98 LAS ANDANZAS DE MI AMADA ESPOSA 5

Cuando vivíamos en la avenida Manco Cápac, Plaza Manco Cápac, distrito de La Victoria, Lima – Perú, el lavadero de cocina era de cemento y estaba muy deteriorado. Construí un mueble de madera con un lavadero de acero inoxidable. Pero primero debía deshacerme del lavadero de cemento. Un día, apareció un gasfitero ambulante, un joven cuerpón y fuerte, que había sido soldado y viajado a Venezuela como gasfitero. Acordamos un precio y se encargó de demoler el lavadero e instalar el nuevo mueble.

El problema ahora es qué hacer con el cerro de desmonte que había quedado. Hablé con el chofer del camión recolector de basura, le dije mi problema y le pagué 20 soles. Al punto les dijo a sus compañeros

  • Oigan, hay para la gaseosa, vayan a bajar el desmonte

A la carrera hicieron el trabajo y todos contentos. Poco después vendimos el departamento y nos mudamos a Pueblo Libre.

Siempre  usamos colchones Chaide y Chaide para todas las camas. La tienda quedaba en la cuadra tres de la avenida Manco Cápac y nos daban al crédito.

Nuestro colchón había sufrido los 12 años que vivimos en La Victoria, soportando la orina de nuestras bebés, así que a pesar de ser los mejores colchones, nuestro colchón matrimonial ya dejaba sentir su malestar. Un resorte salido por aquí, otro por allá, etc.

Al llegar a nuestra nueva casa adquirimos un colchón nuevo, Paraíso, ya no existía Chaide y Chaide, de manera que teníamos que deshacernos del colchón viejo, que lo habíamos dejado junto a la entrada de nuestro chalet.

Al salir para ir al trabajo le di a mi amada esposa 20 soles con la indicación expresa que debía hablar con el chofer del camión de la basura y pagarle para que se lleven el colchón viejo.

Cuando volví del trabajo no vi el colchón viejo, así que deduje que mi esposa Maria Judith había cumplido con el encargo. Cuánta fue mi sorpresa cuando mi esposa me entregó 50 soles.

  • ¿No le pagaste al chofer de la basura para que se lleven el colchón?
  • No. Vendí el colchón al ropavejero por 30 soles, más los 20 que me diste son los 50 soles que te estoy entregando.

Es característico de ella aprovechar toda ocasión para hacer negocio.

Colchón Chaide y Chaide con Box Spring

 

97 LA BUENA EDUCACIÓN

Muchas veces decimos que la educación está venida a menos, que los jóvenes no respetan a los mayores, que los conductores no ceden el paso, etc. Y un etcétera largo de enumerar, pero lo cierto es que muchas veces, también, vemos que hay personas de toda edad que nos alegran la vida porque no hacen caso a las estadísticas y nos brindan un auténtico ejemplo de amor al prójimo.

Las damas me ceden el asiento en el ómnibus, sobre todo las jóvenes, nunca los varones, me tratan con amabilidad en sus oficinas y están prestas a sonreírme cuando me acerco a ellas, mostrando a ojos vistos que en su casa sus padres se preocuparon de inculcarles valores que fueron reforzados en sus colegios, y esto es muy agradable de notar.

El Día de la Madre, que en nuestro país se celebra el segundo domingo de mayo, en este caso fue el 14 de mayo del año 2017, paseaba con mi esposa discapacitada en su silla de ruedas por el interior del Centro Comercial Vía – A, de Pueblo Libre, como lo hacemos todos los días a las 5 de la tarde. De pronto escuché un llamado

  • ¡Señor!, ¡Señor!

Me detuve sorprendido cuando una joven sonriendo se acercó y me entregó un corazón de chocolate con su palito y recubierto en oropel rojo.

  • Para usted y su esposa, señor. ¡Feliz Día de la Madre!

Más sorprendido aun quedé cuando sonriendo se dio la vuelta y se alejó al paso ligero. El chocolate estuvo muy bueno, lo compartimos con mi esposa en el Boulevard donde nos sentamos siempre a comer un dulce.

