89 NOTAS DE HUMOR 4

El Oculista

  • Doctor, un ciego quiere verlo.
  • Dígale que yo no hago milagros.

El Médico

  • Doctor, me tiemblan mucho las manos.
  • Felícita, ¿no será que bebes demasiado alcohol?
  • ¡Qué va, Doctor, si lo derramo casi todo!

El Médico

Un matrimonio va al médico y tras examinar a la mujer, el médico le dice al marido:

  • La verdad es que no me gusta nada el aspecto de su esposa.
  • Ni a mí, Doctor, pero su padre es rico.

El Médico

  • Doctor, doctor, me he roto el brazo en varios sitios.
  • Pues yo que usted no volvería a esos sitios.

El Médico

  • Doctor, ¿se pueden tener hijos después de los 40?
  • Personalmente, señora, yo creo que con cuarenta ya hay bastante.

El Médico

¿En qué se parece el número 111 al médico?

En que empieza con uno sigue, sigue con uno y acaba con uno.

Los problemas

  • Porque se suicidó el libro de Matemáticas?
  • ¡Porque tenía muchos problemas!

¿Cuánto son 2+2?

Para un ingeniero: 3.9999989

Para un Físico: 4.0004 +/- 0.0006

Para un Matemático: Un momento, he probado que la solución existe y es única, ahora la estoy acotando.

Para un Filósofo: ¿A qué se refiere cuando dice «2+2»?

Para un Informático: Acote la operación «+» y le responderé.

Para un Contable: (pregunta en voz baja) «¿Cuánto quiere que sea el resultado?»

El animal

  • Mamá, ¿Qué es un tejón?
  • Una teja grande, como las que pone tu padre en la obra
  • ¿No es un animal?
  • Sí, es un poco bruto, pero es tu padre

La felicidad

La verdadera felicidad está en las pequeñas cosas:

Una pequeña mansión, un pequeño yate, una pequeña fortuna

La Navidad

  • Hijo, ¡Feliz Navidad!
  • ¡Mamá! sabes que no me gusta la Navidad
  • Entonces, ¿Qué hago con este iPhone XS Max?
  • Belén, campanas de Belén ♬♪♫♬

Hacer reír a una mujer en 3 pasos

Paso 1. Dirígete a ella

Paso 2. Mírala a los ojos

Paso 3. Ahora dile: «Aquí mando yo»

El avión

Varios profesores de una Facultad de Ingeniería fueron invitados a un viaje con todos los gastos pagados. Una vez sentados y bien acomodados, se les indicó que el avión había sido construido por sus alumnos. De inmediato todos los profesores empezaron a gritar despavoridos para que los bajaran del avión.

Solo un docente se quedó en su sitio, muy tranquilo y sereno. Cuando le preguntaron el motivo de tanta calma, el tipo respondió:

“Conozco perfectamente la capacidad de mis alumnos. Si ellos fueron los que construyeron este avión, tengo la más plena certeza de que este aparato ni siquiera va a arrancar”

Los Médicos

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *