112 LA TERCERA EDAD

Mi amiga Salvith Karen Meléndez Ruiz publicó el día 20 de octubre de 2019 una imagen referida a la tercera edad.

Dice allí:

“Cuando veas a un Adulto Mayor vendiendo algo que puedas pagar sin problema ¡Ayúdalo! Sólo hacen lo posible por sobrevivir”

Luego de compartirlo me puse a reflexionar.

Recordé cuando mi nieta Andrea tenía 5 años acudí a su casa para cuidarla hasta que llegaran sus padres. Fuimos a la bodega de la esquina para tomar una gaseosa y unas galletas. Nos ubicamos en una mesita pequeña y cerca de nosotros estaba un señor solo.

Andreíta me preguntó

  • Abuelo, ¿ese señor es viejo?
  • Sh, no hables fuerte y no lo señales

Pero ella se acercó al caballero y le preguntó directamente

  • Señor ¿Es usted viejo?
  • Je, je, y bueno… a alguno nos toca ser viejo

Regresó muy oronda a nuestra mesa

  • ¿Ya ves, abuelo? Ese señor es viejo

Hice una venia y una sonrisa al señor por su gentileza y paciencia con mi bebe.

Cuando Andrea tenía 8 años estábamos en mi casa y salimos para ir a Metro. En la vereda estaba sentado en una silla portátil destartalada un anciano. Me detuve, saqué un sol y se lo di. Al reanudar la marcha le expliqué a mi nieta

  • A los niños que piden limosna nunca les doy nada. A ellos deben mantenerlos sus padres y es una vergüenza que esos padres envíen a sus hijos a pedir limosna en vez de irse a trabajar en lo que sea. A los ancianos sí porque ellos ya no tienen oportunidad.

Desde entonces, cada que veíamos al señor sentado en la vereda la bebe cogía mi monedero de mi bolsillo, sacaba un sol y se lo daba.

Es cierto que las personas mayores ya no tienen oportunidad. Sobre todo en un país como el Perú donde a los 40 años de edad ya eres viejo y nadie te da trabajo. Inclusive empresas grandes y consideradas pilares de la sociedad como la Cervecería Backus que a los 54 años de edad me dio de baja, sabiendo que ninguna otra empresa me iba a dar una oportunidad. Es una vergüenza que tuvo consecuencias porque al no poder seguir pagando mi AFP tuve que solicitar mi “jubilación anticipada” con una pensión miserable.

En 1998 participé y gané el Concurso Público para el Nombramiento de Docentes y Directores (Ley Nº 26974) para enseñar Computación en un Instituto Superior en la USE 03 de San Borja (Ahora es la UGEL 07), pero el Director de la USE de San Borja se negó a entregarme el puesto, por razones que solamente este miserable puede saber.

Acudí al Ministerio de Educación pero nadie me atendió y al bajar la larga escalera del segundo piso sufrí un terrible accidente y la doctora del Ministerio solamente atinó a “despacharme” en una ambulancia al “infierno, léase Hospital Casimiro Ulloa. Vean el post Nº 76 “La Asistencia Pública”.

Por estas razones es que recibo mi “jubilación anticipada” desde el 01 de abril de 2003, puesto que ya no podía seguir cotizando mi AFP hasta julio del 2009 cuando cumplía 65 años de edad.

La Defensoría del Pueblo dice en su página oficial:

“Por ello, la Defensoría del Pueblo considera a las personas adultas mayores como uno de los grupos de atención prioritaria y sus intervenciones se encaminan a la protección de sus derechos a través de las siguientes acciones: supervisión de la administración estatal, promoción de derechos, fortalecimiento de capacidades y coordinación interinstitucional. Nuestras acciones se desarrollan principalmente en los siguientes temas: derecho a una vida digna y libre de violencia, derecho a la pensión, salud, derecho a la participación, acceso a programas sociales y servicios de cuidados”.

Pero no es cierto, no me ayudaron cuando Sedapal nos cobró de manera abusiva y nos obligó a pagar porque ni a la Defensoría ni a la Municipalidad de Pueblo Libre les importó mi edad, que soy Adulto Mayor, soy de la Tercera Edad o simple y llanamente soy Viejo. A nadie le importó la injusticia. A nadie les importa, pero el alcalde organiza y desfila marchando en el Pasacalle por el Día Mundial Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez. Solo para lucirse pero nada de ayudar, y eso que soy vecino VPP. Para presentar una queja o un reclamo en Indecopi primero debes pagar la tasa de S/ 36.00.

Miente, miente, miente.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.