72 PAPÁ CUÉNTANOS OTRA HISTORIA DEL ENANO ESE

            Cuando mi Claudita me lo dijo, entendí que no me había sabido explicar. Siempre les contaba historias de la fábrica Backus y las más costeantes eran sobre Chaparro.

            Mis hijas entendieron que Chaparro era un apodo relacionado con baja estatura y de allí que se refirieran a él como un enano, chato, pequeño.

            Tuve que decirles que Chaparro era su apellido, que él tenía la misma estatura que yo. Pero era una persona muy tacaña y devoto de la “virgen del puño”, por lo cual todas las historias tenían que ver con cuestiones de dinero.

            Pero, ojo, no gastaba porque todo guardaba y se mandó construir una casa en San Borja.

            Aquí algunas historias:

LA MEDIA SUELA

  • Mi señora me ha pedido que le compre un par de zapatos.
  • ¿Le vas a comprar?
  • Estoy pensando.

            Luego de un rato se acerca y me cuenta su “decisión”:

  • Le voy a mandar a poner media suela a su zapato y le voy a dar quince soles para que gaste en lo que quiera.
  • ¿Piensas que ella lo va a aceptar?
  • Peor para ella si no acepta, se queda sin zapato nuevo y sin los quince soles.

YA SE HA MUERTO MI TÍO AYAYAY

  • Suárez, se ha muerto mi tío en Huacho.
  • ¿Vas a ir?
  • No. Si voy ahora me van a hacer pagar el entierro o la comida o el café. Mejor voy cuando ya haya pasado todo y así no tengo que pagar nada.

            Nunca deja de sorprenderme sus ocurrencias, pero la de esta vez fue tremenda:

  • Suárez ¿Del tío también se hereda?

            No me quedó más que sonreír aunque era típico de Chaparro, no gastar y sí sacar ganancia.

EL SUELDO

            La esposa de Juan Chaparro, pese a que ya no era una chiquilla, se comportaba como una niña: Todo su sueldo le entregaba a su mamá, el sobre cerrado.

            Cuando se casó le entregó todo su sueldo a su esposo y le dijo:

  • A mi mamá le tengo que entregar…
  • No ¿para qué?
  • Siempre le entregaba a ella todo mi sueldo.
  • Ya no, pues. No hay que acostumbrarla mal.
La media suela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.