o una cabeza sino por varios cuerpos de ventaja. A ese varón que no alcanza a explicarse lo sucedido solamente se le ocurre decir “las charapas son ardientes”. Y así nace la leyenda.

            Pero ahora ya ustedes lo saben, los loretanos somos los ardientes.

305 PANDEMIA 2

VIDA ÚTIL

            Lo bueno es que se le suma un año más a la vida útil de los yines (jeans para los angloparlantes).

HISTORIA DE TERROR

            Una historia de terror en dos palabras: tengo fiebre.

NOTICIA DE ÚLTIMO MINUTO

            Retiran el gel desinfectante de la cárcel porque las internas se hacían ‘cubatas’.

Funcionarios de la prisión barcelonesa de Brians pillaron a reclusas emborrachándose con el hidrogel mezclado con refresco de cola

EL ENCIERRO

            El tipo publica en su cuenta: “Ya no aguanto el encierro” y había estado cinco años preso.

CUARENTENA

            Con mi mujer en la casa no es cuarentena, es prisión domiciliaria.

¿ES GRAVE?

            La gente me pregunta si el Covid-19 es tan grave como dicen. Yo les respondo que están cerrados los casinos, los cabarets y las cantinas; las sinagogas, los templos y las iglesias; cuando el cielo y el infierno se ponen de acuerdo es porque la cosa está bien brava.

INGENIO Y CREATIVIDAD

            Un estadounidense vio un murciélago, hizo a Batman; un europeo vio un murciélago, hizo a Drácula; un chino vio un murciélago, hizo una sopa.

EL HIPO

  • Doctor, tengo un hipo muy fuerte desde hace dos días.
  • No es hipo, es Covid-19.
  • ¡No!, eso es mentira.
  • Ja, pero se le quitó el hipo.

AMPLIARON LA CUARENTENA

            Acaban de extender la cuarentena hasta cuatro kilos más.

NO TRABAJO

            Estoy tanto tiempo en mi casa y sin trabajar que tengo miedo de volverme político.

NO SIRVO

            Antes no me dejaba salir mi ex y ahora no me deja salir el gobierno, ni para soltero sirvo.

AGENDA 2020

            Yo me pregunto: ¿qué hago con la agenda 2020 que me compré?

NOS LAVAMOS LA MANO

            Ahora que todo el mundo sabe lavarse las manos pasemos al siguiente paso: el sobaco.

TODOS LOS CAMINOS

            En mi casa todos los caminos conducen al refrigerador.

QUÉ VIRUS MÁS TERRIBLE

            Este virus es terrible, me está achicando toda mi ropa.

EJERCICIOS EN CASA

            Ayer empecé los ejercicios en casa, hoy falté porque todavía no me han dado los horarios.

Hidrogel