166 EL SHOCK DE CHARITO

En tiempos en que la informática estaba a nivel de Sinclair Zx81 (blanco y negro) o Laser (colores y sonido)  se tenía que conectar la computadora al televisor.

Cada vez que se quería jugar o trabajar en la computadora se debía realizar la conexión para ver el programa en la pantalla del televisor. Para hacerlo más fácil instalé una conexión eléctrica adicional por la que solamente se tenía que enchufar el plug a un tomacorriente colocado sobre el televisor. No existía en los años 80s. muchas facilidades para la tecnología en el Perú.

Ya les había explicado a mis hijas que esa conexión es solamente para los 5 voltios de la computadora y no se debía conectar este enchufe al tomacorrientes de la pared que es de 220 voltios. Podría “volar” la computadora y los fusibles de la corriente.

Todos contentos, era fácil conectarse y desconectarse para ver televisión o para usar la computadora.

Pero Charito, de tres años, siempre fue muy adelantada a su edad y tenía pensamientos que nos superaban. Un día conectó el  enchufe de la computadora a la pared.

Se produjo una explosión fuerte, voló el fusible y ella estaba paralogizada. Su hermana Luisa la encontró pasmada, sus largos cabellos ondulados estaban de punta, tenía la cara negra tiznada de hollín y la manita estaba quemada las yemas índice y pulgar, y ella no podía decir nada. Estaba en shock.

Cuando regresé del trabajo me informaron sobre la situación, las mayores ya la habían atendido. Solamente tuve que cambiar los fusibles del interruptor principal de la casa y todo volvió a la normalidad.

Después compramos el Atari que las llenó de satisfacción a las tres, siempre conectado al televisor pero nunca volvió a ocurrir percances. Habían “aprendido” la lección.

Me gustaba más la informática y por eso trabajaba en la computadora Laser creando programas en lenguaje Basic. Desarrollé programas de sumas y restas para Charito con calificación y felicitaciones, adivinanzas. También desarrollé mi propia versión de Hanged Man, desde siempre el juego más apasionante de la época. En realidad una adaptación al lenguaje Basic de la computadora Laser de un libro de juegos  en Basic para cuatro marcas de computadoras en las que no estaba Laser.

El ahorcado (The hanged man) es el clásico juego de palabras introducidas por la computadora. Deben averiguar de qué palabra se trata diciendo letras al azar. Cuando se producen demasiados fallos, se dibujará poco a poco una figura con el hombre ahorcado y perderán cuando se completa la imagen del ahorcado.

Su mecánica consiste en ir adivinando letras en Inglés de una palabra oculta y conseguir averiguar su contenido en el menor número de intentos posible.

Con este juego enriquecerás tú vocabulario y seguro que aprendes nuevas palabras.

Estaba especialmente pensado para niños y así estimular sus reflejos mentales. Pero también puede ser usado por personas mayores como un pasatiempo.

Las imágenes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.