96 A VECES LAS MEDICINAS PUBLICITADAS PUEDEN SER DAÑINAS

Esto es totalmente cierto, muchas veces cuando vemos en la televisión la eficacia de un nuevo medicamento, no lo pensamos dos veces y lo compramos para atender nuestra salud. Pero no siempre resultan ser efectivas sino todo lo contrario.

Mi hija Claudia tenía 14 años de edad y me dijo que se sentía con un proceso gripal. Yo siempre he atendido todos los asuntos de enfermedad de mis hijas y nietas y he curado sus heridas. En Tarapoto, el boticario que almorzaba con nosotros los de Cooperación Popular, cuando le conté que en San Antonio de Cumbaza  a las personas heridas las curaba y se sanaban rápidamente, me dijo “eres mano santa”.

Eso se lo digo a toda persona que voy a curar sus heridas para que tengan confianza y se alivien más rápidamente. No tiene pierde.

Cuando Claudia me dijo lo de su gripe, estaban pasando repetidamente en la televisión el anuncio de un medicamento nuevo que curaba «10 síntomas de la gripe». No lo pensé más, lo compré y se lo di a mi hija. Se le cerraron los bronquios.

A su hermana melliza Luisa le dio asma bronquial de los 5 a los 8 años de edad, pero a Claudia no le había ocurrido nunca.

La llevé volando al Hospital del Niño donde la atendieron de inmediato. Era las 8 de la noche y los jóvenes Internos rodeaban a mi hija. Les manifesté que le había dado ese medicamento nuevo que se anuncia en la televisión y cura 10 síntomas de la gripe. Uno de los jóvenes dijo “sí, ese fue”. Sus colegas le miraron sorprendidos y él les aclaró “tiene aspirina, y eso está contraindicado en los casos de asma”. Mi hija se curó rápidamente y nunca más volvió a ocurrir esta situación.

Desde entonces aspirina fue “mala palabra” en la casa y jamás lo compramos, no importando que los norteamericanos no puedan vivir sin tomar aspirinas. Pero ahora resulta que desde que me dio el infarto debo tomarlo todos los días de mi vida. Pero mi stock lo tengo bien guardado. Por si acaso.

En otra oportunidad, mi esposa y mi hija Charito tenían gripe y en los spots de la televisión resaltaba Vick Vitapyrena. Preparando la infusión les di a tomar. A mi esposa le dio un ataque de cólicos muy fuertes y vómito, la llevé a Emergencia del Hospital Rebagliati donde le detectaron “embarazo ectópico”. No estaba embarazada ni menos fuera del útero. Era el malhadado medicamento. Pero, ¿y Charito? Me dijo que cuando lo probó, apenas un sorbo, le dio náuseas y lo botó. No llegó a tomarlo, menos mal. Se salvó, pero le desagradó intensamente.

Hubo una temporada en que los noticieros de la televisión nos “bombardeaban” con las noticias de la influenza y la necesidad de vacunarnos para evitar ser atacados. Nuestra hija Charito nos dijo que en su trabajo tenían un plan de vacunación que incluía a sus padres. Teníamos que ir a la Clínica de la Mujer en San Borja. Durante tres años nos pusimos la “dichosa” vacuna contra la influenza. Fueron los tres años en que nos dio la más feroz de las gripes, cómo nunca antes. Una semana en cama. No pude asistir a nuestro Grupo de Oración en la Parroquia Santa María Magdalena de Pueblo Libre.

Cuando regresé, el hermano Aldo Villalobos, un buen amigo, me dijo

  • Hay que vacunarse, pues, Jorge
  • Pero si nos …

Iba a decir que nos habíamos vacunado, pero me contuve y me puse a analizar: nunca antes nos habíamos vacunado y nunca antes nos había dado tan fuerte la gripe.

Lo conversé con mi esposa y ella estuvo de acuerdo conmigo de nunca más volver a vacunarnos contra la influenza, aunque fuera gratis. En el Ancije vacunan gratis a los asegurados. Y nunca más nos dio una gripe tan catastrófica.

Ahora, felizmente existe Internet, cuando sale un medicamento nuevo averiguamos su composición y, sobre todo, la parte que dice Contraindicaciones. Lo conversamos, averiguamos con amigos si lo conocen y cómo les ha ido. Somos muy cuidadosos con lo que tomamos.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *