171 LOS DICHOS EN NUESTRA FAMILIA

Un dicho es una frase hecha o un enunciado que expresa, con gracia o ingenio, un concepto cabal.
Por lo general, los dichos no coinciden literalmente con aquello que expresan, sino que ilustran una idea o un concepto valiéndose de recursos retóricos como la metáfora, la alegoría o la ironía. Además, en los dichos es fundamental la sonoridad y la rima de las palabras.

            Fuente: Significados.com

            Muchas veces nuestros padres dicen frases que reproducimos automáticamente porque así los recordamos. Tales dichos forman parte indesligable de nuestra educación. Y así lo trasmitimos a nuestros hijos.

PIÉZALO CON BARRO

            Mi esposa Maria Judith Alva Rivera siempre nos contaba que si alguien se servía demasiado llena su taza de café, su padre, don Noé Alva Vargas, invariablemente le decía “Piézalo con barro”. Era sencillamente una regañada por no hacer las cosas de la manera debida. La persona aludida tenía que ser más educada.

            TERCA COMO LA MULA VIEJA

            Cuando eras difícil de hacer caso a las indicaciones, mi suegro don Noé te soltaba a boca jarro una frase repetitiva: Eres “terca como la mula vieja. A juzgar por lo que viví debe habérselo dicho con harta frecuencia a mi amada esposa en su niñez.

LA CHACRA EMBRUTECE

            Su mamá, Natividad Rivera Pérez, solía decir “La chacra embrutece”. No quiso por eso que ninguno de sus hijos se quedara en Requena porque siempre estarían ligados a su chacra. A Javier y a Noé los enviaron a Lima, Dolores fue a Iquitos donde estudió en el Instituto Nacional de Comercio, Martha y Flora ingresaron a la Escuela Normal Rural para que sean Maestras y a la última, “la huinsha” la enviaron a Iquitos a estudiar en la Escuela Normal de Mujeres donde estudió becada. La presencia de Lolita y Judy en Iquitos hizo que toda la familia se trasladara allí, alejándose para siempre de la chacra que fue vendida.

LAMENTOS DE CABRÓN

            Mi suegra doña Natividad cuando escuchaba en la radio canciones en las que se hablaba mal de una mujer, soltaba casi sin darse cuenta “Lamentos de cabrón”. Especialmente al oír Víbora, Tronco seco, Las mujeres sin conciencia, Flor sin retoño o Yo la quería patita.

MAQUISAPA BAILE

            En los años 80s. se puso de moda un baile en el que los jóvenes solamente movían la cabeza de arriba abajo. Exactamente como lo hace una maquisapa, también llamado mono araña por lo largo de sus brazos. Mi suegra doña Natividad nos dijo que ese ritmo es “Maquisapa baile porque los jóvenes bailan como hace la maquisapa todo el tiempo.

LA COCINA ESCLAVIZA

            Mi amada esposa, quien nunca cocinó en su casa pero cuando nos casamos y tuvimos a nuestras hijas se mostró como una experta en la cocina, sin embargo nos decía “La cocina esclaviza” y jamás quiso enseñar a cocinar a ninguna de sus hijas para que no sean esclavas de nadie, pero, el cocinar es parte de nuestra existencia y nuestras tres hijas aprendieron por su cuenta a cocinar y hoy se lucen en su respectivo matrimonio.

ERES CONTRA EL TREN

            Cuando mi padre, don Pedro Suárez Soto, se molestaba porque no hacíamos bien las cosas o no “entendíamos” lo que quería que hiciéramos nos endilgaba esta frase “Eres contra el tren”. Era su máxima señal de fastidio.

 A TI NI LAS BALAS TE QUIEREN

            Mi abuelita Luisa Chávez, madre de mi mamá María Luisa Sandoval Chávez, cuando se molestaba con mi papá le reñía y le soltaba “A ti ni las balas te quieren”, en alusión a que estuvo como Clase en el Ejército en los conflictos con Colombia (1933) y Ecuador (1941) y salió vivo a pesar de estar en la Avanzada (El primer frente de combate). Clase quiere decir Sargento 2º.

CON QUÉ HACE LA MUJER

            En la educación que nos daba mi mamá nos enseñaba a hacer todas las cosas, sin distingo. Nos decía para animarnos “¿Con qué hace la mujer? ¿No hace con las manos? ¿Y el hombre no tiene manos? También nuestras hijas lo reproducen.

Todos utilizamos estas lecciones en nuestra vida en la familia, lo cual solamente quiere decir que la enseñanza se trasmite de generación en generación y al final  cumplen su función porque nos resultan útiles.

Familiares que nos legaron sus dichos

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *