54 PARA LA PRIMERA NIETA TODO

Cuando era pequeña Andrea Canaval, nuestra primera nieta, la cuidábamos y la llevábamos a todo sitio. Era parte de nosotros.

Una vez acompañé a mi esposa a sus negocios en la Galería de Zapatos para Damas en Jesús María, con Andreíta.

No pasó desapercibido para una amiga que nos dijo emocionada por la manera que veía cómo tratábamos a nuestra bebé.

  • Para la primera nieta todo…
  • ¿Por qué lo dices?
  • Así es, pues. Para la primera nieta…todo, cuando nació mi hijita, ya nada.

Me sorprendió mucho sus palabras y el desconsuelo con que lo decía. Me pareció que ella exageraba. En  mi mundo a todos los nietos los tratamos igual.

Pero ni ella ni yo nos fijamos en un aspecto primordial: La edad de los abuelos.

Cuando nace la primera nieta estamos aún “jóvenes” y brindamos todo el apoyo que corresponde, pero los años no pasan en vano y nuestras fuerzas van mermando y cada vez se nos hace más difícil cumplir igual con los otros nietos. Ya nada es lo mismo.

Peor si enfermamos.

No es que a los otros nietos no los queramos, no es que a los otros nietos no los cuidemos, pero es que ya no podemos hacerlo. Quizás también nosotros necesitamos que ahora nos cuiden.

Quizás nuestros deseos de estar con todos los nietos quede solamente en eso: “deseos” y tal vez nunca más podamos cumplir con todos, y al final  tal vez con ninguno.

Nuestra amiga en vez de lamentarse que a su hijita no le da su mamá todo el cariño que vio que le daba a la primera nieta, debió pensar más en su mamá y ver qué le falta para ayudarla a sobrevivir. Quizás su mamá es quien ahora necesita el apoyo y el cariño de sus hijos y nietos.

Nuestras nietas

53 NUESTRO PAN DEL ÁRBOL

Es bien conocida mi opinión acerca del fruto del Pan del Árbol que abunda en la Amazonía y es de consumo generalizado. Generalmente conocido como “Pandisho”

Existe en el continente asiático un Pan del Árbol, de la misma familia que nuestro pandisho pero que es completamente diferente.

El de Asia es un árbol similar al nuestro y también pertenece al género Artocarpus pero de él se aprovecha su masa, su pulpa. No tiene semillas.

Nuestro pandisho es comestible únicamente sus semillas. Su pulpa se descarta, hasta que algún Graduado de la UNAP determine una utilidad para su uso mediante pruebas y análisis. Por ahora es solamente alimento para chanchos.

Mi buen amigo Javier Wong Melho se refirió a la obra Motín a Bordo como una “prueba palpable” de que se iban al Asia para recoger nuestro pandisho. Pero esto no es cierto por lo que acabo de decir.

Para mayor abundamiento de datos he preparado un resumen de dos documentos que lo mencionan:

“William Bligh, el cebiche y el árbol del pan” de Caius Apicius

“20,000 Leguas de Viaje Submarino” deJulio Verne

Espero que les agrade su lectura, y, en cuanto puedan, prueben el pandisho y ahítense con esta delicia.

«En 1787 zarpó de Inglaterra el buque armado Bounty al mando del teniente William Bligh, para dirigirse a Tahití para traer el árbol del pan para alimentar con sus frutos a los esclavos de las plantaciones en Jamaica.

Esta expedición fracasó en su misión porque se produjo un levantamiento de la tripulación, a pesar de que habían cargado con las plantas y sus frutos del árbol del pan, hecho que está registrado en la historia como ‘Motín del Bounty'».

Fue en 1793 que recién se pudo traer a Jamaica el árbol del pan en el Providence al mando del mismo teniente William Bligh.

Que no se trata de nuestro pan del árbol sino otro diferente lo especifica Julio Verne en “20,000 Leguas de Viaje Submarino” en la que el arponero Ned Land era un experto conocedor del fruto del árbol del pan. Que no tenía semillas.

El libro de Julio Verne

Dice Julio Verne en el Capítulo XXI, página 158:

“Hablo del árbol del pan, muy abundante en la isla de Gueboroar, que ofrecía esa variedad desprovista de semillas que se conoce en malayo con el nombre de rima”

Y más adelante dice

“Algunos no habían alcanzado aún un grado suficiente de madurez y su piel espesa recubría una pulpa blanca pero poco fibrosa. Otros, en muy gran número, amarillos y gelatinosos estaban pidiendo ser ya cogidos. Los frutos no contenían hueso”

Dicho lo cual, concluimos que tanto el teniente William Bligh como “20,000 Leguas de Viaje Submarino” hacen referencia a un árbol del pan diferente al de nuestra Amazonía que sí tiene semillas y es lo único comestible del fruto.

