29 Y NO LE HAS RECLAMADO A MI MAMÁ

Suelo contar historias sobre mi vida a mis hijas, en esta oportunidad se lo contaba a Charito.

Cuando fui profesor en la Escuela Regional de Bellas Artes de Iquitos, tenía a mi cargo los cursos de Dibujo Técnico y Perspectiva.

La Escuela Regional de Bellas Artes “Víctor Morey Peña” quedaba en los altos de la Casa Achong, en la esquina de las calles Napo y Antonio Raimondi en Iquitos.

La Casa Achong

Dibujo Técnico es una materia eminentemente práctica y todos los artistas lo pueden desarrollar. Perspectiva, en cambio tiene mucho de teoría y requiere una buena explicación.

Entre mis alumnos estaban tu mamá y la tía Alicia.

Éramos un joven matrimonio sin hijos y vivíamos en un minidepartamento al frente de la casa de la abuelita Natividad.

Era la primera vez que iba a tomar una prueba escrita como profesor casado. Revisé mis notas y escribí el Examen, lo guardé en un folder y lo puse en mi escritorio.

Judith y Alicia

Al día siguiente se desarrolló el Examen con total normalidad y fue al corregir las pruebas cuando me di cuenta que tu mamá y la tía Alicia habían sacado 20 de nota en esta prueba. Los exámenes eran idénticos en todos sus extremos. No se copiaron durante la prueba porque no eran muchos alumnos de manera que los vigilaba atentamente.

Ocurrió que tu mamá, mi amada esposa Maria Judith Alva Rivera, había encontrado la prueba en mi escritorio y se lo dio a Alicia Amaya Córdova, su “pata del alma” y juntas resolvieron el examen, antes de asistir a la prueba.

Mi hija Charito, sorprendida, inquirió

  • ¿Y no le has reclamado a mi mamá?
  • No
  • ¿No le reñiste a mi mamá?
  • No
  • ¿No le gritaste a mi mamá?
  • No
  • ¿Por qué?
  • Hijita ¿Cómo puedes reñir a una mujer que si le riñes te riñe más fuerte? ¿Cómo puedes gritar a una mujer que si le gritas te grita más fuerte?
  • No, no le dije nada, recuerda que nunca he peleado con tu mamá. Lo que pasó es que nunca más hice el examen en nuestra casa.
  • Llegaba a la Escuela, pedía un cuaderno a un alumno y hacía el examen en ese momento.
  • Tenía vergüenza de que los alumnos llegaran a pensar que yo le di la prueba a tu mamá por ser mi esposa y ella a su amiga, cosa que nunca ocurrió. También, nunca más sacaron 20 de nota en mi curso. Como dicen «A grandes problemas, grandes soluciones«, y esta fue la mía, sin tener que reñir ni gritar.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.