103 LAS ANDANZAS DE MI AMADA ESPOSA 6

Cuando le comenzó el Mal de Alzheimer a mi esposa, decidimos que no debía salir sola ni quedarse sola en la casa.

Podía caminar muy bien aunque sin orientación. Un día la llevé al Hospital Ancije, Centro médico de Essalud para maestros jubilados, pues yo tenía cita con el Reumatólogo.

Ella se aburría muy pronto, una característica de esta enfermedad, y, mientras yo esperaba que me llamen, ella se levantó y se fue hacia la salida. La observaba con toda atención, que no fuera a salir a la calle, para traerla de vuelta.

Vi que se puso en la cola del Módulo de Citas. “Bueno – pensé – no le puede pasar nada malo allí”.

Módulo de citas

Al rato vino y me dijo

  • Dicen que tengo que llevar mi DNI.

Estaba sorprendido, totalmente sorprendido, pero le entregué su DNI y ella regresó al módulo.

Vino a aparecer con una cita impresa, me entregó la cita y su documento de identidad y se sentó a mi lado, ya tranquila y satisfecha. Nunca he dejado de sorprenderme con ella.

Era una cita para Geriatría con la doctora Ana Cecilia del Pilar Rojas Berrospi.

  • Bebe, ¿Qué fuiste a decir para que te den esta cita?
  • Qué habré ido a decir – me dijo sonriente

Es una expresión típica y característica de la mujer loretana. También yo sonreí, feliz por tenerla a ella.

Cuando llegó la fecha la llevé a su cita, la cita que ella misma consiguió sin saber cómo, fue atendida con mucha atención y bastante cariño e hicieron buenas migas de inmediato.

La doctora Ana Cecilia del Pilar Eojas Berrospi

Es reconfortante que un profesional sea atento, cariñoso e interesado en la persona y no solamente en el mal, y la doctora Ana Cecilia del Pilar era esa persona que todos deseamos tener para atender a nuestra persona amada.

Siento mucha gratitud por esta doctora que supo ganarse nuestro corazón.

Que El Señor la bendiga siempre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *