115 EL SÁNDWICH DE MI NIETA

Mi nieta Andrea Canaval ha tenido siempre el problema que ocasiona el haber nacido en agosto por el cual no se puede matricular en el nivel que corresponde a su edad porque el Ministerio de Educación en el Perú dispone que los niños deben cumplir años al 31 de marzo de cada año para poder matricularse en el Nivel que le corresponde.

Para matricularse en Inicial de 4 años tuvo que cumplir 4 años y al año siguiente recién matricularse en Inicial de 4 años cuando en ese año cumple ya 5 años de edad.

Pero de todas maneras a pesar de este galimatías del Ministerio pensamos que ella siempre tuvo ventajas por ser seis meses mayor que el resto de sus compañeros.

Para ir preparándola para la “dura separación” de sus padres y abuelos aunque sea por unas pocas horas, en el verano que le tocaba ingresar al Nido la pusimos en un Curso Vacacional del Nido Dory Kids, ubicado a una cuadra de mi casa en Pueblo Libre

Con ella iban dos niños vecinos de nuestra Quinta. Ricardito era menor que Andrea y sus padres lo pusieron para que se acostumbre nada más. Las clases eran de lunes a jueves que incluían diversión y piscina el jueves. Yo mismo le preparaba su lonchera: un buen sándwich, ya sea de pavo, pollo o jamón y queso.

Cuando la recogía del Nido veníamos conversando a la casa sobre sus actividades de ese día.

  • ¿Y tu sándwich? – le pregunté – ¿Te gustó?
  • Se lo comió Ricardito – fue su respuesta

No puede ser, pensé, Ricardito es menor que Andreíta y cómo se va a comer su sándwich.

El lunes siguiente cuando llevé a la bebe al Nido le pregunté a la Directora

  • ¿Es cierto que Ricardito se come el sándwich de Andrea?
  • Sí – me dijo la Directora con toda tranquilidad y sonriente y ante mi muda mirada de interrogación me explicó – Lo que pasa es que Ricardito trae todos los días una bolsa de papitas Lay’s y Andrea le cambia las papitas Lay’s por su sándwich.

Recién comprendí la situación: No es que Ricardito, menor que Andrea, se aprovechara de ella ni que “le hacía el avión”. Todo lo contrario, Andrea se aprovechaba de Ricardito porque ella muere por las papas fritas.

La verdad es que las papas fritas son su delicia prácticamente desde que nació y ella puede percibir su aroma desde dos cuadras de distancia cuando las están friendo, ¿y qué son, pues, las papitas Lay’s?, nada más y nada menos que papitas fritas en forma de hojuelas.

El sándwich de Andrea     Las papitas Lay’s de Ricardito

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.