Busqué a la joven por el centro comercial, día tras día, pero no la he vuelto a ver, pienso que fue un ángel que vino a alegrarnos el día.

A la semana siguiente, también paseando por el centro comercial, cuando íbamos a voltear por un pasadizo, nos encontramos con una niña de unos 5 a 6 años que venía por este pasadizo jalando con la mano derecha una mochila con ruedas, de Barbie, creo, y comiendo un caramelo o tal vez un chicle y al encontrarnos desplegó de inmediato el brazo izquierdo a su costado y hacia abajo en clara indicación muda de

  • Pase usted, Señor

Sin dejar de masticar y quizás por eso no habló, pero no era necesario pues la señal era bien clara, en una auténtica muestra de buena educación nos estaba cediendo el paso.

Qué hermoso gesto el de estas dos personas, una joven y una niña, que viene a ser el súmmum de la buena educación y nos hace pensar que el mundo todavía se puede salvar.

Un corazón de chocolate

 

96 A VECES LAS MEDICINAS PUBLICITADAS PUEDEN SER DAÑINAS

Esto es totalmente cierto, muchas veces cuando vemos en la televisión la eficacia de un nuevo medicamento, no lo pensamos dos veces y lo compramos para atender nuestra salud. Pero no siempre resultan ser efectivas sino todo lo contrario.

Mi hija Claudia tenía 14 años de edad y me dijo que se sentía con un proceso gripal. Yo siempre he atendido todos los asuntos de enfermedad de mis hijas y nietas y he curado sus heridas. En Tarapoto, el boticario que almorzaba con nosotros los de Cooperación Popular, cuando le conté que en San Antonio de Cumbaza  a las personas heridas las curaba y se sanaban rápidamente, me dijo “eres mano santa”.

Eso se lo digo a toda persona que voy a curar sus heridas para que tengan confianza y se alivien más rápidamente. No tiene pierde.

Cuando Claudia me dijo lo de su gripe, estaban pasando repetidamente en la televisión el anuncio de un medicamento nuevo que curaba «10 síntomas de la gripe». No lo pensé más, lo compré y se lo di a mi hija. Se le cerraron los bronquios.

A su hermana melliza Luisa le dio asma bronquial de los 5 a los 8 años de edad, pero a Claudia no le había ocurrido nunca.

La llevé volando al Hospital del Niño donde la atendieron de inmediato. Era las 8 de la noche y los jóvenes Internos rodeaban a mi hija. Les manifesté que le había dado ese medicamento nuevo que se anuncia en la televisión y cura 10 síntomas de la gripe. Uno de los jóvenes dijo “sí, ese fue”. Sus colegas le miraron sorprendidos y él les aclaró “tiene aspirina, y eso está contraindicado en los casos de asma”. Mi hija se curó rápidamente y nunca más volvió a ocurrir esta situación.

Desde entonces aspirina fue “mala palabra” en la casa y jamás lo compramos, no importando que los norteamericanos no puedan vivir sin tomar aspirinas. Pero ahora resulta que desde que me dio el infarto debo tomarlo todos los días de mi vida. Pero mi stock lo tengo bien guardado. Por si acaso.

En otra oportunidad, mi esposa y mi hija Charito tenían gripe y en los spots de la televisión resaltaba Vick Vitapyrena. Preparando la infusión les di a tomar. A mi esposa le dio un ataque de cólicos muy fuertes y vómito, la llevé a Emergencia del Hospital Rebagliati donde le detectaron “embarazo ectópico”. No estaba embarazada ni menos fuera del útero. Era el malhadado medicamento. Pero, ¿y Charito? Me dijo que cuando lo probó, apenas un sorbo, le dio náuseas y lo botó. No llegó a tomarlo, menos mal. Se salvó, pero le desagradó intensamente.

Hubo una temporada en que los noticieros de la televisión nos “bombardeaban” con las noticias de la influenza y la necesidad de vacunarnos para evitar ser atacados. Nuestra hija Charito nos dijo que en su trabajo tenían un plan de vacunación que incluía a sus padres. Teníamos que ir a la Clínica de la Mujer en San Borja. Durante tres años nos pusimos la “dichosa” vacuna contra la influenza. Fueron los tres años en que nos dio la más feroz de las gripes, cómo nunca antes. Una semana en cama. No pude asistir a nuestro Grupo de Oración en la Parroquia Santa María Magdalena de Pueblo Libre.

Cuando regresé, el hermano Aldo Villalobos, un buen amigo, me dijo

  • Hay que vacunarse, pues, Jorge
  • Pero si nos …

Iba a decir que nos habíamos vacunado, pero me contuve y me puse a analizar: nunca antes nos habíamos vacunado y nunca antes nos había dado tan fuerte la gripe.

Lo conversé con mi esposa y ella estuvo de acuerdo conmigo de nunca más volver a vacunarnos contra la influenza, aunque fuera gratis. En el Ancije vacunan gratis a los asegurados. Y nunca más nos dio una gripe tan catastrófica.

Ahora, felizmente existe Internet, cuando sale un medicamento nuevo averiguamos su composición y, sobre todo, la parte que dice Contraindicaciones. Lo conversamos, averiguamos con amigos si lo conocen y cómo les ha ido. Somos muy cuidadosos con lo que tomamos.

 

 

 

 

95 NOTAS DE HUMOR 5

Los barcos

  • ¡Capitán, capitán, hay 10 barcos que vienen hacia nosotros!
  • ¿Una flota?
  • No, mi Capitán, ¡flotan los 10!

El ladróN

Un ladrón está saliendo del juzgado y le llama su mujer por el celular

  • Pepe ¿qué te han dicho?
  • Pues me han dicho que 3 años de cárcel o 10,000 soles
  • No seas tonto Pepe, ¡coge el dinero!

Los indios

En un fuerte del Oeste:

  • ¡Capitán, capitán! Vienen los indios
  • ¿Son amigos o enemigos?
  • Amigos, amigos, porque vienen todos juntos

La lectura enaltece

  • Estoy leyendo un libro que se llama “La honestidad y otros valores”
  • Qué bien, ¿Dónde lo compraste?
  • Me lo robé de la biblioteca

El amor, Oh, la, la

  • Iniciaste un proceso bioquímico en mi hipotálamo causando segregación de dopamina
  • ¿Qué?
  • ¡Estoy enamorado de ti!

Regalo de cumpleaños

  • Mi amor, ¿qué me vas a dar para mi cumple?
  • ¿Ves ese carro de allá?
  • ¡Sí!
  • Bueno, una licuadora del mismo color

El tatuaje

  • Hijo, te quedó muy bonito el tatuaje de Satanás en el brazo
  • ¡Mamá, es mi novia!
  • Ahhh…

La llamada

  • Mami jajaja. ¿A que no adivinas dónde estoy?
  • Hijo ahorita no puedo hablar, llámame luego
  • No puedo, mamá, solo tengo derecho a una llamada

La serpiente

  • ¡Mamáaa!
  • ¿Qué?
  • Me acaba de morder una serpiente
  • ¿Cobra?
  • No, me mordió gratis

La pizza

  • ¿Te corto la pizza en 4 o en 8 trozos?
  • En 4, no creo que me vaya a comer los ocho trozos
  • Entiendo

A veces no se entiende

  • Hijo, ¿por qué vienes ebrio?
  • Pero mamá, tú me dijiste embriágate
  • ¡Abrígate! so idiota, ¡abrígate!

El Ingeniero

El optimista ve la botella medio llena, el pesimista medio vacía, y el Ingeniero ve que la botella tiene el doble de tamaño del necesario para esta solución particular.

El Agrónomo Nuevo

Un ingeniero agrónomo recién licenciado vuelve a la granja de su padre, y se da una vuelta con él.

  • Mira, papá, estás trabajando con unos métodos demasiado anticuados que hacen que tu producción sea demasiado baja. Por ejemplo, ¿a que no puedes conseguir siquiera diez kilos de manzanas de cada uno de estos árboles?
  • Claro que no, hijo. Esto son naranjos.

El árbol de naranjas