El pan del árbol de nuestra Amazonía

52 LA DIETA

Se define como dieta a la cantidad de sustancias alimenticias que consume una persona para mantener una salud óptima en función de las actividades que realiza.

Generalmente cuando uno hace dieta por razones de peso o de salud, debería tener siempre una válvula de escape para no perder la razón y no “morir en el intento”.

He visto en la Cervecería Backus a personas, generalmente mujeres, andar cono idas a la hora del almuerzo. O traen su comida en portaviandas o aceptan cuando les invitan una entrada o una fruta. He visto a una chica que estaba haciendo dieta aceptar 4 entradas y 4 frutas.

También he visto a un Supervisor que, como era delegado de su sindicato, en el comedor se servía dos entradas, dos sopas y dos segundos, pero al café le ponía Sucaril, para “no engordar”.

Cuando consideré que había subido mucho de peso fui al Policlínico de Backus con el Dr. Bentín, de Medicina Interna. Le dije que tenía 40 años, estaba pesando 106 kilos y normalmente hacía cuatro largos en la Piscina Municipal de Iquitos, pero ahora no puedo.

Fue muy curiosa su respuesta: Ya tiene 40 años ¿Qué otra cosa espera? No puede seguir nadando lo que hacía antes.

Después del Análisis de la tiroides en la sangre y comprobar que mi organismo estaba bien, me indicó una Dieta

  • ¿Dieta doctor? He visto aquí en la Fábrica que las personas que hacen dieta andan como idiotas.
  • Deberá procurar que a usted no le pase eso
  • ¿Qué no beba cerveza? Doctor, trabajo en una Cervecería
  • Bueno, de lunes a viernes haga una dieta estricta, sin tortas, ni gaseosas, ni licores, y el sábado se pega su “bomba”.

Santo remedio, cuando tienes una válvula de escape la cosa funciona mucho mejor. En tres meses bajé 26 kilos que nunca más los recuperé.

Pero lo que me da coraje es que cuando haces fiesta en tu casa y te esmeras en atender y servirles lo mejor, sale una señorita que te dice

  • Estoy a dieta, no puedo tomar gaseosa. Tráeme agua de botella.

Ganas de estrangularla sería poco, puesto que tendría que ir a la bodega para comprar la dichosa agua de botella.

El colmo fue cuando mi amada esposa preparó una “Tacachada”, lo hacía cuando de nuestra tierra nos enviaban cecina y chorizo los familiares y amigos.

Hace ya varias décadas que se puso de moda realizar actividades gastronómicas comerciales con la intención de recaudar fondos con alguna finalidad y se llamaban Parrilladas, Polladas, Lechonadas, Cebichadas, etc. Miky Casafranca tenía dificultades para pronunciar el evento al que iba esa tarde, una Caucauqueada. Inclusive personajes famosos los realizaban como Lucila Campos “La Reina de la Pollada”

Pero en nuestro caso era solamente un evento familiar y gratuito y únicamente tenía como significado el mantener intactas nuestras raíces loretanas.

La tacachada loretana

Una Tacachada es un plato en que se sirve “Tacacho”, es decir plátano bellaco verde asado y machacado con harta manteca y amasado formando bolas. Se acompaña con cecina y chorizo fritos. Una gran fiesta para los loretanos, los cónyuges de nuestras hijas, “nacionalizados” loretanos, y sus hijas.

Pues bien, nuestra hija Charito, queriendo acercar más a la familia a una sobrina, una señorita adulta, la invitó a nuestra Tacachada familiar.

Llegó y, a la hora de comer, dijo que no come Tacacho y no le gusta la cecina. Y ahí tienen a mi amada esposa, luego de la agotadora jornada para servirnos la tacachada, cocinando arroz y friendo huevitos para nuestra “invitada”.

En mi mente giraba el mensaje en los polos que se ponen los jóvenes que acuden al Festival de la Vendimia en Ica

Si a Ica vino y no tomó vino

entonces  para qué vino

Si estás a dieta y no puedes tomar gaseosa o cerveza, entonces trae tu propia agua de botella. No molestes.

Si vas a una Parrillada, mínimo te tiene que gustar la carne a la parrilla, igual si vas a una Cebichada o Pollada. Pero nunca, nunca aceptes una invitación a una Tacachada si no lo vas a comer. Es una tremenda falta de respeto y consideración.