338 EL HOMBRE Y LA MUJER

            Como todos sabemos, el hombre es un ser humano de sexo masculino y la mujer lo es de sexo femenino. Ambos forman el conjunto de la humanidad, pero cuando decimos el hombre, nos estamos refiriendo al total de la humanidad.

            Existen entre ambos diferencias de índole física, biológica, psicológica, social y cultural.

            Principalmente el hombre produce la hormona testosterona y la mujer estrógenos. Por esta razón cada uno desarrolla características diferentes.

            Genéticamente los hombres poseen el par de cromosomas sexuales XY y las mujeres el par de cromosomas sexuales XX, y en la fecundación el hombre aporta un espermatozoide que puede ser X o Y, lo cual determina el sexo del bebé. La mujer aporta un óvulo con un cromosoma sexual X.

            La producción de testosterona hace que el hombre presente más vello corporal y facial, tórax y hombros más anchos, un mayor tamaño de la nuez de Adán, así como una capacidad para desarrollar músculos con más facilidad.

            La mujer, debido a la producción de estrógenos, posee una cintura estrecha, mamas desarrolladas, menor cantidad de vello corporal y facial, caderas anchas, pelvis más amplia y generalmente una voz más aguda que los hombres.

            Los símbolos del hombre y la mujer toman su forma y significado de los relatos de la mitología grecorromana y están relacionados, a través de la historia con la astronomía, la astrología y la alquimia.

            El símbolo de la mujer es un círculo con una cruz invertida en su base que simboliza lo femenino y la fertilidad. Antiguamente representaba a la diosa Venus, alegoría de la belleza y el amor. Se dice que Venus portaba consigo un espejo hecho de cobre. Es decir, por un lado es el símbolo de lo femenino, asociado a la belleza y por otro lado símbolo del cobre, muy popular entre los alquimistas de la edad media.

            En la astronomía y la astrología representa al planeta Venus.

            El símbolo del hombre es, también, un círculo y una flecha ascendente dispuesta para lanzar. Es representación gráfica de Marte, dios de la guerra. De acuerdo con la tradición Marte llevaba consigo un escudo y una lanza. Se asocia con los hombres pues ellos eran quienes salían a cazar con arcos y flechas.

            Este símbolo representa al planeta Marte, en la astronomía y la astrología, y en la alquimia al hierro pues se supone que de ese metal estaba forjado su escudo.

            Pero no se queda en el mundo antiguo, las implicancias de género cobran fuerza en la actualidad, lo que incluye a la informática, en la que resulta totalmente fácil escribir con el teclado de una PC, como si fuera un carácter, estos símbolos. Así tenemos:

Hombre = Alt + 11 = ♂

Mujer    = Alt + 12 = ♀

            En cuanto a las conexiones neuronales es evidente que los hombres poseen más conexiones neuronales en el cerebro, siendo éste de mayor tamaño y con mayor cantidad de sustancia blanca.

            Hay una mayor predominancia del hemisferio cerebral izquierdo.

            En cuanto a las mujeres, poseen mayor cantidad de conexiones entre el hemisferio derecho y el izquierdo del cerebro. Éste suele ser más denso y posee más materia gris.

            El uso de los hemisferios derecho e izquierdo es balanceado.

            Con respecto a los sentidos los varones poseen mayor agudeza visual, pero paradójicamente tienen menor percepción del color, y las mujeres poseen mayor agudeza auditiva y olfativa. Distinguen más colores que los hombres.

            Entre las curiosidades que se refieren a los sexos podemos establecer que los hombres:

  • Se concentran mejor en una sola actividad a la vez.
  • Se centran más en el logro de las metas.
  • Tradicionalmente prefieren la acción.
  • Tienen un impulso sexual mayor, porque las relaciones sexuales son percibidas como otra función fisiológica.
  • Tendencia a la calvicie por una mayor producción de andrógenos.

            Y, en lo que respecta a las mujeres, diremos que:

  • Tienen la capacidad de realizar múltiples actividades simultáneamente.
  • Tienen más disposición a involucrarse socialmente.
  • Generalmente, prefieren conversar y comunicar tanto sus sentimientos como sus opiniones.
  • Necesitan más afecto y emotividad en sus relaciones sexuales.
  • Menos tendencia a la calvicie debido a una menor producción de andrógenos.

            Sin embargo, el predominio del varón en la sociedad ha originado el machismo. Hay muchos oficios, profesiones o actividades que tradicionalmente se habían considerado típicamente masculinas en ámbitos como la religión, la política, las ciencias o algunos deportes, pero, con el paso del tiempo, la mujer ha ido conquistando casi todos los espacios. Bien por ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.