12 MUCHACHITA VALIENTE

            Tatiana tenía solamente 15 años cuando le tocó enfrentar la prueba más dura que una persona puede soportar.

            Le diagnosticaron un tumor en el cerebro y para extirparlo debían sacarle ambos ojos, pues la operación se haría por esos medios.

            Amaba mucho la vida, tanto que prefirió perder los dos ojos y seguir viviendo pues en su modo de ver, aún no había vivido nada.

            El día de la operación se casaba su hermana mayor y no quiso que lo postergara, que por una situación de ella “sin importancia” su hermana no debía sufrir con ella.

            Fue lo más noble que vi en mi vida, su padre estuvo con ella en la operación y una vez que pasó a Recuperación, Tatiana no quiso que se quedara más y que fuera  a entregar a su otra hija en la Iglesia, que le estarían esperando.

            Se casó su hermana en una bonita ceremonia en la Parroquia Santa María de Jesús en Comas, mi nieta Andrea fue la Damita de Honor quien llevó los aros presidiendo el desfile ceremonial.

            La recuperación de Tatiana fue rápida, dada su juventud y su fuerza invencible para superar las dificultades, hechos que me motivaron a llamarla “Muchachita Valiente”. Sobrenombre que fue muy de su agrado, desde entonces es mi muchachita valiente.

            Pronto aprendió el lenguaje Braille y la Terapia física conjuntamente con el uso de la computadora.

            Tiene su propia cuenta en Facebook y pertenece a una institución de fisioterapia ubicada en Miraflores (Terapeutas invidentes) y su propia página web. Ella misma maneja sus cuentas.

            Está casada y tiene su hijito, es decir, nada la detiene y está lista para afrontar lo que sea que se presente.

            Dios te bendiga muchachita valiente.

Muchachita Valiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.